Publicado: 28.01.2016 16:10 |Actualizado: 28.01.2016 16:10

El CGPJ relega al presidente progresista del TSJ de Catalunya y coloca al moderado Barrientos

Gimeno fue muy conestado por el Poder Judicial por su gestión de la querella contra Mas por el 9-N. El nuevo presidente considera que el soberanismono no es el escenario "más idóneo" para mantener una relación fluida con las instituciones catalanas.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
El hasta ahora presidente del TSJC, Miguel Ángel Gimeno (i.), y su sustituto Jesús María Barrientos (d.)

El hasta ahora presidente del TSJC, Miguel Ángel Gimeno (i.), y su sustituto Jesús María Barrientos (d.)

MADRID.- El Pleno del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) ha relegado este jueves al actual presidente del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), Miguel Ángel Gimeno, y ha colocado en su lugar al magistrado que preside la Sección Octava de la Audiencia Provincial de Barcelona, asociado a la moderada Francisco de Vitoria (FdV), Jesús María Barrientos, y que ha recabado los votos de 12 de los vocales.

Gimeno no renovará de este modo al frente de éste órgano clave, en el que se investigaría y juzgaría por desobediencia a los miembros del Gobierno catalán en caso de que no acataran la inconstitucionalidad de la declaración independentista. Además, este órgano se ocupa de la instrucción de la causa contra el expresidente Artur Mas y otros cargos por la organización de la consulta del 9-N.



Precisamente, Gimeno, en su día portavoz de la asociación progresista Jueces para la Democracia (JpD), fue muy cuestionado por el ala conservadora del Poder Judicial por su gestión de la querella contra Artur Mas. Incluso llego a ser abroncado por el presidente del órgano de gobierno de los jueces, Carlos Lemes, disgustado por la  la tardanza con la que se llevaba este asunto.

El nuevo presidente deberá enfrentarse a las probables consecuencias jurídicas del proceso independentista. Durante las entrevistas a los que los aspirantes se sometieron el pasado 12 de enero ante el CGPJ Barrientos se refirió a la "preocupante situación" provocada por las intenciones del actual equipo de gobierno, que ha anunciado que desarrollará el "acuerdo de desconexión". El juez indicó que "ese escenario futuro de ruptura de las relaciones en el campo institucional de la comunidad autónoma" provoca un marco "muy delicado desde la perspectiva del cargo".

También aseguró que existen un centenar de vacantes en la planta judicial catalana, provocadas --dijo-- por la inestabilidad creada por la "situación peculiar" que se vive en la comunidad autónoma, y las "incertidumbres" que ésta provoca.

Llegó a mencionar la causa abierta tras la consulta del 9-N para proponer que se eviten situaciones como la que ha generado que el juez Joan Manel Abril, haya sido designado instructor de la querella contra Mas cuando fue elegido magistrado para el TSJC a propuesta del Parlament catalán. "Uno de los compañeros de procedencia parlamentaria investiga ahora a tres miembros del Govern", recordó Barrientos, planteando que estos magistrados propuestos por el Parlament, "corran turno" en el reparto de las causas que afecten a aforados.

Reelegidos los presidentes de otros cuatro TSJ

Gimeno ha sido el único de los cuatro actuales presidentes de TSJ que aspiraban este jueves a la reelección que no ha obtenido la confianza del CGPJ.

El Consejo ha refrendado en el cargo a José Luis Concepción como presidente del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León. Los vocales del órgano de gobierno de los jueces, presidido por Carlos Lesmes, han reelegido a Concepción, por quince votos favorables de un total de veintiuno, frente a Carlos Javier Álvarez Fernández, magistrado de la Audiencia Provincial de León, y María José Renedo Suárez, presidenta de la Sala de lo Social del TSJ de Castilla y León.

La presidencia del TSJ de Castilla-La Mancha ha quedado de nuevo en manos de Vicente Rouco, reelegido por 18 votos mientras que la del Tribunal Superior de Andalucía se ha asignado por unanimidad a Lorenzo del Río, único aspirante a esta plaza.

En el caso del TSJ de Valencia, la magistrada Pilar de la Oliva ha obtenido la reelección como presidenta del alto tribunal valenciano tras cinco años en el cargo. La valenciana llegó al tribunal en octubre de 2010, en sustitución de Juan Luis de la Rúa, en un momento en el que estaban pendientes asuntos de gran interés político y mediático como el conocido caso de los trajes que sentó en el banquillo de los acusados al entonces presidente de la Generalitat Francisco Camps.