Publicado: 11.12.2013 17:56 |Actualizado: 11.12.2013 17:56

Catalanistas del PSC deciden llevar su lucha al margen del partido ante el giro del equipo de Navarro

Un grupo de militantes críticos con la gestión del primer secretari y partidarios del derecho a decidir crean la asociación Socialisme, Catalunya i Llibertat 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Militantes socialistas y del extinto movimiento Ciutadans pel Canvi (CpC) partidarios del derecho a decidir han presentado este miércoles la asociación Socialisme, Catalunya i Llibertat, constituida al margen del PSC. El portavoz de la entidad y exdiputado del PSC y CpC en el Parlament, Antoni Comín, ha asegurado en rueda de prensa que la asociación ve imprescindible un giro de 180 grados en el socialismo catalán, pero, como sería "una batalla inútil que lleva al desgaste", optan por constituirse de forma independiente.

Quieren englobar a partidarios del derecho a decidir y que sigan militando en el PSC sin cargos orgánicos o que hubieran participado en CpC, que fue la plataforma de independientes agrupados alrededor de Pasqual Maragall y que concurrió junto al PSC a las autonómicas de 1999, 2003 y 2006, pero que se disolvió hace dos años. En la nueva asociación también participan personas que han abandonado el socialismo catalán, otros que siguen siendo militantes del PSC, e incluso también hay quienes se han integrado en otros partidos, como en Nova Esquerra Catalana (Nec), auspiciada por el exmiembro del PSC y exconseller de Educación (2006-10) Ernest Maragall.

A diferencia de las plataformas Avancem y Agrupament Socialista -constituidas en el PSC como críticas con la dirección-, Socialisme, Catalunya i Llibertat "no tiene como objetivo cambiar el rumbo del PSC". "No somos ni una plataforma crítica del PSC ni un partido político. Queremos ser humildemente un punto de encuentro entre los partidos de izquierdas catalanes". Su constitución llega poco antes de que el 16 de diciembre se cumplan 10 años del Pacte del Tinell, el acuerdo PSC-ICV-EUiA-ERC que posibilitó el primer tripartito.

Según Comín, los miembros de la asociación se han dado cuenta los últimos meses de que "pasa a ser infundada la expectativa de que en el PSC haya un cambio de rumbo", lo que certificaron especialmente tras el Consell Nacional del PSC de mediados de noviembre que aprobó por amplia mayoría no sumarse al acuerdo CiU-ERC-ICV-EUiA-CUP sobre cómo llevar al Congreso el debate de la consulta soberanista.

"Queremos tener libertad de actuar sin estar condicionados por la agenda del PSC", ha concluido Comín, que ha explicado que uno de los objetivos es tender puentes entre ICV, EUiA, ERC y sectores del PSC como Avancem, para que haya en Catalunya una unidad de acción por parte de los progresistas, en defensa de la cohesión social, la regeneración democrática y el 'derecho a decidir'.

Por eso, dejan claro que no dan un cheque en blanco a los partidarios de la unidad de España, porque piden un reconocimiento de la autodeterminación catalana y de sus singularidades como nación, y también a los independentistas, ya que argumentan que un Estado catalán debería ser socialmente avanzado y comprometido con la transparencia y una mayor proximidad de la clase política con los ciudadanos.

En la rueda de prensa ha participado Jordi Pujals -entre otros-, en representación de los militantes y concejales del PSC y de su lista blanca Progrés Municipal que en verano decidieron dejar el partido en discrepancia con su posición sobre el derecho a decidir. También han intervenido la exdiputada de CpC en el Parlament Rosa Maria Ferrer y la concejal del PSC en Campdevànol (Girona) Núria López, que fue una de las caras visibles del sector crítico del partido en el congreso del PSC de 2011, mediante la plataforma Congrés des de baix, y que recientemente ha renunciado a sus cargos orgánicos a nivel territorial.