Publicado: 01.12.2014 19:26 |Actualizado: 01.12.2014 19:26

CiU y PSC rectifican y abren la comisión sobre Pujol a los casos Palau y Pretoria

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

CiU y PSC han reconsiderado este lunes su posición en la comisión de investigación del Parlament sobre el fraude, la evasión fiscal y la corrupción política, y han aceptado —el PSC con voto a favor y CiU con una abstención— que comparezcan ante la misma algunos de los principales implicados en los casos Palau y Pretoria.

De esta forma, han salido adelante las comparecencias del expresidente del Palau de la Música Fèlix Millet y de su mano derecha Jordi Montull, el extesorero de CDC Daniel Osácar y del exalcalde de Santa Coloma de Gramenet (Barcelona) Bartomeu Muñoz, propuestas que CiU y PSC habían rechazado en la primera sesión de la comisión. Después de que ERC, ICV-EUiA, C's y CUP volvieran a pedir varias de las comparecencias "vetadas" en la primera votación hace diez días, también se ha aprobado esta vez que comparezcan ante el Parlament los expresidentes del Gobierno central Felipe González y José María Aznar para hablar del caso Pujol, en esta ocasión con el voto en contra de PSC y PP y la abstención de CiU.

También deberán acudir al Parlament el exsecretario general de la Presidencia de la Generalitat Lluís Prenafeta y el exconseller Macià Alavedra, además del empresario Javier De la Rosa y el exdiputado del PSC Luis García. ERC, ICV-EUiA, C's y CUP volvieron a registrar este viernes 20 comparecencias "vetadas" en la primera votación hace diez días, después de haber acusado a CiU, PSC y, en menor medida, PP de descafeinar la comisión votando en contra de que se celebrasen.

Con la nueva votación han prosperado también con el voto a favor de todos los grupos y la abstención de CiU comparecencias relacionadas con el 'caso Pallerols' como las del empresario Fidel Pallerols, la del exsecretario de organización de UDC Vicenç Gavaldà y la del exsecretario de Empleo de la Generalitat Lluís Gavaldà. Además, se ha aprobado esta vez que comparezcan ante el Parlament los expresidentes del Gobierno central Felipe González y José María Aznar para hablar del caso Pujol, en esta ocasión con el voto en contra de PSC y PP y la abstención de CiU.

Con el voto en contra de CiU y a favor del resto de grupos, se ha aprobado la comparecencia del conseller de Empresa y Empleo y responsable de Obras Públicas en los gobiernos de Jordi Pujol, Felip Puig, así como del exdiputado de CiU Jaume Camps y el abogado y cofundador de Banca Catalana Francesc Cabana, solicitadas por ICV-EUiA. Marc Vidal (ICV-EUiA) ha expuesto que había que ampliar la lista de comparecientes porque era imprescindible que acudieran a la Cámara responsables "concretos" de casos de corrupción, de ahí que haya citado, por ejemplo, al expresidente del Palau de la Música Fèlix Millet.

No comparecerá el presidente de la Generalitat, Artur Mas, después de que CiU y ERC hayan votado en contra, aunque el diputado republicano Oriol Amorós ha precisado que no lo eximen de dar la cara y le piden que vaya a petición propia a la Comisión de Asuntos Institucionales para dar cuenta de qué medidas de transparencia ha implementado el Govern. Carlos Carrizosa (C's) y Sergio Santamaría (PP) creen que el presidente debe ir a la comisión de investigación a dar explicaciones porqué es "hijo político" de Jordi Pujol y, por lo tanto, consideran que es imposible que fuera ajeno a las investigaciones judiciales afectan al expresidente y a su familia.

Por unanimidad han prosperado las nuevas comparecencias pedidas por CiU, entre las que destacan la del exvicepresidente de la Generalitat Josep Lluís Carod-Rovira y el alcalde d'Alcanar (Tarragona), Alfons Montserrat (ERC), la de los exdirigentes del Incasòl Miguel Bonilla y Emili Mas, la del exteniente de alcalde de Barcelona Ramon García-Bragado y la del expresidente de Adigsa Ricard Fernández.

La diputada de CiU Meritxell Borràs ha cargado contra los partidos que han querido ampliar las comparecencias, a los que ha acusado de actuar como "justicieros" poniendo en duda la separación de poderes, y ha negado que existiera un pacto de silencio con el PSC para vetar según que nombres.

También el PSC ha negado cualquier pacto con CiU, y el diputado Jordi Terrades ha explicado que, si inicialmente se opusieron a las comparecencias de imputados en el caso Palau, fue porque querían centrar la comisión en el caso Pujol y evitar que se "diluyera" con la presencia de otros nombres ajenos a él.

El diputado de ERC Oriol Amorós ha criticado que CiU se ha comportado de forma "lamentable y penosa", ya que la lista de comparecientes que ha presentado este lunes no tiene ninguna lógica y figuran personas ajenas a casos de corrupción como el exlíder de ERC Josep-Lluís Carod-Rovira.

La diputada de la CUP Isabel Vallet también ha calificado de "rabieta" la lista de comparecientes que CiU ha presentado este lunes, y ha votado a favor de que vaya al Parlament el presidente de la Generalitat Artur Mas destacando que tendría que haber acudido a petición propia.

La comisión ha aprobado también el calendario de las próximas sesiones de trabajo, y prevé volver a reunirse los días 15 y 22 de diciembre, en unas reuniones en las que esperan que comparezcan los exfiscales José María Mena y Carlos Jiménez Villarejo, además del informático suizo Herve Falciani. La idea del presidente de la comisión, David Fernández (CUP), es que los trabajos de la comisión --en la que están citados cerca de 180 comparecientes-- finalicen antes del verano de 2015, aunque un hipotético adelanto electoral por parte de Mas antes de esa fecha fulminaría el órgano parlamentario.