Público
Público

Otra causa contra Sandro Rosell, esta vez por fraude fiscal de 229.569 euros

Un juez de Barcelona ha admitido a trámite una querella de la Fiscalía y ha citado a declarar al expresidente del Barça como investigado para el próximo 17 de septiembre. Rosell tiene ya otra causa abierta en la Audiencia Nacional por apropiarse de fondos de la Confederación Brasileña de Fútbol.

Publicidad
Media: 3
Votos: 2

Sandro Rosell, cuento era presidente del FC Barcelona, en una rueda de prensa en el Nou Camp. EFE

Un juez de Barcelona ha citado a declarar como investigado al expresidente del FC Barcelona Sandro Rosell, a raíz de una querella de la Fiscalía que le acusa de un fraude fiscal de 229.569 euros en el ejercicio de 2012.

Según han informado fuentes jurídicas, la nueva causa por fraude fiscal contra Rosell se une a la que tiene abierta en la Audiencia Nacional por blanquear presuntamente casi 15 millones de euros de la Confederación Brasileña de Fútbol.

El juez de instrucción ha admitido a trámite la querella de la Fiscalía, que acusa a Rosell de un delito contra la Hacienda pública, y lo ha citado a declarar como investigado para el próximo 17 de septiembre.

En su querella, la Fiscalía acusa al expresidente del Barça de haber evadido impuestos en la declaración del IRPF correspondiente al ejercicio 2012, deduciéndose indebidamente gastos a través de una sociedad administrada por él mismo que se dedicaba a la organización de congresos.

La sociedad, con sede en el domicilio del propio Rosell, carecía de estructura empresarial y sus únicos trabajadores eran cinco personas que se encargaban del mantenimiento y la limpieza de las oficinas y de la segunda residencia del querellado, según mantiene la Fiscalía en su querella.

Una empresa que no declaró por el IRPF

A lo largo del ejercicio de 2012, añade el ministerio público, Rosell utilizó la empresa para obtener rentas que no declaró en su autoliquidación por IRPF y que derivaban de su actividad profesional.

Según la Fiscalía, la empresa del querellado se dedicaba a emitir y cobrar facturas a clientes que eran del propio Rosell, con lo que se ocultaban los ingresos del querellado a la Hacienda pública.

Asimismo, el ministerio público acusa al expresidente del FC Barcelona de no haber incluido en su declaración de 2012 la imputación de rentas inmobiliarias correspondientes a un inmueble situado en la provincia de Girona.

La querella añade que, a lo largo de la investigación de este fraude fiscal, la Agencia Tributaria ha detectado dos ingresos de 13,5 y de 5,6 millones de euros que Rosell percibió en 2012, respectivamente, de Goldman Sachs y del Banco Rural de Brasil, cantidades que podrían elevar la cuota defraudada si se confirma que son ganancias patrimoniales no justificadas.

En su querella, la Fiscalía pedía al juez que admitiera a trámite la querella contra Rosell antes del mes de julio, ante la proximidad de la fecha de prescripción del delito que se le imputa.

El abogado del expresidente del FC Barcelona, Pau Molins, ha sostenido a Efe que mantiene "criterios interpretativos diferentes" respecto a los de la Agencia Tributaria, por lo que considera que su cliente no ha cometido ningún delito contra la Hacienda pública en su declaración de IRPF de 2012.