Publicado: 06.11.2014 00:00 |Actualizado: 06.11.2014 00:00

Caza de brujas en el cuartel que reveló las imágenes del entrenamiento antidisturbios

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Al menos un soldado adscrito al Regimiento de Caballería Ligera Acorazada Lusitania nº 8, con sede en Marines (Valencia), habría sido propuesto para su expulsión del ejército al ser identificado como el presunto autor de uno de los vídeos difundido por Público, donde se observan las prácticas en "contención y control de masas civiles" con material antidisturbios impartidas por la Policía Militar de Zaragoza el pasado mes de octubre.

Todos los soldados participantes en esos entrenamientos —planificados por los mandos de la Brigada de Caballería "Castillejos" II, de quien depende jerárquicamente la Acorazada Lusitania nº8— fueron sometidos a interrogatorios "uno a uno", por espacio de algo más de cuatro horas. Los soldados, en torno al medio centenar, fueron convocados hacia el mediodía en dependencias del acuartelamiento para ser ser interrogados por un capitán y un sargento.

Los soldados han sido sometidos a interrogatorios "uno a uno" durante más de cuatro horasLos oficiales pretendían que los soldados delataran a los compañeros que hubieran podido grabar en vídeo y fotografiar los entrenamientos, cuyo material gráfico, posteriormente, terminaría en manos de este medio. Estos intensos interrogatorios —según los testimonios recabados por Público— se prolongaron hasta casi las cinco de la tarde —privándoles de la comida de mediodía— y dieron como resultado la identificación del presunto autor del vídeo.

El soldado, según parece, estaba rebajado de servicio para la práctica deportiva o de esfuerzo, y fue identificado como la persona que grabó con su teléfono móvil los ejercicios con material antidisturbios, al igual que hicieron otros miembros de la Policía Militar de Zaragoza desplazados a Marines, que tomaron imágenes de los prácticas de modo ostensible, seguramente para su evaluación con los instructores.

Defensa alega que los ejercicios no son "extraños", pero los mandos del Lusitania se esfuerzan en dar caza a los autores de las imágenesEn cualquier caso, según informaciones obtenidas en el acuartelamiento, siguen las presiones de los mandos para una vez identificado el presunto autor del vídeo, intentar identificar al autor o autores de las fotografías también publicadas en este medio, para lo que trabajan con los informes obtenidos en los interrogatorios de la tarde de ayer.

El Ministerio de Defensa salió este miércoles al paso de las informaciones sobre los entrenamientos de soldados con material antidisturbios publicadas por este diario mediante la difusión de un comunicado destinado al director de Público. En la misiva, el portavoz del Ministerio de Defensa afirmaba con rotundidad que estos ejercicios ni eran "inéditos" ni "extraños", más bien al contrario.

Para Defensa, estas prácticas en "control de masas de civiles" son "habituales" en unidades que suelen tener como destino misiones en zonas de conflicto y que forman parte del entrenamiento de la tropa. Al parecer esta "normalidad" queda en entredicho cuando se ha conocido la preocupación entre los mandos del Lusitania nº8 es dar cazar a los autores de los vídeos y las fotografías que, si haceos caso al Ministerio, no eran sino unos ejercicios de lo más rutinario.