Publicado: 10.11.2014 16:49 |Actualizado: 10.11.2014 16:49

CiU dice ahora que esperará a que Rajoy conteste a la carta de Mas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

CiU ha decidido dar margen al Gobierno de Mariano Rajoy antes de tomar ninguna decisión tras el éxito del 9-N. Aunque el coordinador general de CDC, Josep Rull, había dado un ultimátum de dos semanas al Ejecutivo central para negociar un "referéndum pactado" o, de lo contrario, convocaría plebiscitarias, la formación ha abogado finalmente por esperar la respuesta del presidente antes de hablar de elecciones.

Después de la reunión de la Ejecutiva de Convergència, Rull ha apuntado que la negociación con el Gobierno central es una cuestión que debe ir "muy rápido" y que "no se puede eternizar", mientras que es "radicalmente optimista" de cara a acordar unas plebiscitarias. Además, Rull ha señalado que el presidente del Ejecutivo no debería tardar más de dos semanas en responder a la invitación a negociar un referéndum que le hará el presidente de la Generalitat, Artur Mas, a través de una carta. "No se puede alargar excesivamente en el tiempo, hablamos de una semana o dos como mucho para esta respuesta", ha indicado.

En cambio, mientra ERC ha pedido convocar elecciones anticipadas para formar un Parlament y un Govern constituyentes, Unió ha abogado por negociar con Rajoy una nueva consulta y ha descartado un adelanto electoral, aunque ha admitido que, si no hay un acuerdo con el Estado, se verán "abocados" a unas plebiscitarias.

Finalmente, el secretario general de CiU, Ramón Espadaler, ha abogado por no hablar de la opción electoral hasta conocer la respuesta de Rajoy a Mas sobre la negociación de un referéndum. "No ponemos ningún tipo de plazo; nos sentimos más avalados tras el 9-N pero no precipitamos acontecimientos; cuando tengamos la respuesta a la carta, o la no respuesta, actuaremos en consecuencia", ha afirmado el también conseller de Interior de la Generalitat, que ha instado a Rajoy a que afronte el "contencioso" por el encaje de Catalunya en España "con menos tribunales, menos fiscalía y más política".

Rull: El 9-N fue "un triunfo de la dignidad de un pueblo"Por su parte, Mas, a su llegada a la sede de CDC, fue recibido con aplausos por la cúpula del partido y se ha fundido en un abrazo con dirigentes como Xavier Trias, Francesc Gordó o Felip Puig. El dirigente convergente ha lamentado, en alusión al líder del PSOE, Pedro Sánchez, que haya dirigentes de los grandes partidos políticos que, en lugar de vivir ayer en Catalunya el 9-N, vengan hoy a visitar Barcelona. Artur Mas comparecerá mañana para explicar los próximos pasos tras el 9-N, entre los que destaca la carta que enviará en breve a Mariano Rajoy para trasladarle el resultado del proceso participativo y animarle a acordar un referéndum.

Rull había avanzado que lo que quieren a partir de ahora es lograr un "mandato democrático definitivo" sobre la independencia, para el cual ha apuntado dos vías que van "en paralelo". Una es pactar con el Gobierno central un referéndum como el de Escocia o Québec, aunque Rull ha admitido que es "altamente improbable", y más aún, ha dicho, tras la "salida de tono" de ayer del ministro de Justicia, Rafael Catalá.

El coordinador general de CDC ha afirmado que la negociación con el Estado no se debería "eternizar", porque es una cuestión que debería ir "muy rápido" y, aunque no ha querido fijar un plazo para las conversaciones, sí que ha apuntado que Rajoy debería responder a Artur Mas en cuestión de "dos semanas". La otra opción es acordar unas elecciones de tipo plebiscitario que, para CDC, debería contener una "candidatura de país" y un "punto único" en el programa que contenga el 'sí' a la independencia.

Espadaler: "No se pueden poner límites para la respuesta cuando la carta a Rajoy aún no se ha escrito"

Rull ha subrayado que en el escenario de un referéndum acordado o unas plebiscitarias la respuesta sería de 'sí' o 'no', por lo que ha dicho que les queda trabajo para convencer a los del 'sí-no' (un Estado no independiente), que es lo que votó el líder de Unió, Josep Antoni Duran Lleida.

No obstante, Espadaler ha aseverado ahora que CiU tiene una hoja de ruta "clara y compartida" por los dos socios de federación (Convergència y Unió) y pasa por la "voluntad clara" de seguir gobernando, aunque esto "no está reñido" con enviar una carta a Rajoy para pedirle que "dé salida" a las "legítimas aspiraciones de Catalunya" tras el 9-N.

Aunque no ha querido fijar un plazo para la negociación con el Estado, de la que se espera que dé detalle mañana Artur Mas en una conferencia de prensa, el número dos de CiU ha subrayado que tampoco se trata "de dejar las cosas indefinidamente y de forma gratuita", pero ha defendido que no se pueden poner límites para la respuesta cuando la carta a Rajoy "aún no se ha escrito".

Pero el democristiano ha admitido que, aunque las plebiscitarias es un escenario "no buscado ni deseado" por CiU, puede que sea "inevitable" si no hay acuerdo con el Estado. 

Aunque CiU no ha abordado en la reunión de hoy el asunto de las plebiscitarias, esto no quita que CDC -que, a diferencia de Unió, defiende abiertamente la independencia- pueda mantener conversaciones con ERC para preparar el escenario de este tipo de elecciones, que serían una vía para preguntar a los catalanes sobre la separación de España.


http://www.quoners.es/q/referendums