Publicado: 20.09.2015 15:13 |Actualizado: 21.09.2015 07:42

“El Chile de Pinochet y la Venezuela de Maduro son regímenes distintos con cosas en común”

La responsable de Política Municipal del PSOE tampoco desautoriza a Felipe González que, según cree, “se refería a que ambos tienen presos políticos”. Según Lastra, “lo que hay que hacer es defender siempre los DDHH y la libertad”.

Publicidad
Media: 2.50
Votos: 6
Comentarios:
Adriana Lastra

 

MADRID.- Acababa de cumplir los 18 años cuando se afilió al Partido Socialista de su Ribadesella natal; con 20 ya se había convertido en la jefa de las Juventudes Socialistas del concejo asturiano; a los 28 era diputada del Principado; desde los 35, Adriana Lastra tiene despacho en Ferraz como sustituta de Gaspar Zarrías al frente de la Secretaría de Política Municipal del PSOE.

Parece tener prisa la asturiana que, según se dice, podría ser cabeza de lista para las generales por su tierra. Cuenta en su perfil tuitero que, siendo la “tercera de cinco hermanos, sobrevivió”. También resistió este fin de semana al pleno de la Federación Española de Municipios y Provincias, que su partido ha reconquistado tras cuatro años de presidencia conservadora.



Entre felicitaciones y regañinas del PP, @Adrilastra atiende a Público… a algo más de 140.

Reconquistada la FEMP...

Y muy feliz porque vuelve a ser el espacio reivindicativo que los socialistas y los municipalistas de toda España siempre quisimos que fuera. Vuelve a recuperar el espíritu de representación real de todos los españoles frente al Gobierno de la nación.

Sin lista unitaria… ¿por qué?

No podíamos llegar a un acuerdo con un PP que apoyaba la reforma local contra la que nosotros lideramos un recurso ante el TC de más de 3.000 ayuntamientos.
No es un problema de forma sino de fondo. El PP está en la Junta de Gobierno por sus propios votos. Pero no defendemos lo mismo y, por tanto, no podíamos llegar a una candidatura unitaria.

Los populares les han acusado de haber “impuesto el rodillo” y de pactar “con independentistas y radicales”.

Hemos llegado a acuerdos con muchas fuerzas políticas porque lo que queremos es que los municipalistas de toda España estén en los órganos de gobierno de la FEMP.
Si lo dicen por Convergencia, me quedo estupefacta. ¿Qué pasa? ¿Que el PP no considera españoles los ayuntamientos y los alcaldes catalanes?
Nosotros sí. Y como los consideramos tan españoles como el resto, queremos que estén en la Junta de Gobierno.

Sobre Catalunya

Abel Caballero, flamante presidente, ha prometido que lo primero será coordinar los ayuntamientos para la acogida de refugiados. Eso es imposible sin el Gobierno.

Lo que está haciendo la FEMP es exigirle al Gobierno de España que cumpla con la legalidad internacional y que abra la frontera para que vengan los refugiados.
Y la FEMP está poniendo a los 8.1000 ayuntamientos españoles a disposición del Ejecutivo para acogerlos es sus municipios.

¿Cómo gestionaría esta crisis el PSOE si estuviera en el Ejecutivo?

De la mano del resto de la UE y respondiendo a las expectativas de la sociedad -una sociedad solidaria como lo han sido los gobiernos del PSOE- respetando los acuerdos y la legalidad internacional. Y, por lo tanto, acogiendo a los refugiados.

Pero en la UE, como ocurrió con Grecia, parece que la socialdemocracia está a lo que diga y haga Alemania.

La socialdemocracia está exigiendo a la UE que se ponga de acuerdo lo primero. Y está pidiendo celeridad y respeto a la legalidad internacional. El grupo socialista europeo y los gobiernos socialdemócratas están exigiendo que se cumplan la Convención de Ginebra y los Tratados de Nueva York.

Por cierto, a ver si puede responder usted: ¿Quién es el Jeremy Corbyn español?

No hay Jeremy Corbyn español.

Sobre Pinochet y Felipe González

Hay quien en su partido cree que el PSOE debería hacer ese viraje a los orígenes que está haciendo el laborismo británico.

De momento, lo que ha hecho el laborismo es elegir un líder, pero no ha cambiado de discurso radicalmente. Nosotros elegimos hace poco más de un año al nuestro en elección directa de los militantes. Ese líder es Pedro Sánchez. Y el partido cambió como exigía la militancia. Por eso ahora estamos en disposición de ganar las elecciones generales. Porque entendimos lo que nos decía la sociedad.

Sitúe a su partido en ese cambio. Si el 1 es la derecha extrema, y el 10 la extrema izquierda ¿dónde está el PSOE?

En el 5,5; en el 6. Representamos la centralidad en este país. Somos la socialdemocracia; el partido que mejor representa a este país, que es de centro-izquierda como el PSOE.

Y a Felipe González… ¿dónde lo coloca?

Puedo colocar al partido. A personas en concreto, no. Lo colocaría como al partido en su conjunto: en el centro-izquierda.

¿Cree usted que el Chile de Pinochet respetaba más los DDHH que el régimen de Nicolás Maduro?

El PSOE defendió a la sociedad chilena durante el régimen de Pinochet. Y el PSOE está defendiendo a la sociedad venezolana con el régimen de Maduro. Y con eso me quedo.
No voy a entrar a comparar unos y otros. Lo que hay que hacer es defender siempre los DDHH, la legalidad internacional y la democracia. Lo hicimos en Chile y lo hacemos ahora en Venezuela. Aunque, evidentemente, no voy a hacer comparaciones. No estoy comparando Chile y Venezuela. Lo que hay que hacer es defender siempre los DDHH, la democracia y la libertad de los pueblos.

Sobre Catalunya

Luego… no se pueden equiparar Chile y Venezuela como hizo Felipe González.

No es que no sean equiparables. Es que son distintos. Son regímenes distintos pero con cosas en común porque ambos tienen presos políticos. Yo creo que era a eso a lo que se refería Felipe.

Volviendo a lo suyo: ayer se cumplieron 100 días de gobierno en los ayuntamientos. ¿Se arrepienten de alguno de los apoyos que dieron tras el 24-M?

Por supuesto que no. No nos arrepentimos de ser el cambio político en este país.
O sea que, en Madrid, por ejemplo, están ustedes contentos con Carmena… Estamos contentos de que Esperanza Aguirre no sea la alcaldesa de la ciudad. Porque si hay una persona radical en este país es Esperanza Aguirre.

¿Por qué no con Carmona? Podría haber sido vicealcalde

No estábamos contentos ni descontentos. El cambio de portavoz municipal en Madrid compete a la dirección de Madrid que ejerció sus competencias. Carmona es un compañero que hizo una excelente campaña y al que todos hemos respetado. Pero en Madrid quedamos relegados a la tercera fuerza política, la dirección madrileña entendió que se necesitaba un cambio y así se hizo. Eso no implica que Carmona no haya sido un buen candidato y que sea, por supuesto, un buen concejal.

¿Para las generales, podría reeditarse ese pacto con Podemos, o el resto de candidaturas de la izquierda, para gobernar?

Nosotros salimos a ganar las elecciones. Y vamos a ganar las elecciones. Y vamos a ser la primera fuerza política de este país.

¿Pero si necesitaran del acuerdo, lo buscarán?

No me pongo en ningún escenario de pacto porque vamos a ganar las elecciones.

Por cierto, va a ser usted cabeza de lista por Asturias.

Eso lo decidirán los compañeros y compañeras de Asturias. Para mí sería un orgullo representarlos en el Congreso de los Diputados. Y sería un honor acompañar a Pedro Sánchez en las elecciones. Yo estaré donde decida mi partido.

¿Y Eduardo Madina? ¿Irá por Álava, número cinco por Madrid…?

No lo sé.

Su pronóstico para el 27-S

Hay una mayoría de catalanes que quieren una Catalunya mejor en una España diferente. Y van a votar eso. Una Catalunya que defienda la sanidad pública, la educación pública, los servicios sociales, la limpieza democrática… Tras el 27-S, Miquel Iceta va a ser decisivo para hacer frente a la derecha catalana que tanto daño está haciendo a Catalunya y a España en su conjunto.

Sobre Rajoy en la boda de Maroto

Y si el 28-S Catalunya comienza a caminar hacia la independencia… ¿Qué debería hacer Rajoy? ¿Qué haría el PSOE?

Sentarse a hablar con quien vaya a ser el presidente de la Generalitat. Explicarle que vamos a cambiar este país; que es necesario que Catalunya cambie para cambiar este país y que los queremos con nosotros. No se puede dividir a la sociedad catalana aún más, no se puede dividir a este país aún más. Necesitamos un esfuerzo colectivo para salir de la crisis y seguir construyendo país todos juntos.

¿Es Catalunya una nación?

No sé si Catalunya es una nación; si España es un conjunto de naciones. Lo que me preocupa es cómo están viviendo los catalanes; que se están cerrando hospitales, escuelas; que los servicios públicos están desapareciendo… Eso tiene un responsable que es Artur Mas. Y eso es lo que me preocupa. Lo importante no es envolvernos en banderas, sino defender derechos.

¿Ha llamado ya a alguna prima catalana como pide la última campaña de su partido?

Tengo una prima que trabaja en Barcelona. No me hace falta llamarla porque ella quiere, como dice nuestro lema, “una Catalunya mejor en una España diferente”. Pero ella sí que está llamando a sus amigos para que voten a Miquel.

Lo tienen complicado, según las encuestas…

La única encuesta real es la del 27-S. Y, si somos capaces de generar ilusión, de explicar el proyecto colectivo y compartido que tenemos para Catalunya y para España, volveremos a ser en Catalunya el gran partido que fuimos, la centralidad. El PSC es la segunda fuerza municipal en Catalunya, una izquierda europea, moderna y solvente.

¿Con Iceta tiene algún acto programado? ¿Es usted bailona?

Hablo mucho con Miquel porque me parece una de las personas más inteligentes del Partido Socialista. Lo que no voy a hace nunca es bailar con él, al menos en público, porque me dejaría muy mal. Él baila muy bien… ¡y yo bailo fatal!

Con la foto de la boda de Javier Maroto rodeado de los próceres del PP, dígame lo primero que le venga a la cabeza, por favor.

Me viene la reforma del aborto, el divorcio y tantas leyes impulsadas por el PSOE y llevadas al TC por el PP, que sacó a sus militantes a la calle contra ellas.
Pero me alegro muchísimo de que ellos, como el resto de la ciudadanía, utilicen esas leyes, que no son solo para los ciudadanos de izquierdas, sino para todos.
Lo bueno sería que no se quedara en la foto, previa a una campaña electoral, y dijera abiertamente que todos los ciudadanos de este país tienen que tener los mismos derechos.