Público
Público

Catalunya El Gobierno pide autorizar el 155 por la "normalidad, tolerancia y concordia"

La vicepresidenta del Gobierno defiende en el Senado que la aplicación de las medidas no suponen un retroceso del autogobierno sino que buscan, por el contrario, respetar la "pluralidad y diversidad que tanto enriquece al país".

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, durante su intervención ante la comisión del Senado que tramita las medidas aprobadas por el Ejecutivo en aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña. EFE/Fernando Villar

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha pedido al Senado que dé su autorización a las medidas propuestas por el Ejecutivo en Catalunya para poder trabajar por la "normalidad", la "tolerancia" y la "buena convivencia". "Por la concordia y por la democracia", ha dicho.

Así ha concluido la número dos del Ejecutivo su intervención en la comisión que estudia la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Catalunya, donde ha defendido la necesidad de trabajar "todos" en un proyecto compartido de futuro en Europa y en el mundo, "que es España, nuestra democracia, que nos la hemos ganado y nadie, nadie, puede debilitarla", ha dicho.

Ha pedido a la Cámara alta que autorice la propuesta del Gobierno "para que todos los catalanes, independientemente de como piensen y opinen, puedan volver a sentirse unidos entre ellos, primero entre ellos y después con todos los españoles", ha enfatizado.

El 155, el "principio del fin" de la "desobediencia a la ley"

Soraya Sáenz de Santamaría ha advertido de que la aplicación de las medidas no suponen un retroceso del autogobierno sino que buscan, por el contrario, respetar la "pluralidad y diversidad que tanto enriquece al país".

La vicepresidenta del Gobierno ha subrayado que el procedimiento que defiende el Ejecutivo "no supone el principio de un nuevo centralismo" como defienden algunos, sino que busca el "principio del fin" de la "desobediencia a la ley" y del "abuso" perpetrado por parte de la Generalitat.

Se trata, ha añadido, de "proteger el autogobierno del desgobierno de los independentistas" y de protegerlo de quienes han "incumplido" tanto sus obligaciones estatutarias como las propias decisiones de los tribunales, entre ellos el máximo intérprete de la Carta Magna, el Tribunal Constitucional.

Por eso, ha insistido, la aplicación de estas medidas no busca "retroceder ni en la descentralización ni en el autogobierno". "Todo lo contrario"; se trata de actuar "a favor del estado de derecho, de la lealtad en las instituciones y del respeto a la pluralidad y la diversidad que tanto enriquece el país", ha añadido.

Diálogo y más diálogo

Una vez más, Sáenz de Santamaría ha asegurado que "los independentistas han dejado muy claro que no han estado dispuestos a dialogar", lo que han demostrado negándose a participar en todos los foros a los que han sido convocados, y negando el diálogo en el propio Parlament.

Así, la vicepresidenta ha recordado que los representantes de la Generalitat se han negado "de forma contumaz" a participar en la conferencia de presidentes autonómicos, en la definición del nuevo modelo de financiación y no han querido explicarse en el Congreso.

Ha recordado que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, invitó al de la Generalitat, Carles Puigdemont, a comparecer en el Congreso para defender sus posiciones, y lo rechazó.

"El diálogo se conjuga en gerundio", ha dicho la número dos del Ejecutivo tras resaltar que "no han faltado oportunidades" y lo que han hecho los independentistas es faltar a todas y cada una de las citas.

Incluso, ha añadido, han negado el diálogo a los representantes legítimos de los catalanes, tras lo ocurrido los pasados días 6 y 7 en el Parlament.