Público
Público

Catalá vuelve a defender a la Fiscalía y culpa de su descrédito a los "antisistema" 

El ministro de Justicia tilda de "barbaridades" y "tesis conspirativas" las informaciones sobre las presuntas irregularidades y tratos de favor del Ministerio Público en el marco de la Operación Lezo. Rajoy le llamó para animarle tras conocerse sus contactos con Ignacio González: "Estas cosas pasan", le dijo

Publicidad
Media: 2.14
Votos: 7
Comentarios:

El Ministro de Justicia, Rafael Catalá, durante su intervención en un desayuno informativo celebrado hoy en un hotel de Madrid organizado por El Economista.EFE/Sergio Barrenechea

La culpa del descrédito de la Fiscalía es de los "antisistema". Esa es la opinión del titular de Justicia, Rafael Catalá, que este jueves ha vuelto a negar las presuntas irregularidades y tratos de favor del Ministerio Público en el marco de la Operación Lezo

En un desayuno informativo organizado por El Economista, el ministro negó, sin citarlos, los presuntos chivatazos de su departamento a los imputados en dicho caso. "En nuestro sistema judicial brilla la separación de poderes, hay independencia del poder judicial y autonomía de la Fiscalía", sentenció tras criticar lo que él calificó de "tesis conspirativas".

"Pese a lo que algunos antisistema que buscan golpear el modelo institucional quieren transmitir, quiero proclamar solemnemente que España es un Estado de derecho solvente, fuerte y legitimado por la Constitución", agregó tras tildar de "barbaridades" las informaciones sobre las presiones recibidas por el fiscal Carlos Iáñez por parte del fiscal jefe en materia de Anticorrupción, Manuel Moix

"Quien está diciendo las barbaridades que dicen estos días hacen un daño tremendo al conjunto de un sistema democrático", siguió Catalá. "No hay nada peor que minar la confianza de los ciudadanos en sus instituciones, sobre todo, cuando esas críticas no están fundamentadas en la realidad sino en algunas anécdota concreta y en el desconocimiento", siguió defendiendo "con la voz muy alta" a la misma Fiscalía que PSOE y C's pidieron reprobar en el Congreso de los Diputados.

Catalá manifestó también que los escándalos de la Fiscalía desvelados en forma de noticia sólo buscan "hacer daño al Gobierno" de Mariano Rajoy, dijo en presencia del ministro de Fomento, Iñigo de la Serna, o del vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Casado, entre otros.

Una vez más, el ministro volvió a defender la reforma penal para que el fiscal -y no el juez- actúe como investigador de los casos, así como la reducción  "radical" de la figura de la acusación popular. Una campaña que el PP retomó e impulsó, sobre todo, tras la dimisión del expresidente de Murcia imputado en el caso Auditorio, Pedro Antonio Sánchez, así como desde la citación de Rajoy como testigo en el caso Gürtel.

Para seducir a sus socios de Ciudadanos, Catalá se mostró partidario también de "revisar" el número de aforamientos. Pero, de momento, los de Albert Rivera no apoyan sus medidas de reforma del Código Procesal Penal (hasta ahora Ley de Enjuiciamiento Criminal): no se puede limitar la acusación popular hasta que la Fiscalía no sea independiente, dicen. Y, a tenor de las últimas informaciones, las sospechas de los naranjas sobre las injerencias en la misma van en aumento. 

El titular de Justicia, por su parte, incidió en la separación de poderes: "Los profesionales que trabajan en la Administración de Justicia saben que el poder judicial es independiente en el ejercicio cotidiano de los jueces". "Nadie le dice a un fiscal cómo tiene que calificar una causa, como nadie le dice a un juez qué sentencia tiene que dictar",concluyó Catalá.

Apoyo de Rajoy

Más allá de los escándalos sobre la Fiscalía, en el caso Lezo también el Gobierno se ha visto salpicado por presuntas filtraciones a los implicados. El propio Catalá tendrá que dar explicaciones en el Congreso por su 'amistad' con el expresidente de la Comunidad de Madrid encarcelado, Ignacio González

A este respecto, el titular de Justicia ha confesado que, tras difundirse los SMS entre ambos, recibió todo el apoyo de Rajoy: "Estas cosas pasan", le dijo para infundirle ánimos.

Asimismo, matizó sus propias palabras en el mensaje enviado a González el pasado noviembre. "Ojalá se cierren pronto los líos", le deseó. Y, según ha aclarado hoy, los "líos" a los que se refería en este mensaje eran por las investiduras fallidas. "Son los que llevábamos en España desde hacía un año por elecciones reiteradas, investiduras fallidas, por estar en un Gobierno funciones durante un año", justificó.