Publicado: 29.09.2015 17:43 |Actualizado: 29.09.2015 17:43

Cinco hombres y cuatro mujeres juzgarán a los padres de Asunta

El fiscal y las defensas de Rosario Porto y Alfonso Basterra, imputados por la muerte de la niña santiaguesa, recusaron a cuatro candidatos a integrar el jurado popular.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
El letrado Ricardo Pérez representa a la asociación Clara Campoamor, que ejerce la acción popular. / EFE

El letrado Ricardo Pérez, representante de la asociación Clara Campoamor, que ejerce como acusación popular. / EFE

SANTIAGO DE COMPOSTELA.- Cinco hombres y cuatro mujeres conforman el jurado popular que juzgará la muerte violenta de la niña Asunta Basterra Porto, por la que sus padres, los únicos imputados en el caso, se enfrentan a hasta veinte años de cárcel. Asimismo, han sido elegidos dos suplentes, en este caso un hombre y una mujer.

El jurado se ha seleccionado hoy, en la primera jornada de la vista oral, y en este acto, que se ha prolongado durante más de cuatro horas, las partes han rechazado cuatro posibles candidatos.

Tres han sido descartados por la defensa de los acusados, que ejercen los abogados José Luis Gutiérrez Aranguren, en representación de la madre de la niña, Rosario Porto; y Belén Hospido, que defiende al padre, Alfonso Basterra. La otra recusación la ha formulado el representante del Ministerio Fiscal, Jorge Fernández de Aránguiz.

Aparte de esta elección, el jurado también ha recibido información sobre el desarrollo del proceso, durante el cual no podrán hablar ni con los distintos abogados ni tampoco con los más de cien periodistas acreditados para cubrir este juicio, que se prolongará, en principio, hasta el próximo 21 de octubre.



El penalista José Luis Gutiérrez Aranguren, a su salida y en declaraciones a los medios de comunicación, ha admitido estar satisfecho con la selección de los miembros de este jurado, ya que confía "en los ciudadanos y en el sentido común".

El letrado ha explicado las recusaciones empleadas por la defensa, puesto que se trataba de personas en las que "no había condiciones de objetividad e imparcialidad", y, por lo tanto, se daban "causas legales" para la impugnación. En este sentido, ha señalado que hubo "dos personas", por ejemplo, que en el momento de cubrir el cuestionario "ponían que no tenían ningún tipo de prejuicio y opinión formada y era incierto".

Aranguren ha manifestado su convicción acerca de la tarea que ha de desempeñar el jurado popular, y ello a pesar de que "temía que hubiese gente que estuviese influenciada por la información excesiva en torno a este caso". No obstante, "superada esta traba [con las recusaciones hechas], no hay problema", ha apostillado, y ha remarcado que confía "en la honradez de las personas y en que efectivamente sea así; no tengo motivos para dudar de su palabra".

También ha recordado que los "primeros interesados" en que el juicio "se celebre ya", después de un aplazamiento previo, son los abogados de la defensa, puesto que sus respectivos clientes permanecen en prisión preventiva desde hace más de dos años.

Mañana, cuestiones previas y alegaciones

El letrado de la asociación Clara Campoamor, Ricardo Pérez, que ejerce como acusación popular, ha manifestado igualmente su convicción acerca de la fiabilidad del jurado que juzgará el crimen. "Estoy seguro de que van a hacer bien su trabajo", ha asegurado. "Pueden estar tranquilos porque obviamente estoy convencido de que van a analizar las pruebas que allí se les presenten a ellos y no van a ser mediatizados por nadie".

Y ha explicado que, durante todas estas semanas, los miembros del jurado "van a escuchar y a ver a cada una de las personas que van a intervenir", tanto a los testigos y a los peritos, como a cada uno "de los guardias civiles y de los policías que han intervenido en este caso".

La primera jornada en la que participará el jurado constituido hoy será en la de mañana, el día que está reservado para solventar las cuestiones previas y alegaciones. Según ha explicado el letrado que defiende a Rosario Porto, Gutiérrez Aranguren, este miércoles cada parte expondrá su "texto de escrito de defensa, de calificación que se llama", y también cuál es la finalidad de las pruebas que se propusieron, "para que el jurado cuando llegue un testigo nuevo sepa sobre qué se le va a preguntar".

No es previsible, según ha apuntado, que se modifiquen en modo sustancial las pruebas que se expondrán durante la vista oral, porque "en principio ya están acordadas, pero hay posibilidad de proponer alguna nueva, y el presidente decidirá si las admite o no". De todas maneras, él mismo sí que presentará una nueva prueba "pero por un problema de un error material", ha matizado.

El jueves declararán los acusados

Aranguren prevé que la jornada de mañana sea larga puesto que conlleva un esfuerzo añadido: "Lo que estamos acostumbrados a decir con cierta petulancia y en un lenguaje un tanto decimonónico, tenemos que trasladarlo al lenguaje de la calle, habrá que ser un poco más didácticos y eso lleva un poco más de tiempo".

De este modo, no será casi con total seguridad hasta este jueves cuando, previsiblemente, comiencen las declaraciones de los dos acusados, en un orden que todavía no se conoce. "No nos facilitaron ningún tipo de aclaración al respecto", ha lamentado Aranguren, que confesó que "también quisiera saber quién iba de primero", si Rosario Porto o, por el contrario, Alfonso Basterra.

La niña Asunta, víctima de una muerte violenta, fue localizada sin vida en un terreno forestal de Teo (A Coruña) el 22 de septiembre de 2013. Para sus padres, la acusación popular pide 20 años de cárcel por un delito de asesinato, una pena que la Fiscalía rebaja hasta 18 años. Las defensas solicitarán la libre absolución.