Público
Público

El cerebro del 'tamayazo' ofrecía los servicios del pequeño Nicolás para arreglar visados a empresarios

El economista José Luis Balbás vuelve a aparecer vinculado al presunto estafador. Esta vez ha sido un empresario quien le señala como la persona que le puso en contacto con el veinteañero, quien le pidió 50.000 euros por agilizar trámites administrativos. 

Publicidad
Media: 3.71
Votos: 7
Comentarios:

A José Luis Balbás, abogado y militante del PSOE, se le vincula con los dos tránsfugas socialistas - Eduardo Tamayo y María Teresa Sáez-  que dieron la presidencia de la Comunidad de Madrid a Esperanza Aguirre, en 2003.  

@patricialopezl

MADRID-. Daniel Li Cordova, ex directivo de Air Europa durante la fallida aventura china de esta compañía aérea, fue uno de los empresarios que entablaron negocios con el pequeño Nicolás a través de José Luis Balbás, presunto cerebro del golpe de salón conocido como Tamayazo que llevó a Esperanza Aguirre a la presidencia de la Comunidad de Madrid en 2003 gracias a la incomparecencia de dos diputados socialistas.

Que Francisco Nicolás Gómez Iglesias pudiera concertar reuniones en el despacho del ex secretario de Estado de Comercio, Jaime García Legaz, era un buen reclamo para que Balbás pudiera convencer a empresarios como Li de que el veinteañero era una mediador ideal para determinados negocios, como desveló Público, por los que el pequeño Nicolás llegó a pedir hasta 50.000 euros. 

Así se lo explicó la pasada semana al titular del Juzgado de Instrucción Número 2, Arturo Zamarriego.  Porque más de dos años después de que fuese detenido el pequeño Nicolás, y tras quedar el caso medio estancado debido a los recursos empleados en investigar la grabación ilegal a agentes del Centro Nacional de Inteligencia y a dos investigadores de Asuntos Internos, comienzan a pasar ante el juez empresarios que aparecen en las anotaciones incautadas por la Policía el 14 de octubre de 2014 en el registro de su domicilio, así como los entregados por Público al procedimiento.

Agilizar visados para ciudadanos chinos

Los negocios que vinculan a Balbás y al presunto estafador que constan en el sumario son muy diversos. Desde otorgarle un poder para vender la colección de cuadros Zanchi, a facturas por servicios no prestados a empresarios que habían sido captados por el pequeño Nicolás. Balbás incluso le presentó al exministro Miguel Ángel Moratinos para su aventura en Guinea Ecuatorial. Pero David Li ha abierto una nueva línea de negocio, la de agilizar trámites administrativos para conseguir visados a ciudadanos chinos.

Fue en la Semana Santa de 2014. Daniel Li ya no estaba en Air Europa y se promocionaba a través de las redes sociales como chairman (presidente ) de DLC Grupo Asian Pacific Limited, establecida en Hong Kong. La citada sociedad supuestamente tenía actividad también en Shanghay (donde residía Li), Barranquilla (Colombia), Madrid y Barcelona.

Según su declaración judicial, Li conoció al pequeño Nicolás "en la oficina de José Luis Balbás". El motivo era "un tema de visados, que le denegaban". Daniel Li lo comentó con Balbás, a quien conocía de antes, y éste le dijo que "Gómez Iglesias conocía a alguien que podría solucionarlo". 

La mejor carta de presentación eran las fotografías que Nicolás guardaba en su móvil con Jaime García Legaz, Esperanza Aguirre o el empresario Arturo Fernánez, y el discurso de que "conocía a tanta gente a través del PP" porque "trabajaba en colaboración con los jóvenes del PP". Jamás se le hizo pasar por miembro del CNI o de la Vicepresidencia del Gobierno. 

Así fue como Li picó el anzuelo y después, como en otros casos que Público ha podido confirmar, llegaba el ofrecimiento de una presunta ayuda gratuita. En este caso pasaron dos meses, según la declaración, hasta que el pequeño Nicolás acabó necesitando dinero. Según Li, el presunto estafador le dijo que "necesitaba arreglar el chalet donde vivía y le pidió prestados 50.000 euros". Como le daba largas o "falsas expectativas para arreglar el tema de los visados" y él vivía entonces en China, le acabó entregando 5.000 euros en dos pagos de 2.500. 

Los negocios de Arturo Fernández

Como la fama del pequeño Nicolás se propagaba de boca en boca, y ningún empresario ha querido confirmar si realmente le llegó a solucionar algunos de sus problemas o negocios, Daniel Li explicó otro de los proyectos que se gestaron en esta alianza entre José Luis Balbás y el pequeño Nicolás.  

Público desveló, gracias a una documentación del pequeño Nicolás que nos entregó alguien cercano a él, que Daniel Li y otro empresario, Erik Aaron Lara, ya habían tenido relación tanto con Balbás como con el pequeño Nicolás como posibles compradores de una empresa de el exdirectivo del CEIM (Circulo de Empresario e Inversores Madrileño), Arturo Fernández. 

Fue José Luis Balbás quien presentó a Arturo Fernández tanto al pequeño Nicolás como a Erik Aaron, supuesto "representante de un fondo judío", como explicó el empresario a Público. Inmerso ya en un concurso de acreedores, el expresidente de los empresarios madrileños buscó quién le comprase sus acciones en una empresa. Asesorado por Balbás, supuestamente Arturo Fernández se creyó que Nicolás era el representante de Aaron y llegó hacer una venta ficticia de esas acciones por valor de 4 millones de euros, según la investigación. 

Erik Aaron, judío de origen chileno, había conocido a su vez al pequeño Nicolás y a Balbás a través de Sergio Martínez de la empresa Inmofiban, al igual que Ángel Martín de ACO –empresa que tenía alquilado el chalé de El Viso donde supuestamente residía el veinteañero–, según le contaron estos empresarios a Público

De presentación en presentación, algunos de ellos llegaron a reunirse con el entonces secretario de Estado de Comercio, a quien el pequeño Nicolás intentó extorsionar, después de ser detenido, con difundir grabaciones que tenía de las reuniones con estos empresarios. Esto fue lo que le pasó a Daniel Li, quien junto a Enrik Aaron fueron recibidos por García Legaz en su despacho del Ministerio de Economía en la Semana Santa de 2014. Aunque Li asegura que la reunión con Legaz "no tenía nada que ver con los visados". 

Por su parte, José Luis Balbás, aseguró a Público, cuando le preguntó por estos hechos, que conoció a Nicolás a través de este inversor cuando pretendía comprar unos edificios en Madrid.