Publicado: 04.01.2016 12:10 |Actualizado: 04.01.2016 16:32

Rull: "Mas seguirá siendo nuestro candidato"

CDC cierra filas con el president y lamenta que la CUP decidiera "que la ideología es más importante que la independencia". Aunque será Mas quien mañana anuncie si hay o no elecciones anticipadas, abre la puerta a una reedición de Junts Pel Sí.

Publicidad
Media: 1
Votos: 2
Comentarios:
Artur Mas, este lunes. EFE

Artur Mas, este lunes. EFE

BARCELONA.- El coordinador general de Convergència Democràtica de Catalunya (CDC), Josep Rull, ha afirmado esta mañana que el partido no contempla un candidato alternativo a Artur Mas tras el 'no' de la CUP a su investidura. "No modificaremos nuestra posición. Artur Mas seguirá siendo nuestro candidato de forma unánime", ha explicado ante los medios tras la reunión del comité ejecutivo nacional del partido, que ha durado más de dos horas y ha sido, según sus palabras, una de las "más participativas".

La primera valoración pública del partido liderado por Mas al veto de la CUP ha estado cargada de reproches. No en vano, Rull ha invertido la mayor parte de la comparecencia en atizar a los cupaires, de quienes ha lamentado que, para ellos, "la ideología y la revolución es más importante que la independencia". También les ha acusado de "falta de madurez" y "miedo al compromiso": "No se puede construir la independencia sin asumir los riesgos de pactar con aquellos que piensan distinto", ha añadido. Es por eso que la cúpula convergent se ha mostrado especialmente dolida en el comité ejecutivo de esta mañana: "El rechazo a Mas es un rechazo a CDC. Nos sentimos interpelados por el 'no'. Pero el procés no se gana vetando, se gana votando y sumando", ha manifestado. Asimismo, Rull ha vuelto a defender la exigencia de JxSí de apostar por Mas porque, de lo contrario, "el mensaje que estaríamos trasladando es el de que una expresión minoritaria y más radical está cogiendo las riendas del proceso". Y ha agregado lo que, a su juicio, representa otra paradoja: "su decisión de no investir a Mas les convierte en un aliado de los poderes fácticos del estado español".




Rull ha aprovechado para defender a su partido y a Junts pel Sí en las negociaciones que durante los últimos tres meses han mantenido con la CUP y ha desvelado que no siempre han percibido la misma actitud en la otra parte negociadora. "Hemos negociado de forma intensa y honesta pero nos hemos encontrado con interlocutores pasivos", ha subrayado en más de una ocasión. "Nos han hecho perder el tiempo", se le ha escapado durante el turno de preguntas, porque "no han estado capaces de hacer operativa esa gran mayoría independentista del pasado 27-S". En la retahíla de dardos envenenados, Rull también ha hecho referencia al plan de choque al que JxSí se comprometió con la CUP de aceptar finalmente la investidura a Mas: "Los que iban a recibir los recursos de este plan también son damnificados por su 'no'".

Aunque no ha querido confirmar que vaya a haber elecciones anticipadas -"solo a Mas le corresponde convocarlas", ha dicho- sí ha abierto la puerta a una reedición de Junts pel Sí. En este sentido, Rull se ha limitado a responder que, de haber comicios, "exploraremos esta fórmula porque fue una herramienta ganadora". Una declaración de intenciones para su socio en el Parlament, ERC, quien esta tarde celebra una reunión de su ejecutiva nacional para valorar las consecuencias del no de la CUP. El número 2 de los republicanos en el Congreso, Joan Tardà, ya ha manifestado su opinión en las redes sociales. "Momento de grandes decisiones y patriotismo. Si Mas da un paso al lado y cede la Presidencia a un miembro de su partido, hacemos Govern y el proceso va hacia adelante", ha tuiteado desde su cuenta personal. Un deseo que choca frontalmente con la decisión de CDC de no retroceder ni un milímetro en su apuesta por Mas.

Rull también ha querido lanzar un mensaje de optimismo entre los militantes de su partido e independentistas en general. "El compromiso con la independencia sigue existiendo y es inalterable", ha comentado, "aunque la CUP haya decidido que la unidad no nos hará libres y, por lo tanto, el estado español seguirá tomando decisiones por nosotros".

Artur Mas. EFE

Artur Mas. EFE


En el comité ejecutivo nacional de CDC también ha asistido el presidente en funciones, Artur Mas, quien ha declarado a su llegada a la sede del partido sentirse "tranquilísimo" y "con ganas de plantar cara a Madrid y a las fuerzas de aquí, que no lo ponen nada fácil" (http://www.publico.es/politica/mas-ganas-plantar-cara-madrid.html). Han sido sus primeras palabras tras el 'no' definitivo de la CUP a su investidura. Mañana hablará con más tranquilidad y probablemente con más contundencia en el Palau de la Generalitat tras la reunión semanal del gobierno catalán. En dicha comparecencia el President podría oficializar un adelantamiento electoral que el calendario enviaría a principios del mes de marzo.

Por su parte, la diputada de la CUP Anna Gabriel ya había pedido esta mañana a Junts pel Sí (CDC y ERC) que hiciera un "replanteamiento" para evitar unos nuevos comicios y garantizó que su formación daría apoyo "unánime" como presidente de la Generalitat al líder de ERC, Oriol Junqueras, o al independiente Raül Romeva (exICV).