Publicado: 06.07.2015 20:35 |Actualizado: 07.07.2015 07:00

Cayo Lara: "No sé si la unidad
popular es posible con las
primarias de Podemos"

El coordinador federal de IU evita una y otra vez remover el reciente y traumático pasado de la coalición y, aunque insiste en hablar de futuro, sólo incide en la unidad popular plena que pretende lograr Garzón, aunque duda de que ésta se pueda conseguir con el modelo de primarias que ha aprobado Podemos.

Publicidad
Media: 4
Votos: 11
Comentarios:
El coordinador federal de Izquierda Unida, Cayo Lara, durante la entrevista.- JAIRO VARGAS

El coordinador federal de Izquierda Unida, Cayo Lara, durante la entrevista.- JAIRO VARGAS

MADRID.- Más de ocho meses después de la primera solicitud, Cayo Lara (Argamasilla de Alba, 1952) tiene a bien atender a Público. "No tenemos actividad parlamentaria y hay algo más de tiempo", justifica en su despacho del Congreso. Desde que decidió en noviembre echarse a un lado y no participar en las primarias a la Presidencia del Gobierno, a las que sólo concurrió Alberto Garzón, el joven diputado por Málaga es el que se encarga de vender las propuestas de Izquierda Unida. "De todas formas no he dado muchas entrevistas", puntualiza el coordinador federal, "aún así, hemos hablado mucho de lo interno, demasiado", dice. Precisamente, de la situación interna de la coalición es de lo que habla ─o calla─ en esta entrevista.

Apenas da titulares, evita una y otra vez remover el reciente y traumático pasado de IU o responder a las duras críticas del líder de Podemos a su organización; y, aunque insiste en hablar de futuro, sólo incide en la unidad popular plena que pretende lograr Garzón, aunque duda de que se pueda conseguir con el modelo de primarias que ha aprobado Podemos. Con la organización en horas bajas tras quedarse fuera de las instituciones de Madrid y Valencia, el rechazo de Pablo Iglesias a un acuerdo electoral y la marcha de importantes nombres de la organización, Lara hace autocrítica con la boca pequeña. No quiere buscar responsables, al menos públicamente, y seguirá siendo coordinador federal hasta la próxima Asamblea.



P: Hace más de dos años, cuando las encuestas daban a IU 50 escaños en el Congreso, ¿qué habría pensado si le hubieran dicho que se movería en torno al 5% para estas generales?

Entonces no lo hubiéramos creído, pero entró otro actor en la izquierda. Aunque Podemos
coge votos del PSOE, una parte de nuestro voto también se está disputando. En las elecciones europeas tuvimos un 10%, Podemos también entró en el escenario con un 8%. A partir de ahí, los sondeos nos colocaban con el 8-9% y ahora, efectivamente, estamos alrededor del 5%, pero habrá que esperar a ver el resultado final. En las elecciones municipales ha habido un dato oficial incorrecto. Sabíamos que iba a pasar. Interior nos dio un millón de votos, un 4,67%. No es correcto ni justo porque estaban computando sólo las candidaturas de IU en solitario y el 60% de nuestras candidaturas eran de convergencia. Nos hemos movido en las municipales sobre el 10% y es el segundo mejor resultado en concejales desde la constitución de IU. Lo que pasa es que no lo hemos proyectado.

Nos hemos movido en las municipales sobre el 10% y es el segundo mejor resultado en concejales desde la constitución de IU.

Mediáticamente nos hemos quedado con el resultado de las autonómicas. Hemos perdido un punto en Valencia, que nos ha dejado fuera. No ha habido buena suerte en ese sentido. Ha sido mayor la imagen pública de caída de votos de lo que realmente ha pasado. En Madrid, donde sí hemos caído más, con medio punto más hubiéramos entrado con seis o siete parlamentarios. El hecho de no entrar en la capital y en Valencia ha sido muy significativo, pero en Asturias nos hemos mantenido.

P: ¿No vieron venir algo como Podemos?

No era ese el problema. Había un clima de indignación en la sociedad y nosotros habíamos teorizado correctamente sobre la crisis. El desgaste que se iba a producir en el PSOE por sus políticas en el Gobierno nos iba a favorecer porque había un votante de izquierdas que vendría a IU. El resultado fue bueno, nos quedamos a un diputado de las expectativas que teníamos. El debate más encarnizado entre nuestras federaciones era por el puesto siete de la lista. Al final nos quedamos con seis.

Hubo una reunión entre IU y Podemos pero ya fueron ambas organizaciones con la decisión tomada. Eso ya es pasado y el futuro es futuro. Todo el trabajo que hemos hecho para pelear contra el bipartidismo ha tenido frutos porque el bipartidismo está tocado, pero no hundido como dicen otros. Se ha visto también en las autonómicas y municipales, se ve que resiste.

P: Cuando dio el paso al lado y Alberto Garzón se colocó como candidato dijo que se quedaría como coordinador para velar por la solidez de la organización. Han pasado muchas cosas desde entonces, ¿cree que ha fallado en ese objetivo?

No . La organización, en cuanto a confianza de la gente, está potente. Mediáticamente han
salido mensajes diferentes. La decisión de no presentarme a las primarias para ser candidato la venía meditando desde que pusimos a Alberto [Garzón] en la Secretaría de Proceso Constituyente, en junio de 2014, y estuvo íntimamente ligada con las europeas. No lo hice público entonces. No me pareció adecuado. Pero la idea la acariciaba antes de las europeas.

"Si hubiéramos tenido un grupo parlamentario en Madrid hoy no gobernaría Cifuentes"

En cuanto a la bicefalia, elegimos a los candidatos en primarias y a los coordinadores en
Asamblea. Alberto es el candidato y hemos resuelto problemas de bicefalia antes. Llegué a la coordinación en 2009 y hasta 2011 el portavoz del Congreso era Gaspar Llamazares. Hubo los problemas normales en cualquier organización. También creo que no es bueno que se concentren todos los poderes en la misma mano. No hay problemas respecto a Alberto más allá de los que han ocurrido en Madrid.

P: Su postura durante la guerra interna en Madrid levantó ampollas, se le acusó de ponerse de perfil ante un problema grave. Luego llegó la campaña y se produjo un distanciamiento entre Garzón y usted ¿Por qué?

No hubo distanciamiento. Mi apuesta por Alberto fue clara. Es ahí donde más he hecho porque ha sufrido ataques de gente de la dirección de Madrid. Incidí mucho más en que Alberto era intocable como candidato. Yo tenía un objetivo clarísimo y ahí sí tengo una frustración: conseguir que el PP no ganara la Comunidad de Madrid; estaba obsesionado porque eso es lo que compete a un coordinador. Con todos los problemas que había, teníamos que lograr el objetivo del 5% con un buen candidato como era Luis García Montero. Si hubiéramos tenido grupo parlamentario hoy no gobernaría Cifuentes. Alguna gente tiene que tomar nota de eso ahora que hablamos de procesos de convergencia. Hablamos de una comunidad que maneja presupuestos de 27.000 millones de euros.

P: Ahora su apuesta ahora es firme por la unidad popular. ¿Por qué no mantuvo esa posición para el Ayuntamiento de Madrid? Al final generó una ruptura total.

Esa postura la he tenido siempre. Otra cosa es el debate que tuvimos. El coordinador se limita a lo decidido en los órganos, y se había aprobado la figura de las coaliciones electorales. En ese sentido, a mí me tocaba defender esa figura por respeto a los órganos. En Ahora Madrid no fue posible hacerlo y fue eso lo que desencadenó toda la historia. Pero eso es agua pasada. No debe interpretarse como una actitud negativa a un proceso de convergencia. Barcelona, Zaragoza, las mareas gallegas...hemos estado ahí, por lo que no se puede hacer esa lectura. Los acontecimientos llevaron a esa situación. No se trata de ver quién tuvo más responsabilidades o menos en esa discusión entre la dirección de Madrid, entre un grupo de militantes que apostaron por Ahora Madrid, entre la dimisión de Tania Sánchez... eso son detalles que no han sido positivos, lo sabemos todos. Lo importante es el futuro, las generales.

El coordinador federal de Izquierda Unida, Cayo Lara.- JAIRO VARGAS

El coordinador federal de Izquierda Unida, Cayo Lara.- JAIRO VARGAS

P: Pero usted apoyó en Madrid a una candidata contraviniendo a un órgano federal que no la reconocía. Cuando se habla de responsabilidades, en política siempre recaen sobre el líder y sus decisiones ¿No se siente responsable de que IU haya quedado fuera de las instituciones de Madrid?

Esa pregunta ya me la has hecho en alguna ocasión. Repito que no estamos en esas. No es un problema de responsabilidades. Si hubiera que tirar del hilo de todas las responsabilidades con los estatutos en la mano... lo podría contar con detalle pero no quiero hablar de eso en una entrevista. Lo que ha pasado ya ha pasado y no interesan los detalles.

P: ¿Cree que hay gente en IU que trabaja para disolverla antes de irse a Podemos?

No. Podrá haber gente con más patriotismo de organización que otros pero no hay gente que quiera disolver IU. Puede haber concepciones diferentes sobre cómo abordar este proceso, pero lo último que hemos acordado, con más del 90% de apoyos, es la unidad popular. Una figura nueva. Siempre hemos hablado de bloque social y político, de convergencia, de alianzas. De unidad popular se ha empezado a hablar hace pocos meses.

P: Al final se acabó rompiendo con IU-CM. En sus votaciones sobre este tema siempre se ha abstenido, hasta el último Consejo Político, en el que votó a favor. ¿Qué le lleva a cambiar de opinión?

No es una ruptura como tal. Más que mi posición, había una opinión mayoritaria. Había que tomar una decisión. Una organización que sistemáticamente está enfrentada con el candidato a la Presidencia del Gobierno no se podía mantener. Habrá gente que se lo haya tomado a mal, pero se abre una etapa de reafiliación en la que la gente puede volver y no queremos excluir a nadie.

"Una organización que sistemáticamente está enfrentada con el candidato a la Presidencia del Gobierno no se podía mantener"

Teniendo en cuenta que era una organización independiente en su estructura, una intervención del federal tampoco era posible. Otras organizaciones lo hacen... Hay gente con heridas, gente incómoda... pero mi voto y mi propia exposición han podido ayudar a que mucha gente entienda y comprenda la importancia de salvar la situación en Madrid. Su denominador común es que no se puede excluir a nadie porque cualquier organización que se desprende de una parte de la misma se equivoca.

P: Realmente se han desprendido de una parte de la organización.

Esta decisión será positiva. Hay tres meses para que la gente se pueda reafiliar, no sé la cifra aún, pero va bien. No ha sido una ofensa a los afiliados, ha sido una decisión para intentar tener una organización que pueda tener a todo el mundo dentro y que no esté en guerra permanente.

P: ¿Descarta que IU se presente a las elecciones en solitario?

Hasta ahora está descartado. Las convergencias han tenido un porcentaje de voto alto donde hemos estado todos. La unidad popular con todos los actores que se quieran incorporar como Anova, ICV, Compromís, CHA los movimientos sociales y ese magma de gente independiente sin adscripción política son muy importantes. Los resultados están ahí.

Eso nos lleva a pensar que la suma multiplica, aunque sea un frase hecha. Si fuéramos capaces de ir a una unidad popular completa conseguiríamos más que la suma de los votos que tiene cada organización por separado. Si queremos superar al PSOE y al PP sólo se puede conseguir con esa unidad.

"Estamos volcados y
convencidos de que esa unidad popular es la que puede posibilitar que cambie la vida de la gente"

¿Por qué vamos a renunciar a poder aplicar políticas de izquierdas? Estamos volcados y
convencidos de que esa unidad es la que puede posibilitar que cambie la vida de la gente. Si no la lucha es inútil. Se han cambiado gobiernos, Podemos ha dado gobiernos al PSOE, a ver si es verdad que se cambian las políticas.

P: Pero Pablo Iglesias ya ha cerrado la puerta a colaborar con IU electoralmente.

Ni yo ni Alberto Garzón lo queremos ver así.

P: Quizás no hay mayor ciego que el que no quiere ver. ¿No teme que IU se quede sin aliados porque éstos prefieran ir con Podemos?

Esto no es un problema de personas. En la conversación con Alberto, Pablo ha dicho que su hoja de ruta es diferente. Creemos que la puerta no está cerrada. Todos los actores tienen que contar. Todo el mundo va a influir en el proceso si todos llegan al entendimiento de que la unidad es más importante que los problemas personales. Eso no lo puede evitar Pablo Iglesias.

Alberto está trabajando en todas las conversaciones con fuerzas políticas. Poner palos en las ruedas a este proceso sería un error. No doy puertas por cerradas. Dejemos que se vaya
manifestando la opinión sobre este tema. Tengo esperanza en la unidad. No la necesita ningún partido, lo necesita la gente a la que decimos representar.

P: Sin embargo, Iglesias diferencia entre dos sectores de IU. Uno representado por Garzón, al que invita a irse a Podemos, y una vieja guardia representada por usted, entre otros, a quienes no quiere cerca. Antes hablaba de OPA hostil. ¿Lo sigue pensando?

No. Lo de la OPA hostil lo teorizó la organización. Que no se piense que Cayo, representante de la vieja guardia, pensaba que había una OPA hostil. Se estableció al principio, después de las europeas. Fue un momento en el que se llamaba a gente por teléfono, los periodistas lo sabréis mejor. Eso nunca ha sido una práctica habitual en una organización.

P: Si ahora pudiera retroceder hasta antes de las europeas, ¿le hubiera dicho que sí a Pablo Iglesias?

No fue un planteamiento personal. La información que tengo en aquel momento es una pregunta que me hace un periodista en una rueda de prensa. Me dice que hay una propuesta de Podemos de ir a unas primarias para elegir a los candidatos al Parlamento Europeo a nivel de todo el Estado de forma abierta, a todo el mundo. Eso. ¿Conoces alguna organización que lo haga?

P: Podemos lo hizo...

Digo ahora.

P: Podemos dice que lo hará...

El coordinador federal de Izquierda Unida, Cayo Lara, durante la entrevista.- JAIRO VARGAS

¿Seguro? Tengo ganas de verlo en lo concreto. Lo que quiero decir es que en enero de 2014 te dicen que tienes que elegir a los candidatos en unas primarias abiertas en toda España. No es que no lo viera yo, es que no lo veía nadie en IU. Hicimos un proceso de elección de candidatos e hicimos la lista dejando huecos clave para las alianzas con ICV y Anova. Eso no se podía organizar con unas primarias abiertas. No lo veía ni la gente joven ni la gente mayor de IU. No era una propuesta que tuviera solidez.

Cuando hubo esa reunión, en febrero, el acta es muy objetiva y refleja que ambas partes iban con la decisión tomada. Fue redactada por Carolina Bescansa, Miguel Urbán y Pablo Iglesias. También estaban Marga Ferré, Enrique Santiago y Miguel Reneses por IU. No fue una reunión para concretar ninguna propuesta, fue para decir que trabajaríamos en común.

Si te soy sincero, ha sido ahora cuando he tenido la curiosidad de buscarla y leerla. No sé si hubiera sido posible otra cosa. Lo que hubo en la mesa no fue una propuesta de que una fuerza nueva quisiera ir en una lista con IU, ICV, Anova, etc...

P: Sobre la entrevista de Iglesias en la que dice que IU es un proyecto agotado, les llama cenizos, perdedores, sin visión política... ¿Qué le responde?

No tengo que responderle más. Él ha hecho un reconocimiento final. Ha pedido disculpas. Yo no tengo por costumbre faltar al respeto a los militantes de una organización ni a los dirigentes de las demás organizaciones. Les pido a todos el mismo respeto que le tenemos a los demás. Y no quiero decir más.

Ahora mismo es más importante lo que tenemos por delante que intentar buscar elementos de choque y contradicción. No son positivos para este tiempo en el que estamos trabajando en algo tan serio como cambiar el Gobierno de este país. No podemos hacer banderas de discordia.

P: ¿Sigue confiando en que es posible el entendimiento pese a todos los desencuentros?

Los desencuentros y la confrontación en la izquierda le interesan al poder económico, a los que no quieren que cambie nada.

P: Podemos dice que el poder está deseando que IU y Podemos vayan juntos.

Yo creo que precisamente lo que le interesa al poder es que no haya unidad popular. La unidad la pide la gente en la calle. En las últimas manifestaciones que ha habido se ha gritado unidad popular. Si te lo pide la gente, gente que no es de partido, es que hay un clamor popular. No se lo piden a una sola fuerza política. Aquí parece que los demás no cuentan, pero sí. Anova, ICV, Compromís, Equo... no se puede menospreciar ese tema.

"Yo creo que precisamente lo que le interesa al poder es que no haya unidad popular. La unidad la pide la gente en la calle."

P: ¿Es posible la unidad popular con el modelo de primarias que ha anunciado Podemos?

No lo sé. Nosotros seguimos nuestra hoja de ruta. Conozco que ese modelo tiene contestaciones de determinados sectores internos de Podemos. Ya se verá con todos los actores, pero las circunscripciones son provinciales. Los cuneros [candidatos o diputados que son presentados por sus partidos en un distrito electoral al que no pertenecen] no le gustan a la gente y no te digo nada donde hay concepciones nacionalistas.

P: En Catalunya IU es aliado de ICV, en Galicia de Anova; son partidos con los que Podemos está teniendo conversaciones para las generales. ¿No teme que IU en esas regiones vaya con Podemos aunque no ocurra los mismo en el resto del Estado?

Confío en que no. Dejemos que los actores hablen y opinen. Ahora no quiero interferir en eso ni hablar del modelo de primarias que adopta una organización soberana. Dejemos que también opinen las bases de Podemos. A veces hay intereses comunes que tienen que estar por encima de los personales y los partidistas.

P: IU no pasa por su mejor momento. Tiene discusiones internas, enemigos políticos y competidores en la izquierda. ¿Llegará la organización a su siguiente Asamblea Ordinaria?

Tenemos en la izquierda más elementos de entendimiento que de enfrentamiento. Sólo hay que mirar los programas. Se llegará a la siguiente asamblea. Tenemos bases muy sólidas y enraizadas en la lucha y en la gestión. Somos gente resistente, hemos pasado muchos tiempos duros. Estuvimos con un 3,7%. Muy cerca de desaparecer. Una organización de la izquierda no puede desaparecer sería negativo para la mayoría social. En el '82 el PCE se dio un batacazo importante. Mucha gente se marchó al PSOE. En el '97 tuvimos otra crisis muy importante.

"Los que hemos resistido tantos vendavales somos resistentes, tenemos raíces en pueblos y ciudades y hay organización, que es lo que da solidez a un proyecto político"

Pero hay ideología. Los que hemos resistido tantos vendavales somos resistentes, tenemos raíces en pueblos y ciudades y hay organización, que es lo que da solidez a un proyecto político. IU se seguirá manteniendo en el tiempo con el nombre que se quiera, pero se seguirá manteniendo. No hay organización en la izquierda con las bases, cuadros y trayectoria que tiene esta organización.

P: ¿Llegará el coordinador a esa Asamblea?

También. Por sentido común. Puede ser una Asamblea Extraordinaria, pero en ningún caso
antes de las elecciones. Sin ninguna duda llegaré hasta la próxima Asamblea.

P: ¿No cree que ese folklore de la izquierda resta muchos votos?

Cuidado con renunciar a principios y valores de la izquierda porque al final termina pasando factura. Hay países donde han desaparecido organizaciones de izquierda como Italia, y que me cuente alguien dónde está su transformación. Italia era la cuna de la izquierda europea y hoy, ¿alguien me puede decir con la mano en el corazón que Matteo Renzi es el cambio? En la Europa en la que nos movemos ahora hacen falta cambios por la izquierda y no los hay en ese sentido no habrá cambios importantes en esa Europa a imagen y semejanza de mercaderes y especuladores financieros.