Publicado: 12.03.2014 18:13 |Actualizado: 12.03.2014 18:13

China abre ahora las puertas a Rajoy después de que éste acabara con la justicia universal

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El embajador chino en España, Zhu Bangzao, ha asegurado hoy que su país "nunca" ha ejercido una presión económica a España ante la investigación judicial por la represión en el Tibet, y ha confiado en que Rajoy viaje a China este año "tras la solución adecuada del problema presente".

Tras asistir a la entrega de los premios de la Fundación España-China en el Palacio de Viana, el embajador ha respondido a los periodistas que le han preguntado si su país está satisfecho sobre la reforma, impulsada por el PP, de la Ley Orgánica del Poder Judicial que limita los casos de justicia universal en los que pueden intervenir los jueces españoles.

Ha argumentado que la reforma "pertenece a la política interna" española y ha insistido en la política de no injerencia de su país: "En China no queremos que España se interponga en nuestros asuntos internos, nosotros tampoco queremos intervenir en asuntos internos de España".

Rajoy suspendió la visita oficial que tenía previsto realizar a China el pasado mes de septiembre, por problemas de agenda del presidente chino, Xi Jin Ping, como ha recordado hoy el embajador de este país. "Esperamos que él pueda realizar este viaje este año después de la solución adecuada del problema presente", ha confiado.

Bangzao: "Si tenemos razón y nuestras opiniones son convincentes, supongo que los órganos españoles aceptan nuestros argumentos"  

Preguntado por si la visita está condicionada por la solución de este problema, Bangzao ha asegurado que "el viaje de Rajoy a China no está condicionado por ningún asunto" y ha añadido que "si surge algún problema entre los dos países solucionamos el problema mediante comunicación". El embajador ha negado asimismo que su país haya ejercido las presiones económicas sobre el Gobierno de las que, ha dicho, han hablado los medios de comunicación.

"Nunca hemos ejercido ninguna influencia económica ni presión económica sobre España", ha recalcado el embajador quien sí ha reconocido que mantienen "muy buena comunicación" con las autoridades españolas a las que han expresado sus "opiniones" sobre este asunto. "Si tenemos razón y si nuestras opiniones son convincentes, supongo que los órganos españoles aceptan nuestros argumentos", ha añadido.

Bangzao ha afirmado que España "es uno de los mejores amigos" de China y ha subrayado que ambos países mantienen "estas buenas relaciones" porque respetan "mutuamente los núcleos de intereses" que comparten y "la soberanía nacional de ambos".

"Si surgen algunos problemas, se pueden resolver manteniendo ese principio", ha continuado el embajador, quien ha esperado que se pueda "solucionar este problema de manera adecuada" y que las relaciones bilaterales no se vean afectadas por esta cuestión.

La Audiencia Nacional de España tenía abiertas trece causas en las que investiga delitos cometidos fuera del territorio español o de justicia universal, cuando el Congreso de los Diputados aprobó limitar esa jurisdicción a casos en los que pueden intervenir los jueces españoles. Entre ellas se encuentra la investigación de cinco exdirigentes chinos —entre ellos, el expresidente Jiang Zemin—, acusados de un presunto delito de lesa humanidad por el genocidio tibetano cometido en los años 80 y 90.