Publicado: 16.02.2016 21:10 |Actualizado: 16.02.2016 23:30

Ciudadanos apuesta por el acuerdo con el PSOE y culpará al PP si hay nuevas elecciones

Los equipos negociadores volverán a reunirse este miércoles para seguir concretando medidas que formen parte de un "programa de Gobierno". De llegar a un pacto total, C's intentará convencer a Rajoy para que se abstenga mientras Sánchez consulta a las bases.

Publicidad
Media: 2.67
Votos: 6
Comentarios:
Albert Rivera y Pedro Sánchez, en el Congreso. Archivo EFE

Albert Rivera y Pedro Sánchez, en el Congreso. Archivo EFE

MADRID.- Llegar a acuerdos parciales este miércoles, a un acuerdo global la próxima semana y luego luchar para convencer al PP de que permita gobernar a Pedro Sánchez. Ese es el calendario previsto por Ciudadanos, que se enfrenta en unas horas a su tercera reunión con el PSOE de la que, esperan, salgan medidas que puedan formar parte de un "programa de Gobierno". 

Así lo tildó el propio Juan Carlos Girauta, portavoz de C's en el Congreso, que adelantó también que dicho programa "está a punto". "La fruta está a punto de caer del árbol", fueron sus palabras exactas. Y así lo constatan también fuentes de la dirección del partido, que confían en que las negociaciones con el PSOE son "serias" y no sólo una cortina de humo que usan los socialistas mientras, en realidad, pactan con Podemos.




De hecho, no sólo no se sienten utilizados, sino que creen que el documento de los de Pablo Iglesias no ha hecho más que lanzar a Pedro Sánchez en sus brazos. "Casi nos ha venido bien", bromean algunos miembros de C's, que también se apuntan el tanto de haber "desactivado" a los barones socialistas en su revuelta interna contra el actual secretario general.

Frente al ultimátum de Podemos sobre el 'referéndum o nada', en C's presumen de llevar semanas de trabajo con el equipo negociador del PSOE. No se trata sólo de las dos reuniones (serán tres con la de este miércoles) que han mantenido los equipos negociadores al completo, sino de encuentros "sectoriales" entre dos o tres diputados, mensajes de texto entre unos y otros e intercambio de correos electrónicos. Todo para "concretar" medidas que puedan formar parte de un acuerdo global que, si todo va bien, llegaría la próxima semana, a tiempo para que el PSOE pueda consultar a las bases al respecto.

Mientras eso ocurre, el trabajo del Ciudadanos sería iniciar las conversaciones con el PP, a quienes le presentarían un programa de Gobierno "difícil de rechazar" con el fin de que se rindan, decidan abstenerse y permitan que Sánchez sea investido.  Si, en lugar de eso, Rajoy sigue empecinado en poner su nombre "por encima de los intereses de los españoles", pagará un precio político, advierten en C's.

Sin fecha para la reunión con el PP

Ya lo dijo Girauta en su día: "Si permite un Gobierno del PSOE con los separatistas, que lo juzgue el pueblo y la Historia". Es decir, que serán los votantes quienes terminen valorando quién tiene la "responsabilidad" de, o bien permitir un Ejecutivo de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, o bien de obligarles a repetir elecciones. En ambos casos, Ciudadanos culpará al PP -con quien no ha logrado abrir las mesas de negociación previstas, pese a que ya se ha producido una vaga conversación entre dos representantes de ambos partidos-, e intentará robarle los votos, se produzcan cuando se produzcan los comicios.

Antes de eso, los naranjas seguirán "trabajando" para lograr el pacto con el PSOE. Incluso acudirán a las 8.30 al Congreso para perfilar algunos puntos de su documento antes de que dé comienzo la reunión con el equipo negociador socialista, a las 10.00 horas. Todo para preparar lo que prevén que sea un "largo y productivo" encuentro

Según las mismas fuentes, hay cuestiones en las que ambas formaciones están ya "muy cerca", como, por ejemplo, las que hacen referencia a lucha contra la corrupción y por la regeneración democrática, el modelo para seguir en Europa y pedir a Bruselas flexibilidad para el cumplimiento del objetivo del déficit, o, en cuanto a la necesidad de dotar a las empresas de una mayor transferencia tecnológica. 

Los escollos, a día de hoy al menos, serían los impuestos (Ciudadanos se opone a cualquier subida), el cierre del Senado y las Diputaciones provinciales que pretende C's y que el PSOE sólo quiere reformular, o el Pacto de Estado por la Educación en el que, son conscientes los naranjas, habrá cuestiones que llevarán más tiempo y necesitarán, además, el apoyo de otras formaciones. 

En cuanto a la reforma de la Constitución reconocen también que "queda mucho que hablar" para definir cómo se llevaría a cabo una reforma de la ley electoral, pero sí confían en que no haya problema en cuanto al modelo autonómico se refiere. Ya lo dijo el propio Albert Rivera en un desayuno informativo: "Nuestra cláusula es igual que lo que dice el PSOE en el documento de su Declaración de Granada: no existe el derecho de autodeterminación y, por ello, España seguirá siendo España". Y es que, para Ciudadanos, las autonomías ya son el modelo de "federalismo" que quieren los socialistas. 

Asimismo, los naranjas están dispuestos a no exigir de inmediato la eliminación del cupo vasco sino a sólo pedir "recalcularlo" para "eliminar privilegios". Y, en lo que a las lenguas cooficiales se refiere, Ciudadanos tampoco cree que supongan una línea roja insalvable. No, al menos, si el PSOE acepta sólo "reconocerlas" sin exigir que existan sistemas de inmersión lingüística como el que se da en Catalunya.

Y, eso sí, no sólo le dan un ultimátum a Pedro Sánchez ('O Podemos o nosotros'), sino que también supeditan esos posibles acuerdos parciales a la consecución de un pacto final. "O todo, o nada: si no hay acuerdo final, saltarán todos los demás", concluyen las citadas fuentes.