Público
Público

Cese de Albiol El PP no decidirá sobre el futuro de Albiol hasta que esté constituido el Parlament

Génova retrasa la toma de "decisiones" internas mientras prepara una agenda de actividades con la que pretende contrarrestar la fuga de votos que se fue a Ciudadanos.

Publicidad
Media: 4
Votos: 1

El coordinador general del PP, Fernando Martínez-Maillo, y el líder del PPC, Xavier García Albiol, en una imagen de archivo. EFE/Quique García

El 17 de enero. Hasta esa fecha -como mínimo- no se desvelará el futuro de Xavier García Albiol al frente del PPC. El líder de los conservadores catalanes acudirá a Génova el próximo lunes, pero queda descartada ninguna toma de decisión sobre su cargo hasta que se haya constituido el Parlament.

Así lo aseguró el coordinador general de la formación, Fernando Martínez-Maillo, que negó que una reestructuración interna sea una de las prioridades del partido. "Él no nos ha trasladado nada de ninguna dimisión, sino de una toma de decisiones", respondió el número tres del PP a este diario sin querer confirmar ni negar que el cese de Albiol vaya a ser una realidad en un futuro próximo. 

Todos los conservadores se dieron de plazo hasta "después de Navidades" para "reflexionar" y "buscar soluciones" a la debacle electoral del pasado 21-D. Con sólo cuatro diputados, son última fuerza, tienen un agujero millonario y se han quedado sin grupo parlamentario propio. Es el peor resultado de la historia del PPC, pero Albiol no quiso dimitir de inmediato. "Eso sería lo fácil", sentenció el 22, justificándose con que "lo primero" era pensar en Catalunya. 

Génova no niega el cese de Albiol, pero descarta que sea inminente: "No vamos a introducir más elementos de inestabilidad innecesarios"

Ahora en Génova, donde no han querido respaldarle del todo -y no es la primera vez que le contradicen- , usan el mismo argumento. "Las Navidades ya han pasado, nos reuniremos con el PPC y tomaremos decisiones, pero hay un orden de prioridades y la primera es, el 17, la constitución del Parlament", contestó Maillo ofreciendo su apoyo a Ciudadanos tanto para presidir la Cámara como para que Inés Arrimadas intente formar Govern. "No vamos a introducir más elementos de inestabilidad innecesarios: la prioridad es Catalunya y luego ya habrá días de análisis y decisiones", zanjó.

Del mismo modo, dejó para otro día el análisis de aciertos y errores de la campaña en Catalunya. En ella no sólo participó Albiol, pero queda descartada cualquier asunción de responsabilidad por parte de ningún miembro del Gobierno ni de la dirección nacional del PP. La estrategia ahora es intentar redefinir su discurso para poder contrarrestar la fuga de votos que se fue a los naranjas.

Para empezar, el propio Rajoy ha convocado a la Junta Directiva Nacional -el máximo órgano del partido entre Congresos- para el próximo lunes. A ella acudirán todos los barones -Albiol incluido-, los presidentes autonómicos, ministros, algunos diputados y senadores y, por supuesto, toda la cúpula del PP. El objetivo es definir una agenda "propia" que incluirá un "calendario potente e intenso" para este 2018.

¿La excusa? Oficialmente, prepararse para las futuras elecciones autonómicas y municipales del 2019, recuperar la "cercanía" con la ciudadanía y reforzar su imagen de "potentísima estructura territorial". "Somos el partido con más concejales, más alcaldes, que tiene representación en todos los parlamentos autonómicos, diputaciones, cabildos y consells", presumió Maillo. Frente a ellos, Ciudadanos -le faltó decir-, que no gobierna ningún Ayuntamiento en Catalunya, ni tiene representación en Galicia o Euskadi, por ejemplo.

La táctica, aunque lo nieguen, es hacerse valer frente a sus socios. La relación entre ambos partidos no pasa por su mejor momento, sobre todo después de que los de Albert Rivera, crecidos por el resultado en Catalunya (son la fuerza más votada y tienen 36 escaños),  amenazaran con no aprobar los Presupuestos Generales de Rajoy para el 2018 si el PP no cumple con el pacto de investidura. 

Presumir de la gestión económica de Rajoy e intentar desacreditar a Ciudadanos:  la nueva estrategia del PP para recuperar votantes

Los sondeos, además, confirman el efecto carambola que sí se extendería de Catalunya al resto de España en lo que al robo de votos de Cs a los conservadores se refiere. Sin embargo, en Génova siguen defendiendo que "la mejor encuesta son las urnas" y pretenden restar importancia al discurso de los naranjas: "Es ciencia ficción", zanjó Maillo tras recordar que en las generales de 2016 el PP obtuvo más diputados catalanes que el propio partido catalán. “Algunos, de tanto mirar las encuestas van a acabar muriendo de éxito”, les criticó Maillo tras acusarles de opinar e ir "donde sople el viento", así como de  tener "miedo a gobernar, a asumir responsabilidades".

Para hacer frente a sus mayores competidores -por compartir el mismo espectro electoral-, el PP prepara ya su argumentario. Por un lado, arremeter contra el discurso de "transparencia" y "regeneración" de Cs apelando al informe desfavorable que el Tribunal de Cuentas ha emitido sobre su financiación. Por otro, haciendo valer su gestión frente a la inexperiencia de los naranjas en los más altos cargos de la Administración.

De hecho, los conservadores han difundido ya las líneas generales de su discurso: "España ha cerrado el 2017 con un crecimiento del PIB del 3,1%"; "En los últimos dos años se han creado más de 2 millones de empleos"; "Los PGE para 2017 se aprobaron con el apoyo de siete fuerzas parlamentarias" o "El Gobierno ha enviado al Parlamento más de 40 propuestas legislativas" son algunas de ellas. También presumen del (fallido) Pacto de Estado contra la Violencia de Género y prometen echar el resto para alcanzar cuanto antes el de Educación, las pensiones o la financiación autonómica. Todo para contrarrestar la imagen inmovilista de Rajoy. Todo para intentar salvar los restos del PPC.