Público
Público

Catalunya ofrecerá formación a directivos públicos marroquíes

La vicepresidenta Joana Ortega ha firmado un acuerdo con el ministro de la Función Pública de Marruecos durante la segunda Cumbre Mundial de Líderes Locales y Regionales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La vicepresidenta del Govern catalán, Joana Ortega, y el ministro de la Función Pública de Marruecos, Abdelaâdim Guerrouj, han firmado este viernes una declaración de intenciones para que directivos de la administración pública marroquí reciban formación en Catalunya. La firma ha tenido lugar durante el viaje de la vicepresidenta catalana a Rabat con motivo de la segunda Cumbre Mundial de Líderes Locales y Regionales.

Ambos gobiernos pretenden trabajar conjuntamente para mejorar las competencias de los cargos directivos de la Administración central y regional marroquí en un acuerdo que tendrá vigencia desde ahora hasta el año 2017. Los directivos de la administración pública del país vecino recibirán dicha formación en la Escuela de Administración Pública de Catalunya (EAPC) y será el Ministerio de la Función Pública el que decida los beneficiarios de esta colaboración.

La declaración se enmarca en el contexto del proceso para modernizar y avanzar en la regionalización en que se encuentra inmersa la Administración marroquí, que otorga una mayor capacidad de gestión y nuevas competencias a las regiones, y en el deseo de reforzar los vínculos de amistad y las relaciones de cooperación bilaterales entre Catalunya y Marruecos. 

Ortega ha expresado la satisfacción del Govern en poder colaborar en la formación del funcionariado y en el importante proceso de modernización de la administración pública que está llevando a cabo el gobierno del presidente Abdelilah Benkirán. Para aplicar este acuerdo se creará un comité de pilotaje que se reunirá una vez al año , alternativamente en Catalunya y en Marruecos , para preparar un plan de actuación anual y examinar y evaluar el resultado de las actividad llevadas a cabo.

En función de esta declaración , las dos partes se comprometen a llevar a cabo actuaciones de formación de experiencia y de intercambio de experiencias y buenas prácticas en cuanto a la simplificación de las gestiones administrativas para el ciudadano y la empresa; la optimización en la gestión de los recursos humanos desde una perspectiva de regionalización avanzada, la mejora de la calidad del servicio público, y el refuerzo de las competencias de los agentes de la administración pública.