Publicado: 16.02.2016 12:31 |Actualizado: 16.02.2016 20:10

Cerca de 300 policías municipales persiguen al concejal de Seguridad de Madrid, que se refugia en un bar

Uno de ellos ha arrancado el teléfono móvil de las manos a una periodista y se lo ha lanzado a otra que cubría la protesta. El Colectivo Profesional de Policía Municipal se ha concentrado este martes contra la "falta de diálogo" con el área que preside Javier Barbero

Publicidad
Media: 2.81
Votos: 26
Comentarios:
El concejal de Salud, Seguridad y Emergencias de Madrid, Javier Barbero (d), a la salida hoy de las dependencias municipales, se introduce en un coche mientras es increpado por los asistentes a una concentración de policías municipales, en los alrededores

El concejal de Salud, Seguridad y Emergencias de Madrid, Javier Barbero (d), a la salida hoy de las dependencias municipales, se introduce en un coche mientras es increpado por los asistentes a una concentración de policías municipales, en los alrededores de la Plaza Mayor, contra la decisión del Ayuntamiento de Madrid de suprimir una de las Unidades Centrales de Seguridad de la Policía Municipal. EFE/Chema Moya

MADRID.- Unos 300 policías municipales convocados por el Colectivo Profesional de Policía Municipal (CPPM) se han concentrado este martes en la Plaza de la Villa por la "falta de diálogo" con el área que preside el delegado de Salud, Seguridad y Emergencias, Javier Barbero, al que han perseguido por toda la calle Mayor al grito de "dictador" y que ha tenido que 'refugiarse' en un bar junto al director general de la Policía Municipal, Andrés Serrano.

Durante la protesta, uno de los policías municipales que gritaba contra Barbero ha agredido a una periodista al arrancarle el teléfono móvil de las manos y lanzarlo contra otra informadora que estaba cubriendo los hechos.



Barbero ha salido de la comisión ordinaria de Seguridad por la puerta principal de la Casa de Cisneros, desde donde ha sido perseguido por toda la calle Mayor por los manifestantes que, entre fuertes insultos, coreaban 'Menos abrazos, más seguridad', 'Llama ahora a las UCE' y 'Sí se puede'.

Barbero ha sido perseguido al grito de 'dictador' por toda la calle Mayor

Entre los sindicatos presentes estaban CPPM, CSIT y CSI-F. Finalmente el delegado y el director general de la Policía Municipal han tenido que resguardarse en un bar en una calle aledaña a Mayor. El coche en el que se han marchado ha sido zarandeado por los manifestantes.

El delegado Barbero ha asegurado a la prensa minutos antes que sí ha habido reuniones con los sindicatos y que la última, de hecho, fue el viernes pasado. Desde CPPM han explicado a Europa Press antes de la persecución al edil que la protesta responde a "la ausencia de diálogo" ya que el concejal se presentó con un plan director de lo que será la nueva Policía "en la mesa". El desmantelamiento de una de las Unidades Centrales de Seguridad (UCE), conocida popularmente como la unidad antidisturbios de la Policía, fue "la gota que colmó el vaso".

Javier Barbero ha explicado a la prensa que las dos UCE "se han quedado en una, es decir, que no se desmantelan". Lo que hace el área es "fortalecer las 22 unidades integrales de distrito porque es el trabajo de la Policía Municipal por excelencia".

"Los recursos hay que sacarlos de algún sitio en aras de una reorganización que estamos haciendo. Siempre va a haber unidades de refuerzo en los distritos. Hay que mesurarlas en función de los recursos que tenemos y de las prioridades", ha informado.

CSIF se desmarca de los actos violentos

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas, se ha desmarcado hoy de los actos de hostigamiento protagonizados durante la concentración convocada por otro sindicato en la Plaza de la Villa contra la decisión de suprimir una de las dos Unidades Centrales de Seguridad (UCS) de la Policía Municipal.

CSIF ha mostrado su más absoluto rechazo a cualquier acto de violencia u hostigamiento y recalca que ningún afiliado a este sindicato ha participado en dichas acciones. CSIF es un sindicato negociador y entre nuestros principios fundacionales figuran el respeto a la Constitución, el ejercicio de la democracia y el rechazo de cualquier tipo de violencia.

Asimismo, ha sacado pecho por la decisión municipal de no desmantelar una de las dos unidades de policías antidisturbios ya que el sindicato presentó ante los juzgados un recurso contencioso-administrativo la semana pasada contra la decisión del consistorio de desmantelar una de los dos unidades.