Publicado: 22.04.2015 14:59 |Actualizado: 22.04.2015 14:59

Cifuentes se desmarca de Aguirre y dice estar "totalmente en contra de legalizar la prostitución"

La candidata conservadora a la presidencia de la Comunidad de Madrid denuncia que "el Estado no puede lucrarse" de la "esclavitud de personas" como ha propuesto Albert Ribera, con el que Esperanza Aguirre se ha mostrado de acuerdo

Publicidad
Media: 5
Votos: 2
Comentarios:
Las candidatas del Pp a la Comunidad y a la alcaldía de Madrid, Cristina Cifuentes, y Esperanza Aguirre, en la presenteación del programa y de los candidatos autonómicos del partido. EFE/Chema Moya

Las candidatas del PP a la Comunidad y a la alcaldía de Madrid, Cristina Cifuentes, y Esperanza Aguirre. EFE/Chema Moya

MADRID.- La candidata del PP a la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, se ha posicionado "absolutamente en contra" de la legalización de la prostitución, ya que no solamente es "degradante" para las mujeres, sino que supone una forma de "esclavitud".

Tras visitar un centro que la Asociación para la Prevención, Reinserción y Atención a las Mujeres Prostituidas (APRAMP) tiene en la calle Ballesta de la capital, Cifuentes ha destacado el valor de esta asociación que "rescata de la calle" a mujeres a las que obligan a ejercer la prostitución y les da "la oportunidad de poder tener una vida enseñándoles un oficio, una profesión".

"La realidad demuestra que el 90% de mujeres que está ejerciendo la prostitución lo hacen obligadas, son esclavas sexuales, víctimas de trata de seres humanos. Estoy absolutamente en contra de la legalización de la prostitución. La prostitución no es un trabajo, es una actividad no solamente degradante para las mujeres, sino que además, en la inmensa mayoría de los casos obligada esa esclavitud sexual", ha sostenido la candidata.

"No puede ser que ningún Estado se quiera lucrar de la explotación sexual de mujeres", dice Cifuentes

Por ello, ha defendido que "no puede ser que ningún Estado se quiera lucrar de la explotación sexual de mujeres y hombres porque hablamos de esclavitud de personas y el Estado de no puede lucrarse de ello como están proponiendo en estos momentos algunos partidos".

"Invitaría a todas esas personas que están planteando la legalización de la prostitución a que visitaran centros como éste, que hablaran con las mediadoras. Les invitaría a que conocieran la realidad de la prostitución en España y de la trata de seres humanos que es de lo que estamos hablando", ha remarcado, para recalcar que de esta manera, serían conscientes de que "no es un trabajo" y de que el Estado "no puede ni debe ser responsable de la explotación sexual de las personas".



"Ninguna mujer elige la prostitución si tiene oportunidades"

"Ninguna mujer elige ejercer la prostitución si tiene oportunidades", ha afirmado la coordinadora de APRAMP, Rocío Mora, quien se ha opuesto a la legalización de la prostitución.

"El posicionamiento es no a legalizar la prostitución y sí a crear medidas alternativas, leyes que protejan y que ninguna mujer o niña, que es lo que estamos viendo, pueda encontrarse en esta situación", ha defendido Mora.

Por eso ha pedido una ley integral contra la trata de seres humanos, ya que "los planes tienen un principio y un final y siempre van a existir lagunas" y medidas en la asistencia, detección, e intervención.

Pero, sobre todo, ha reclamado la participación de las entidades sociales, de manera que éstas tengan "un rol específico", ya que si no, se van a "dejar a muchas víctimas por el camino".

Miedo a hablar y colaborar con la Policía

Durante más de una hora, la candidata ha estado hablando con las personas que trabajan en este centro dedicado a la costura y que están siendo "rescatadas" y ha mantenido una reunión con las mujeres que se dedican a ayudar a aquellas que aún están ejerciendo la prostitución.

En la reunión, cada una de ellas ha puesto sobre la mesa los problemas más acuciantes de las chicas según su origen porque cada caso es distinto. En Paraguay el problema es que muchas de ellas no hablan español y no pueden comunicarse; en Nigeria, uno de los grandes problemas de las mujeres que quieren dejar este mundo es que les amenazan con el vudú, algo que para ellos "no es brujería", sino una creencia interiorizada, por lo que existe "muchísimo miedo a hablar".

En el caso de la República Dominicana, hay un "miedo terrible" porque al llegar a España ya eres un "criminal" y les dicen a las chicas que si no hacen lo que les piden, les llevarán a la policía.

Las chicas rusas también son "reacias a colaborar con la policía" porque en su país de origen tienen "problemas" con este cuerpo y en Rumanía uno de los mayores problemas es que son chicas menores. De hecho, han llegado niñas de 12-13 años