Público
Público

Catalunya Centenares de manifestantes protestan en Madrid al grito de “Puigdemont a prisión”

Varios centenares de personas han acudido a la llamada de la Fundación Denaes y se han concentrado este sábado en Madrid en defensa de la unidad de España. En este caso, no ha habido participación activa de sectores ultraderechistas, aunque durante el transcurso de la marcha se pudo ver alguna bandera franquista.

Publicidad
Media: 2
Votos: 9
Comentarios:

Manifestación convocada por la Fundación DENAES en la plaza de Colón de Madrid, para reivindicar la unidad de España y la Constitución. EFE/ Javier López

La Plaza de Colón de Madrid volvió a acoger este sábado una concentración en favor de la unidad de España. En esta ocasión, al contrario de lo ocurrido manifestaciones semejantes durante las últimas semanas, la presencia de simbología ultraderechista fue muy minoritaria.

Centenares de personas ataviadas con banderas de España acudieron a la llamada de la Fundación Denaes. Entre gritos de “viva España” y “Puigdemont a prisión”, los manifestantes ovacionaron a distintos oradores como el comunicador Luis del Pino, el periodista Cake Minuesa o el presidente de VOX, Santiago Abascal, que entre otras cosas llamaron a mantener la movilización en las calles contra el independentismo y pidieron firmeza al Gobierno de Mariano Rajoy a la hora de aplicar el artículo 155 de la Constitución.

Frente a la multitud, Santiago Abascal tomó la palabra para asegurar que la aplicación del artículo 155 de la Constitución y la convocatoria de elecciones anticipadas no es suficiente para solucionar la crisis institucional en Catalunya. El dirigente de VOX avanzó que no aceptará ninguna solución que no pase por la detención del expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y del resto de integrantes de su Gobierno. “Que se garantice la condena de los culpables y se restablezca la legalidad en Cataluña al precio que sea”, clamó.

Hasta el lugar también se acercaron algunos destacados dirigentes del Partido Popular como la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, o el vicesecretario de comunicación de la formación, Pablo Casado. Preguntada por Público sobre si su presencia en la manifestación supone un gesto de apoyo a estos mensajes, Cristina Cifuentes, destacó que Mariano Rajoy tiene “gobernar para todos pensando en el interés general”, por lo que “siempre habrá quien piense que su actuación se queda corta y quien piense que se ha pasado”. En lo referente a las voces que en Colón pidieron prisión para Puigdemont, la presidenta madrileña dijo tener “gran confianza en que los jueces actúen contra todas aquellas personas que hayan podido cometer delitos, que creo son unas cuentas”.

Aspecto de la manifestación convocada por la Fundación DENAES en la plaza de Colón de Madrid, para reivindicar la unidad de España y la Constitución. EFE/ Javier López

Los manifestantes lanzaron vivas a España y al Rey –y algún tímido visca Cataluña– mientras lucieron carteles con mensajes “contra la impunidad de los golpistas”. Sin embargo, el protagonismo de la concentración estuvo en la tribuna de oradores, que marcaron el ritmo y el tono con el que la multitud lanzaba sus proclamas.

“Me manifiesto porque me gusta me país y quiero que se mantenga como está, no creo que dividiéndonos seamos mejores, sino que seremos más débiles y estaremos peor”, declara José Luis, un manifestante que se acercó a la Plaza de Colón junto a sus dos hijos, ambos menores de diez años, que portan pequeñas bandeloras de España. Este padre de familia considera que llevar a sus hijos a la concentración no supone un acto de adoctrinamiento.
“Quiero que quieran a su país igual que le quiero yo. Estoy en contra de que se adoctrine a los niños en el colegio, si el colegio llevara a mis hijos a esta manifestación, sí me opondría, o si fuese un acto ilegal como los del 1 de octubre, pero este es un acto legal y por eso traigo a mis hijos”, argumenta.

Manifestación convocada por la Fundación DENAES, en la plaza de Colón de Madrid, para reivindicar la unidad de España y la Constitución. EFE/ J.J. Guillén


Otra manifestante, Enriqueta, de 72 años, defiende la necesidad de salir a la calle a apoyar el 155 porque “la unidad de España está en peligro”. “Estamos muy seguros de que el Gobierno va a hacer que se cumpla la ley, porque esto no se puede consentir”, añade. Esta ciudadana mantiene que el independentismo busca "sembrar discordia” y “montar barullo” a sabiendas de que la declaración de independencia carecería de validez a ojos de la legalidad española y el resto de la comunidad internacional.

Entre las personas que se acercaron a Colón fue meramente testimonial la presencia de manifestantes que portaban simbología ultra, aunque alguna hubo. Una de ellas es María del Pilar, que se presentó a la manifestación con una bandera franquista. “Es la bandera que representa a una España que sea una, grande y libre, la España que están rompiendo”, defiende. A su modo de ver, la Constitución es el origen de todos los problemas territoriales, por lo que pide a Mariano Rajoy que, tras aplicar el artículo 155, proceda a una reforma constitucional para “eliminar y controlar las autonomías”. En cuanto a la petición de cárcel para Puigdemont, uno de los clamores durante la concentración, esta manifestante se muestra tajante. “Contra los criminales no cabe diálogo, ni tolerancia ni puta mierda ninguna, se le mete en la cárcel y punto”.

Al margen de algunos mensajes más subidos de tono como este, la manifestación de la Plaza Colón transcurrió en un ambiente más bien festivo. Durante el transcurso de la concentración los organizadores se encargaron de que algunos de los clásicos del folclore español como Manolo Escobar o Los del Río amenizaran la velada.