Público
Público

Celia Villalobos: "No conozco en el PP a nadie que defienda el sistema de pensiones más que yo"

"Yo no voy a decir tonterías en un tema tan serio y tan importante como es las pensiones", dice la presidenta de la Comisión del Pacto de Toledo, en una entrevista cuando las movilizaciones de jubilados continúan en las calles. 

Publicidad
Media: 2.33
Votos: 9

Celia Villalobos nos recibe en su despacho en el Congreso de los Diputados

Esta semana, en la reunión del Pacto de Toledo en el Congreso de los Diputados se han escuchado más que palabras. Testigos presenciales dicen que los gritos se oyeron incluso desde fuera de la sala.

La diputada del PP, Celia Villalobos,es la presidenta de esa comisión, en la que se debate el futuro de las pensiones, y no puede contar nada de lo que ocurre a puerta cerrada. Pero se muestra esperanzada de conseguir un acuerdo y se atreve a explicar sus últimas declaraciones tan controvertidas. 

Doña Celia, usted preside la Comisión del Pacto de Toledo en el Congreso de los Diputados, que es el órgano instaurado en 1995 para tratar de sacar del rifi-rafe político y del barro electoral el tema de las pensiones. ¿Usted cree que lo consigue?

Ha funcionado hasta ahora. Yo tengo la esperanza de que seamos capaces de superar determinadas presiones para conseguir el objetivo del consenso, como ha sido siempre, en el pacto de Toledo. Es una obligación que tenemos los parlamentarios. Yo por mi parte estoy poniéndolo todo, toda la carne en el asador y hay motivos para pensar que sí. Mire, en los últimos cinco años se han incrementado las cotizaciones a la seguridad social en dos millones doscientos mil. Luego, yo estoy convencida de que vamos a conseguir los objetivos.

Usted ve las manifestaciones en la calle y ¿qué le parecen?

Mire, yo tengo 68 años. He vivido mi juventud y mi primera mayoría en un estado totalitario, donde no te manifestabas, tres era manifestación. Como comprenderá, las manifestaciones me parecen absolutamente protegidas por nuestra Constitución. Puedo compartirlas, en algún momento, o no compartirlas, pero siempre me parecen bien.

¿Y cree que las dos cosas que piden los pensionistas son viables: la vuelta a la subida de las pensiones según el IPC y la supresión del Factor de Sostenibilidad que entrará en vigor en 2019?

Bueno, eso es lo que se está hablando en el Pacto de Toledo. Yo como presidenta de la Comisión no puedo tener un criterio. Durante estos últimos cuatro años no se ha perdido poder adquisitivo de las pensiones y, por lo tanto, lo que tenemos que hacer es enfrentarnos al futuro y lo tendremos que hacer entre todos. Tendremos que buscar soluciones y soluciones realistas. Porque decir el IPC y punto… Los portavoces en la comisión, todos, tienen la obligación de decir qué proponen hacer y de dónde van a sacar el dinero para mantenerlo en el tiempo y eso es lo que debatiremos en los próximos meses.

Ya. Y dice que el deseo es que pase todo por el Pacto de Toledo y que se consiga un acuerdo pero, sin embargo, la reforma del PP no pasó por el pacto.

Efectivamente. Es cierto que la reforma del 2013 no pasó por el Pacto de Toledo, y lo dice el propio Pacto de Toledo. Exactamente igual que la del 2011, que fue del PSOE, donde –como sabe- congelo las pensiones y subió la edad de jubilación. Y en esto, en el Pacto de Toledo, había partidos que no estaban de acuerdo. De hecho el Partido Popular votó en contra del incremento de la edad de jubilación. El señor Sánchez estaba allí sentado y votó que sí a la congelación y al aumento de la edad de jubilación y ahora se está poniendo muy estupendo. Bueno. Si es presidente del Gobierno espero que tenga la capacidad suficiente para enfrentarse a los problemas que tiene tener que resolver los problemas de ser presidente del gobierno.

Lo que pasa es que eso lo único que demuestra es que tanto el PP como el PSOE cuando les interesa pasan del Pacto de Toledo.

Bueno. Ha habido momentos. Vamos a ver… Lo que hace el Gobierno, tanto en un caso como en otro, es que interpreta lo que dice el Pacto de Toledo de una forma determinada y después del Pacto de Toledo dice: oiga, no estamos de acuerdo en esto. Eso pasó en el 2011 y lógicamente volvió a pasar en 2013. Pero en líneas generales el pacto ha sido siempre sólido. Ha habido muchas más reformas en el seno de la Pacto de Toledo desde el año 95, como por ejemplo, el complemento a mínimos, que hace que la pensión mínima no pueda ser inferior a 600 Euros.

¿Usted cree que se le ha malinterpretado?

"Se me ha malinterpretado, además con mucha mala leche"

Estoy bastante acostumbrada, para mi desgracia, a que me malinterpreten y más en este tema. Mire yo no conozco en el partido popular a nadie que defienda el sistema nacional de pensiones más que Celia Villalobos porque creo profundamente en él, porque creo que es un derecho adquirido. Creo que es un salario diferido de los trabajadores y, por lo tanto, para mí eso es sagrado. Y sí, se me ha malinterpretado, además con mala leche, con mucha mala leche.

¿Qué fue lo que no se entendió de lo que usted dijo en aquella entrevista, que ha levantado tantas ampollas? ¿Era quizás un aviso? ¿Estaba diciendo usted ahorremos, cuidado?

Yo dije dos cosas. Una, que hay países de la Unión Europea que tienen pensiones complementarias de las empresas. En España no la tienen nada más que un par de ellas. ¿Eso qué significa? Eso significa que las empresas ponen dinero para que ese trabajador, cuando se tenga que jubilar, aparte de la pensión pública tenga una complementaria. Que no tenga que ser una complementaria, como pasa en España, ahora mismo, donde tú individualmente pones dinero. No.

¿Usted se refería a las empresas?

Sí. Las empresas. Eso pasa en Alemania, en Francia… Pasa en la mayoría de los países europeos. Y yo puse un ejemplo de Dinamarca. No estaba hablando de España para nada. Tú no puedes ahorrar dos euros al día, eso es una estupidez. Y yo no voy a decir tonterías en un tema tan serio y tan importante como es las pensiones. Repito: yo estaba hablando de fondos de empresa, que no son individuales, que son voluntarios para los trabajadores, que acompañan al trabajador cuando se van de esa empresa, que forma parte de su mochila de pensiones, que le complementa la pensión pública como en Alemania, en Francia, en Italia. Y que eso que no existe en España tenemos que obligar a las empresas a que lo hagan. Eso era mi argumento.

Pues se entendió muy distinto.

Bueno, porque quitaron parte de mi intervención, igual con mala intención. Y otra de las cosas que dije era sobre la edad de jubilación, que hoy está en los 65 y nueve meses – me parece-. Conté que había habido una persona, que había comparecido, que con 70 años podía presidir la comisión del ministerio de Hacienda que reforma los impuestos, cuando gobernaba el PSOE y cuando gobernaba el PP y, sin embargo, no podía darle clase en su universidad a sus alumnos. Y hablé de ese caso concreto. ¿Eso significa que haya que aumentar la edad de jubilación? Si yo voté en contra de que pasara de 65. ¿Cómo voy a decir ahora con 80? ¡Qué tontería! Pero bueno, a lo mejor, debí ser más políticamente correcta, menos espontánea y menos sincera, cosa que en política, la sinceridad, está muy mal pagada.