Publicado: 19.07.2015 23:08 |Actualizado: 19.07.2015 23:30

El chollo de ser senador: tres 'visas' para viajar y seguros gratis

La renuncia inédita de Ramón Espinar (Podemos) a su salario y privilegios como senador reabre el debate sobre la austeridad en la Cámara Alta. Su presupuesto para 2015 es de 52 millones de euros.

Publicidad
Media: 4.21
Votos: 33
Comentarios:
Imagen de archivo de un pleno del Senado.- EFE

Imagen de archivo de un pleno del Senado.- EFE

MADRID.- "Podemos tiene que hacer bandera de esto", asegura Ramón Espinar a Público tras ser preguntado por su gesto inédito de renuncia en bloque al sueldo y a los privilegios que le corresponden por ser senador por Madrid, puesto del que tomó posesión la semana pasada y que le costó los abucheos de, al menos, un grupo de parlamentarios del PP por asegurar en voz alta que llegaba para trabajar por "poner las instituciones al servicio de la gente y devolver al pueblo la capacidad de gobernarse a sí mismo". Espinar, el senador más joven de la Cámara Alta y el segundo que entra por Podemos (Maribel Mora, por Andalucía, es la otra), sólo se queda con el salario que cobra como diputado de la Asamblea regional y cumple así con lo estipulado por su partido para sus cargos públicos: no cobrar una cantidad superior a la suma de tres salarios mínimos.

"Creo que tenemos que utilizar la presencia en las instituciones, mientras no dispongamos de mayorías, para cambiarlas a través de la denuncia y la ejemplaridad", asegura el senador de Podemos a este diario. De hecho, la renuncia de Espinar es mucho más que la de un sueldo más o menos generoso en una institución pública, que varía en función de las responsabilidades y la procedencia de los senadores (Espinar habría renunciado a unos 9.000 euros al mes, estima). El debate tiene que ver con una serie de privilegios de los que se disfrutan en la Cámara Alta y de los que ya en este diario saltó la punta del iceberg cuando se dieron a conocer en noviembre de 2014 los viajes a Canarias cargados a la Visa del Senado número 4857 8700 **** 2354 por el expresidente de la Junta de Extremadura, José Antonio Monago, para ver a su pareja de entonces, residente en Tenerife.

La tarjeta de Monago caducó en abril de 2012, pero todos los senadores siguen disfrutando de una Visa Corporate Cortes Generales, "un medio de pago para su utilización exclusiva en autopistas de todo el territorio y la adquisición de billetes de avión para sus vuelos nacionales", billetes que se adquieren en la Agencia de Viajes de El Corte Inglés o de forma "presencial" en lo puntos de venta de Iberia, Vueling (Iberia 5000), Spanair, Air Europa y Binter Canarias, según la Nota Informativa para los parlamentarios a la que ha tenido acceso Público. Esta tarjeta incluye un seguro de accidentes de un millón de euros, un seguro de asistencia en viajes y la obtención de puntos adicionales en el programa Iberia Plus.

"Cuando la gente sepa cómo viven los senadores, no les quedará otra que racionalizar sueldos y privilegios. Y eso es una buena noticia", añade Espinar, que defiende que su partido ha entrado en las instituciones para "acabar con la institucionalidad vieja y disfuncional que han construido juntos PP y PSOE".



12.000 euros en taxis

Al acceder a su escaño, los senadores disponen también de una tarjeta Renfe para sus desplazamientos en este medio de transporte, que, como en el caso de la visa para avión y autopista, carece de límite de crédito. En el caso de Renfe, la tarjeta incluye como "prestaciones" para los senadores, el "acceso a las Salas Rail-Club y Ave-Club y aparcamiento gratuito de 24 horas para los viajes de ida y 48 horas" para los de ida-vuelta; un "seguro de accidente" por 751.265 euros, que cubre "el fallecimiento" o "la invalidez total o parcial", así como un "seguro de asistencia en viaje".

La "tarjeta-taxi" de los senadores, que "puede utilizarse todos los días del año durante las 24 horas del día", sí tiene límite de crédito: "3.000 euros anuales", que en cuatro años de legislatura suman 12.000 euros en taxis del servicio de la empresa Radioteléfono Taxi para cada parlamentario, según recogen los mismos documentos informativos en poder de este diario.

Todos los parlamentarios disponen de despacho, teléfono móvil y tableta u ordenador 

Los senadores disponen también al acceder a su cargo de la correspondiente "protección social" (Seguridad Social, Funcionarios Públicos o Profesionales); dos "pólizas de seguros de accidentes corporales" (a cargo de las Cortes Generales, por 350.000 euros (Allianz Seguros), y adicional, optativa, a cargo del parlamentario con primas anuales de 45 u 80 euros); una "indemnización por fallecimiento" de 350.000 euros que "se abonaría a los herederos legales del parlamentario fallecido, una vez aportada la documentación necesaria", y un "plan de previsión social empresarial suscrito por las Cortes Generales a favor de Diputados y Senadores" cuyo contrato de servicio "para su implantación" fue adjudicado en 2007 a BBVA Seguros.

Como herramientas para su trabajo, todos los parlamentarios disponen de un despacho, una tableta u ordenador portátil y un teléfono móvil. La Cámara Alta entrega a cada senador, asimismo y sólo por el hecho de serlo, una medalla cuyo coste asciende a 600 euros.

"Creo que la clave de este derroche tiene que ver con representantes que se despegan de la gente a la que representan", critica Espinar. "Para representar al pueblo hay que ser gente corriente, de lo contrario sucede lo que ha pasado con PP y PSOE: que terminan por defender, con el voto de la mayoría social, los intereses de minorías privilegiadas", apunta el senador de Podemos.

Viajes sin justificar

Tras la polémica por los viajes a Canarias del expresidente de Extremadura, las Cortes llegaron a un acuerdos sobre el control y la publicidad de los viajes parlamentarios, que se limita únicamente a dar cuenta del monto total gastado en viajes. Así, el Senado publicó en su web a primeros de mayo que gastó 672.218,56 euros en viajes de los senadores durante los tres primeros meses de 2015. Del total facturado, 524.122 euros correspondieron a los denominados viajes parlamentarios, que son los que realizan los senadores desde o hacia su lugar de residencia o circunscripción; 63.588,12 a desplazamientos políticos, y 6.050,53 a oficiales. El resto de la facturación, 78.458,03 euros, son los gastos de gestión, cancelación y cambio de billetes, así como los emitidos pendientes de utilización.