Público
Público

Ciudadanos Cs incluye a Israel como modelo en su política educativa y económica

Los de Rivera, que mantienen una postura "equidistante" aunque votaron en contra del reconocimiento del Estado de Palestina, instan al Gobierno a promover programas de intercambio para que los jóvenes españoles aprendan de los conocimientos israelíes en I+D.

Publicidad
Media: 3.22
Votos: 9

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, rodeado de parte de la Ejecutiva del partido. Archivo REUTERS

"Queremos parecernos a los mejores países, como Alemania o Israel, no a los peores". Así se manifestó Albert Rivera durante la campaña electoral de 2016. Ahora, su partido ha vuelto a incluir el ejemplo israelí como modelo para su política educativa.

Ciudadanos ha presentado una iniciativa en el Congreso con el fin de impulsar programas de intercambio para que los jóvenes españoles puedan empaparse del modelo económico israelí en lo que a I+D+i se refiere. La Proposición No de Ley sobre el impulso de un programa de transferencia del conocimiento España-Israel se debatirá -cuando toque- tanto en la Comisión de Educación como en la de Asuntos Exteriores.

Los naranjas, en su texto, remarcan que durante los últimos 30 años los contactos entre ambos países se han caracterizado por el "buen entendimiento", recuerda "las raíces judías de nuestro país" y destaca, especialmente, las relaciones comerciales. "La consolidación oficial de las líneas estratégicas [sector farmacéutico, energías renovables, Smart Cities, nanotecnología, tratamiento de aguas, tecnología agrícola, tratamiento de residuos y Defensa] abre aún más el campo de acción sobre el que aunar esfuerzos para incrementar el número de oportunidades que representan tanto para nuestras empresas como para nuestros jóvenes", argumentan.

"Israel ostenta la segunda plaza en el ránking mundial de potencias tecnológicas", aplauden en Cs

Asimismo, en Cs alaban a Israel por ser el país "que más invierte en I+D en términos de PIB", la innovación de sus empresas como consecuencia de ello, los "programas de inversión público-privada para start-ups", su "gran inversión en patentes" gracias a los Centros de Transferencia Tecnológica y, por tanto, la gran "salida comercial" que ofrece a las investigaciones. "Israel ostenta la segunda plaza en el ránking mundial de potencias tecnológicas", resumen. 

También aplauden "la solidez del sistema académico israelí desde la educación primaria hasta la educación superior", motivo por el que consideran "necesario reforzar los vínculos académicos y empresariales entre España e Israel con el objetivo último de abrirle a nuestros jóvenes el abanico de oportunidades profesionales". 

De ahí que la PNL -que, de aprobarse, sólo instará al Gobierno de Mariano Rajoy a llevar a cabo estas acciones sin que sea vinculante para él- consista en "lanzar un programa de intercambio educativo e investigador" dirigido a estudiantes de Formación Profesional, universitarios o docentes investigadores y que recoja también los correspondientes programas de "intercambio y transferencia tecnológica y comercial" o "de refuerzo Universidad/Centros de Investigación-Empresa".

Palestina Libre: "La economía israelí se construye sobre la base de negar la posibilidad de una economía palestina"

Esta propuesta de Ciudadanos no es del todo nueva. Crear una Red de Centros de Transferencia Tecnológica con la vista puesta en Israel formaba parte ya de su programa electoral, ya que siempre ha ligado su política económica a la educativa, igual que dicho país: "El sistema educativo israelí [...] representa uno de los pilares sobre el que el país basa su éxito", valoran en el texto de la PNL. Y dicho programa, coordinado por Luis Garicano y en el que colaboró incluso una fundación del Ibex 35 (Fedea), ya fue criticado por la ONG Palestina Libre.

"Recordamos a Ciudadanos que tomar modelos de innovación alejados del respeto a la democracia, la legalidad internacional y los derechos humanos es muy grave y peligroso, porque ayuda a sostener una idea equivocada de lo que es el Estado de Israel, a normalizar la ocupación militar que acomete desde hace más de 70 años y que en poco debería ser el espejo de nuestra economía y nuestro modelo de desarrollo, si no queremos que se aleje aún más de un marco de respeto y convivencia para todas las personas", les criticó dicha organización en un artículo ya en 2015.

"La economía israelí se construye sobre la base de negar la posibilidad de una economía palestina e impacta negativamente en otras muchas economías de la región. Su modelo de innovación tecnológica está estrechamente vinculado a la experimentación armamentística para la ocupación y a la seguridad, aplicando toda esa tecnología y ese “saber” para el control y el castigo sobre una mermada población palestina", añadían.

La "equidistancia" de Ciudadanos

Cabe recordar que Ciudadanos votó en contra del reconocimiento del Estado de Palestina en el Parlament de Catalunya, aunque defienden que su postura respecto al conflicto árabe-israelí es "equidistante".  "No estamos a favor ni de una parte ni de la otra", confirma a Público el responsable del Área de Exteriores de la Ejecutiva, Fernando Maura.

Maura: "Si el Consejo de Ministros reconociera el Estado de Palestina sería infructoso: no ayudaría a lo que debe ayudar, que es favorecer la paz"

"Estamos a favor del reconocimiento del Derecho internacional, de las resoluciones de la ONU, del proceso de negociación entre las dos partes, de la fórmula de que haya dos Estados vecinos que vivan en paz y colaboren uno con el otro, y de que la situación trate de reconducirse a las fronteras establecidas en 1967", argumenta en relación a la etapa anterior a la invasión de Israel de las franjas de Gaza, entre otros territorios. Es la misma respuesta que ofreció Rivera después de que el presidente de EEUU, Donald Trump, reconociese a Jerusalén como capital de Israel y levantase ampollas en toda la comunidad internacional.

Maura, por su parte, considera que, aunque España tenga "una buena posición para contribuir [como mediador] a un posible acuerdo", "cualquier tipo de fórmula política que haga referencia a ese conflicto debe reubicarse en el marco de la Unión Europea". Él, que ya defendió esta postura en su etapa como eurodiputado de UPyD, considera que "si el Consejo de Ministros reconociera el Estado de Palestina sería infructoso: no ayudaría a lo que debe ayudar, que es favorecer la paz". 

En cuanto a la PNL en cuestión, el diputado naranja defiende que se trata de una "apuesta educativa" más que relativa a la Política Exterior y justifica la postura de Israel como modelo alegando que "Palestina, por diversos factores, no podría tener esa capacidad de conocimiento". "Eso no quiere decir que nosotros estemos arrimando el ascua a la sardina de Israel", concluye Maura.