Publicado: 25.08.2015 18:47 |Actualizado: 25.08.2015 20:39

"Catalunya crece porque es España”, sostiene Montoro, y enerva a la oposición por su tono fanfarrón

El ministro de Hacienda califica como “mandangas” el discurso crítico de Pedro Sánchez.

Publicidad
Media: 1
Votos: 2
Comentarios:
El ministro de Hacienda, Cristobal Montoro, durante su intervención en el  Congreso. / EFE

El ministro de Hacienda, Cristobal Montoro, durante su intervención en el Congreso. / EFE

La sesión vespertina devolvió al hemiciclo del Congreso de los Diputados al ministro Montoro más auténtico, en estado tan puro como bruto. Sus argumentos para rebatir las duras críticas del líder socialista Pedro Sánchez las concentró en una palabra: mandangas. De esta forma el titular de Hacienda ha pretendido descalificar el discurso alternativo realizado por el dirigente del PSOE; en realidad lo que ha hecho es rebajar muchos escalones la categoría del debate.

“Este es su segundo debate sobre unos presupuestos en diez meses. Reconozco que tenía dudas de que llegase al segundo, pero está aquí, tras perder las elecciones el 24 de mayo, porque se ha revestido de pactos con los extremistas y con Podemos para aparecer como triunfador”, ha dicho en otro momento el ministro en referencia al líder socialista.



Y así, sucesivamente. En ningún momento el titular de Hacienda ha rebatido los argumentos expuestos por Sánchez en su primera intervención; tampoco lo ha hecho tras la réplica del socialista. Es más, ha insistido en acumular descalificaciones, la mayoría personales, con continuas referencias a la “catastrófica” gestión del anterior Gobierno socialista “cuando usted estaba ahí sentado y votaba sí a sus propuestas”.

“Usted se ha limitado a contarnos generalidades que no son más que mandangas. De qué habla si no sabe de lo que habla, solo repite falsedades a ver si cuelan”, ha insistido Montoro para desacreditar al portavoz de la bancada socialista que se ha revuelto con gritos y murmullos a los epítetos lanzados por el representante del Gobierno.

En realidad, el debate ha sido un diálogo de besugos. Sánchez, al igual que en su primera intervención con la que se ha abierto la sesión vespertina, ha obviado al titular de Hacienda y en todo momento se ha dirigido a Rajoy para, de nuevo, retarle a que subiese a la tribuna para defender los PGE y rebatir sus críticas. El presidente Rajoy, impávido, apenas ha esbozado alguna que otra sonrisa como única respuesta. De subir a la tribuna, nada de nada que esto es el parlamento español.

El dirigente socialista, en su segunda intervención, ha comprimido en diez minutos los mismos argumentos de su primer parlamento: Rajoy es el verdadero peligro para la recuperación de la economía española, es el responsable de la división de España entre ricos y pobres, además de insistrior en que cuando sea presidente del Gobierno derogará “todas las políticas regresivas” del actual Ejecutivo conservador.

El ministro de Hacienda, Cristobal Montoro, durante su intervención en el debate de totalidad al Proyecto de Ley de los Presupuestos Generales para 2016, celebrado hoy en el Congreso en Madrid. EFE/Zipi

El ministro de Hacienda, Cristobal Montoro, durante su intervención en el debate de totalidad al Proyecto de Ley de los Presupuestos Generales para 2016, celebrado hoy en el Congreso en Madrid. EFE/Zipi

Los representantes del grupo de Convergència i de Unió, Pere Macias y Josep Sánchez-Llibre, han denunciado la marginación de Catalunya en las inversiones previstas en el proyecto de los PGE. “Son pésimos para Catalunya y no son unos presupuestos que sirvan para la recuperación económica”, ha sostenido el representante de CDC. Según Sánchez-Llibre “son unos presupuestos que no tienen alma y no sirven para Catalunya”.

Para el ministro las críticas de los portavoces nacionalistas catalanes no están justificadas en base a este sencillo argumento: “Catalunya crece porque es España. Es así de sencillo”. A partir de ahí ha descalificado la deriva soberanista que ha emprendido la Generalitat y la conformación de listas electorales con “compañeros” con los que no tienen sintonía ideológica. “Yo no iría en esas listas soberanistas porque yo soy español”, ha reiterado.

“Usted, señor Montoro, es un ministro liberal sin alma social; esto no es poesía, es prosa”, ha dicho Josep Sánchez-Llibre

En línea con su actitud pretenciosa ha preguntado a los portavoces catalanes si a Catalunya “no le beneficia la bajada de impuestos, como el de sociedades”. Y en contestación al reproche de Sánchez-Llibre le ha espetado: “Parece que nos hemos puesto poéticos a estas horas de la tarde. Estos presupuestos sí tienen alma, el alma de la recuperación”, ha concluido. Dicho lo cual se ha quedado tan pancho en medio de las risas de propios y extraños.

En la réplica, Macias le ha agradecido “el spot  publicitario que nos ha hecho; tenga por seguro que sus palabras serán reproducidas convenientemente”, en alusión al crecimiento económico de Catalunya por ser España, en opinión del ministro. Su compañero de Unió, siguiendo el hilo literario, ha rematado su réplica con una frase ciertamente ingeniosa: “Usted, señor Montoro, es un ministro liberal sin alma social; esto no es poesía, es prosa”.

El turno del grupo de La Izquierda Plural no generó las descalificaciones que, a priori, había profetizado el propio Montoro en una anterior intervención. Alberto Garzón, en nombre de IU, calificó los PGE como “de fantasía porque imaginan un mundo irreal, tanto en sus cifras macroeconómicos como en la situación social”.

El diputado de CiU, Josep Sánchez-Llibre durante su intervención en el pleno del Congreso que hoy debate el tercer programa de ayudas a Grecia y la contribución española, cifrada en 10.148 millones de euros. EFE/Emilio Naranjo

El diputado de CiU, Josep Sánchez-Llibre durante su intervención en el pleno del Congreso que hoy debate el tercer programa de ayudas a Grecia y la contribución española, cifrada en 10.148 millones de euros. EFE/Emilio Naranjo

Según Garzón, tras denunciar las medidas económicas adoptadas por el Gobierno de Rajoy en los últimos cuatro años, “este proyecto incide en promover en la precariedad de los empleos cuando todo el mundo sabe que España nunca podrá ganar en el campo de los bajos salarios. Lo que hay que hacer es hacia un nuevo modelo productivo que invierta en I+D+i”, ha dicho. Su compañero Joan Coscubiela ha insistido en las mismas tesis.

Montoro no ha sido tan respetuoso con el grupo parlamentario de izquierdas. “A ustedes, los de La Izquierda Plural, les da todo lo mismo, pasan de todo (…), y como izquierda radical no han pasado del Manifiesto Comunista. A mí, como español, lo que me preocupa es que ustedes, la izquierda radical, puedan dar próximamente apoyo a un Gobierno, porque no sé qué es lo que van a hacer con la deuda, por ejemplo”, ha expuesto Montoro en tono descalificador.

“Hay que actualizarse, que estamos en el siglo XXI, porque con ustedes, la izquierda radical, no crece la confianza ni la recuperación”, ha espetado, entre otras lindezas, a los miembros del grupo de izquierdas. En la réplica, Garzón ha afirmado que “ las casas y los ahorros no han desaparecido, como se decía hace tiempo, con el comunismo, que no ha llegado al poder, sino con la crisis financiera y las medidas de Gobiernos como el suyo”. Y Coscubiela ha insistido en el deterioro del mercado laboral: “Su estrategia consiste en precarizar el empleo y en poner grilletes a la negociación salarial”.

El debate ha concluido a primera hora de la noche con el turno del grupo de UPyD. Continuará este miércoles con los grupos de PNV, mixto y popular antes de votarse las trece enmiendas a la totalidad presentadas por todos los grupos de la oposición al proyecto de PGE presentado por el Gobierno que, con toda seguridad, serán rechazadas por la mayoría absoluta del grupo parlamentario que apoya al Ejecutivo.