Público
Público

Cifuentes: "Hay grupos antisistema que tratan de helenizar las protestas"

La delegada del Gobierno en Madrid afirma que no es partidaria de "restringir ni limitar el derecho de manifestación", pero sí de "racionalizar el espacio público"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, asegura que en algunas movilizaciones hay 'elementos muy radicales' que quieren 'provocar incidentes' y que han tratado de 'helenizar las protestas' de los ciudadanos. En una entrevista con la Agencia Efe, en la que hace balance de su primer año al frente de la Delegación del Gobierno en Madrid, Cifuentes cree que parte de la protesta social en la capital estaba 'dirigida políticamente' por quienes trataron 'de ganar en la calle' lo que no pudieron en las urnas.

Sobre los altercados que se han registrado en algunas de estas protestas, está 'convencida' de que 'en algunas concentraciones y manifestaciones ha habido elementos muy radicales que han ido precisamente para provocar incidentes, de manera intencionada'. 'Ha habido y hay grupos antisistema en España y en Madrid que han tratado de helenizar algunas protestas, aunque no lo han conseguido, afortunadamente, sobre todo gracias a la profesionalidad y buen hacer de las fuerzas y cuerpos de seguridad', afirma. En su opinión, la Policía Nacional ha conseguido 'con una intervención mínima y proporcional' aislar ese tipo de fenómenos.

En 2012 ha habido un 'nivel de movilización muy alto', con 3.419 manifestaciones y concentraciones en Madrid, que se han saldado sin grandes incidentes y con la intervención de la Policía en un número 'prácticamente irrelevante' de ellas, ha afirmado Cifuentes. 'Por eso, cuando se nos acusa de querer criminalizar la protesta, las cifras lo desmienten. El número tan elevado de manifestaciones significa que no se ha criminalizado nada y se ha permitido que quien quisiera manifestarse pudiera hacerlo', sostiene.

La delegada incide en que no es partidaria 'ni de restringir ni de limitar el derecho de manifestación', pero sí de 'racionalizar el espacio público', para que no coincidan varias movilizaciones en el mismo lugar o a la misma hora. Pone como ejemplo a los comerciantes de la zona centro de la capital, donde se celebra el 80% de las movilizaciones, afectados 'cada vez que hay una manifestación en el centro' porque 'tienen que cerrar sus comercios'.

En cuanto al movimiento 15-M, origen de la mayoría de las protestas, considera que 'ha ido evolucionando y en estos momentos está muy diluido entre otros movimientos que han ido surgiendo'. 'No quiero quitarle valor ni mérito, porque me merece todo el respeto del mundo, pero sí creo que lo que definió el 15-M en un inicio ahora significa otra cosa, y ha quedado claramente diluido', añade.

Cifuentes es consciente de que la Delegación del Gobierno 'es un puesto complicado porque está en el ojo del huracán' y también por la situación que ha heredado. 'En los últimos tiempos en la Delegación quizá había ciertas carencias, y una de ellas es que a la Policía Nacional no se la estaba respaldando, a mi modo de ver, de manera suficiente y adecuada, cosa que ha cambiado', explica.

Sobre la polémica por el hecho de que algunos agentes antidisturbios no lleven su número identificativo visible, la delegada explica que sus chalecos de protección no lo llevan porque no son personales, sino del equipo, pero el ministerio ya ha sacado un concurso 'para poder adjudicar que cada agente tenga su propio chaleco, con su identificación'. 'Además, todo policía tiene obligación de identificarse a requerimiento de cualquier ciudadano, como así hacen', añade.

Preguntada por su futuro y la posibilidad de que le propongan otra responsabilidad pública, la delegada asegura que no se plantea 'nada' y estará 'donde el partido diga'. 'Me veo como una persona que lleva mucho tiempo en política, con vocación de servicio público, intentado hacer siempre las cosas de la mejor forma posible y sin ambición política, porque no la tengo', concluye.

Cifuentes también ha avanzado que es probable que el proyecto de ley de Seguridad Ciudadana que elabora el Ministerio del Interior incluya medidas 'que no gusten a una parte de la población'. La ley 'va a ser un avance importante' que dotará al Cuerpo Nacional de Policía y a la Guardia Civil 'de instrumentos más eficaces para poder garantizar el orden publico y la seguridad ciudadana', ha señalado.

La delegada ha advertido de que cuando se legisla es 'imposible hacerlo a gusto de todos', pero al final el Ejecutivo tiene la obligación de legislar 'pensando en la mayoría y en el bienestar de los ciudadanos'. 'Es más que probable que en esa ley se tomen decisiones que no gusten a una parte de la población', ha admitido la delegada del Gobierno, quien cree que en esta ley se han de regular 'con carácter general' aspectos como la prostitución, ya que ahora se aplican normas diferentes en las Comunidades y Ayuntamientos. 'Habría que abrir un debate, sin criminalizar a esas mujeres, porque la mayoría lo hace de manera no voluntaria, obligada, pues muchas son víctimas de trata y hay que regular el ejercicio de la prostitución en determinadas zonas, como en la puerta de los colegios', ha explicado.

La delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, ha afirmado que está 'completamente escandalizada' con el asunto del extesorero del PP Luis Bárcenas y ha confiado en que la justicia llegue 'hasta el final' y actúe 'con todas las consecuencias'. 'Bárcenas tendrá que explicar de dónde procedía ese dinero y qué es lo que ha ocurrido con él', ha dicho Cifuentes, tras sostener que si el exsenador 'ha conseguido un dinero de manera ilícita' debe asumir 'las responsabilidades que correspondan'.

Cifuentes ha subrayado que 'afortunadamente' Bárcenas ya no pertenece a su partido desde hace un par de años, pero que le parece que 'tiene mucho que explicar y si lo hace en sede judicial, muchísimo mejor'. 'Si los tribunales, de las explicaciones del señor Bárcenas, o de las no explicaciones, deciden que se ha producido algún tipo de delito, espero que la justicia actúe con todas las consecuencias y llegue hasta el final', ha manifestado la delegada del Gobierno.

Cifuentes ha asegurado que cada vez que sale un caso de corrupción política siente 'un amplio rechazo' y 'un malestar muy grande' ya que la 'la corrupción en todas sus facetas y la corrupción política es algo que hace muchísimo daño a la sociedad, y que escandaliza a los ciudadanos'. 'A los políticos que estamos en esto con vocación, que creo que somos la mayoría, y de buena fe, nos perjudica muchísimo', ha añadido. 'Por eso soy la primera en pedir que se erradiquen esas situaciones de corrupción política y las rechazo de plano'.

Tras considerar que los políticos tienen que ser 'transparentes' con sus bienes, la delegada del Gobierno ha opinado que 'lo importante' no es el patrimonio que tenga un político 'sino cuánto dinero tenía cuando entró en política y cuánto dinero tiene cuando sale'. 'Que nadie piense que en la política estamos para enriquecernos', ha afirmado Cifuentes.

Sobre el ático de Marbella del presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, ha dicho que tendrá que ser él quien dé 'las explicaciones pertinentes', y ha confiado en que 'si no lo ha hecho, seguro que las va a dar'.