Público
Público

Catalunya Rivera responde al PP: "Arrimadas no es una artimaña jurídica"

El líder de Ciudadanos se niega a presentar a su homóloga en Catalunya como candidata a la investidura para que corran los tiempos y se convoquen elecciones en dos meses. Arremete contra Zoido por el dispositivo policial del Parlament.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Albert Rivera, en una imagen de archivo. EFE

"Quien ha ganado las elecciones en Catalunya no es un cartucho ni una artimaña jurídica". Así ha respondido hoy Albert Rivera a las presiones que desde el PP siguen ejerciendo para que Inés Arrimadas se presente como candidata a la investidura. El líder de Ciudadanos sigue negándose, así, a utilizar a su homóloga en dicha comunidad como instrumento para desbloquear los plazos legales y se puedan repetir elecciones dentro de dos meses.

"Me encantaría que tuviera opciones, ya nos gustaría. Hemos ganado pero no podemos ni intentarlo porque no hay suma posible, ni siquiera contando con Podemos", respondió Rivera a Carlos Herrera en su entrevista en la Cope. "Rajoy sí tenía opciones [tras las elecciones generales de diciembre del 2015] porque los constitucionalistas éramos los tres tercios de la Cámara y no lo hizo", insistió.

De hecho, dijo no estar pensando todavía en unas segundas elecciones y sobre si eso podría o no beneficiar a Ciudadanos. "Si llegamos a ese punto, hay que estar preparados para seguir restándole votos a los separatistas. Están debilitados y divididos, pero toca hacer oposición", respondió.

Rivera aprovechó la ocasión, además, para insistir en su propuesta de reforma de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (Loreg). "Uno no puede quejarse del resultado de la ley electoral y, a la vez, no querer cambiarla", sentenció recordando su propuesta de establecer una ronda de negociación con los partidos paralela a la subcomisión del Congreso que ya debate acerca de este tema y que fue rechazada por el portavoz del PP, Rafael Hernando. "Si no nos gusta lo que vemos en Catalunya, lo primero que hay que hacer es cambiarla porque hemos ganado y tenemos mayoría social los que no somos separatistas pero no podemos gobernar", insistió.

Aun así, se mostró de acuerdo con los conservadores en cuanto a la mejor solución para que "Catalunya se ponga en marcha". "Yo quiero que formen Gobierno, incluso aunque no me guste", dijo deseando que las formaciones independentistas (Junts per Catalunya, ERC y la CUP) se pongan de acuerdo para proponer a un "candidato limpio" -como lo denomina el PP- que no esté inmerso en procesos judiciales. "Todos asumen que [Carles] Puigdemont no va a volver y que nunca va a ser presidente, pero no se atreven a decírselo. A ellos les toca perderle el miedo", aseguró. 

También apoyó al PP -aunque sólo a medias- en lo que se refiere a la prisión permanente revisable. Cs se abstuvo en la votación con la que PNV, PSOE y Podemos intentaron iniciar los trámites para derogarla y hoy Rivera mantuvo su postura: "No apoyaremos esa derogación porque no tiene sentido que estos partidos se erijan en magistrados del Tribunal Constitucional. No somos partidarios de que se derogue hasta que el TC se pronuncie", dijo. Pero sí recordó su propuesta para endurecer el tercer grado "Hay señores a los que les caen 40 años y a los 15 están en la calle y reinciden. No puede ser que un señor esté de patitas en la calle antes de cumplir ni la mitad de su pena", opinó. "Y hay que abrir el debate en España sobre si hay delitos que no tienen reinserción", propuso.

Preguntado sobre si ha tenido tentaciones de retirar su apoyo al Gobierno de Mariano Rajoy, Rivera aseguró que "no, mientras cumplan con sus acuerdos". Y volvió a condicionar su apoyo a los Presupuestos Generales del Estado (PGE) del 2018 a que el PP "cumpla con el pacto anticorrupción, la bajada de impuestos, la equiparación salarial de policías y guardas civiles a las policías autonómicas y la ampliación de los permisos de paternidad". "Espero que los traigan [al Congreso] y que salgan adelante y que cumplan con la palabra dada", manifestó sin llegar a citar hoy su exigencia de expulsión de la senadora imputada en Púnica Pilar Barreiro.

Sin embargo, Rivera sí arremetió contra el ministro del Interior por el dispositivo policial del Parlament que ayer fue desbordado por los manifestantes que protestaban por el retraso del pleno de investidura de Puigdemont. "No puedo entender que 1.000 personas pongan en jaque al Parlament, rompiendo candados, saltando las puertas y pisoteando el Estado de Derecho mientras los Mossos no hacían nada", criticó. Y, tras recordar otras pifias como el corte de estaciones de tren durante las huelgas o los conflictos del propio 1-O, insistió: "Y ahora el dispositivo depende sólo de [Juan Ignacio] Zoido", concluyó.