Público
Público

Caso Nóos Urdangarin vuelve a pedir su absolución porque "no se puede demandar al olmo por no dar peras"

El exduque vuelve a basar su recurso en el Supremo, como ya hizo en agosto, en su falta de conocimientos, y afirma que nunca se ocupó "ni de temas contables ni financieros ni fiscales"

Publicidad
Media: 5
Votos: 2
Comentarios:

Urdangarin, en una imagen de archivo. EUROPA PRESS

Iñaki Urdangarin ha vuelto a recurrir ante el Supremo su condena por el caso Nóos y ha pedido su absolución basándose en su falta de conocimientos y en que, por tanto, "no se puede demandar al olmo por no dar peras", según informa El Mundo. El exduque vuelve a basar su recurso, como ya hizo en agosto, en su falta de conocimientos, y afirma que nunca se ocupó "ni de temas contables ni financieros ni fiscales".

En su escrito, el marido de la infanta Cristina continúa incidiendo en que actuó "con la conciencia de que todo se hacía correcta y legalmente" y justifica el dinero que movió con los eventos que organizó: "El dinero percibido por la organización de ambos foros, 2005 y 2006, fue legalmente obtenido y aplicado, a pesar de lo suplicado por el Ministerio Fiscal".

Además, Urdangarin insiste en la "inexistencia". "La Agencia Tributaria en sus distintos informes ha ido creando diversas teorías, cálculos, escenarios tributarios, con la finalidad de poder atribuir delito fiscal. Pero, en sede penal, la acusación debe ser siempre clara y precisa".

El exduque ya pidió en agosto al Supremo su absolución, alegando que actuó únicamente como "un mediador sin conocimientos de Derecho de Administrativo" para conseguir, con sus "contactos deportivos e institucionales", que Baleares celebrase unos foros sobre Turismo y Deporte o patrocinara "al mejor equipo del mundo de ciclismo". Partiendo de esta tesis, Urdangarin se calificaba a sí mismo como un "amigable componedor".

El marido de la infanta Cristina fue condenado por la Audiencia de Palma a seis años y tres meses de cárcel por el saqueo de 6 millones de euros públicos de las arcas públicas de Baleares y Valencia a través del Instituto Nóos. Su esposa fue absuelta de haberse beneficiado junto a él de los fondos públicos desviados a la sociedad matrimonial Aizoon.