Público
Público

Ciudadanos se entrega a los pactos en medio de graves contradicciones

Rivera cambia de discurso: dijo que no aceptaría cargos, pero pide la Alcaldía de Valencia; pedía transparencia, pero nada se sabe de su reunión con Rajoy y Sánchez; e iba a ser implacable contra la corrupción, pero ha dado margen a Díaz con Chaves.

Publicidad
Media: 3.61
Votos: 31
Comentarios:

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera.- JON NAZCA (REUTERS)

MADRID.- 'Donde dije digo, digo Diego'. Esa es la política que últimamente están desarrollando los Ciudadanos de Albert Rivera. Los naranjas han ido cambiando su discurso y desvelando las trampas que contenían los mítines de campaña a medida que se han ido entregando a los pactos de Gobierno autonómicos

El último ejemplo de ello tuvo lugar este martes, cuando Juan Marín se decidió a apoyar la investidura de Susana Díaz en Andalucía. Desde el pasado 22 de marzo, cuando se celebraron los comicios andaluces, Ciudadanos había exigido la cabeza de Manuel Chaves y José Antonio Griñán, imputados en el caso de los ERE.  Después de que éste último pusiera su escaño como senador a disposición de su jefa de filas, sólo quedaba Chaves como "punto rojo" en la negociación con Ciudadanos.

Tras dos meses enrocados en esta cuestión, ahora Marín ha cedido y ha aceptado "esperar" hasta que el Tribunal Supremo se pronuncie sobre la situación de Chaves para exigir su acta de diputado en el Congreso en caso de que se confirme su inculpación.

Todo para poder apoyar la estrategia que incluso desde las filas naranjas ya prevén: que las agrupaciones regionales del partido pacten con el PP en unos sitios y el PSOE en otros con el fin de seguir posicionándose en ese "centro" del que presume Rivera e intentar repetir el éxito de ese mensaje en las próximas elecciones generales. Pero ​por el camino están cayendo en graves contradicciones. Incluso en lo que respecta a la condición "irrenunciable" del partido: que sus posibles socios de Gobierno firmen su pacto anticorrupción.

Además de en Andalucía, todo apunta al acercamiento entre Ciudadanos y PP en la Comunidad de Madrid. El líder regional de C's, Ignacio Aguado [en la imagen], ya empieza a recibir críticas por ello. Primero, por arrimarse al "partido de la Púnica" -como lo llaman algunos-, donde varios miembros de la lista de Cristina Cifuentes están en el punto de mira de la Justicia. En las filas naranjas, que se vanagloriaron de haber influido en las dimisiones de Lucía Figar y Salvador Victoria,  "temen" que pueda saltar algún caso más, pero no dejan de dar "primeros pasos" hacia la investidura de la conservadora como presidenta de la Comunidad. 

De hecho, ya nadie habla del caso [Álvaro] Ballarín, el número siete del PP, que estuvo imputado y fue desimputado en cuestión de horas tras las elecciones municipales y autonómicas del 24 de mayo, una situación que a Aguado le olía "mal" la semana pasada. Sin embargo, a día de hoy Ballarín sigue pendiente de que la Fiscalía se pronuncie sobre si va a recurrir o no su causa y, aunque el líder de Ciudadanos en Madrid sigue insistiendo en que no aceptará imputados en las listas de Cifuentes, el haber recibido la vicepresidencia de la Asamblea de Madrid parece haber aplacado los ataques de C's al PP en esta línea. 

De ser así, los naranjas estarían incurriendo, además, en otra contradicción: prometieron no aceptar "sillitas" ni "carguitos" a cambio de su apoyo a los de uno u otro color. En este mismo punto han caído también los naranjas de Valencia, donde se daría una doble contradicción.

Por un lado, se saltarían la norma de no aceptar cargos a cambios de apoyos. Y es que los naranjas de Valencia capital -liderados por Fernando Giner [en la imagen inferior]- se han postulado para la Alcaldía con el objetivo claro de buscar el apoyo del PSPV. A cambio, los Ciudadanos de la Comunidad liderados por Elsa Punset se decantarían por apoyar al socialista Ximo Puig como presidente autonómico y ayudarle, así, a frenar las intenciones de Mónica Oltra (Compromís) de ocupar dicho puesto

El líder de Ciudadanos en Valencia capital, Fernando Giner. Archivo EFE

Por otro lado, de acceder a la Alcaldía y convertir a Giner en sustituto de Rita Barberá, los naranjas también se saltarían su norma de no entrar en gobiernos donde no C's no haya sido la lista más votada. ¿La excusa? "Dijimos que no entraríamos en ningún gobierno que no lideremos, pero si todos nos apoyan y podemos formar nuestro propio Ejecutivo con nuestra gente, es diferente", puntualizan fuentes del partido.

Otra de las medidas que los de C's han ido puntualizando a medida que avanzaban los pactos autonómicos tiene que ver con la limitación de mandatos. Los naranjas pretenden limitar los puestos de los cargos públicos a un máximo de ocho años (dos legislaturas), pero ahora han puntualizado que no tendrá "efecto retroactivo". Así, las negociaciones del  ya polémico Diego Ubis con Pedro Sanz -del PP y que lleva desde 1995 en el poder- en La Rioja van por buen camino, especialmente, después de que éste se haya firmado ya el "pacto contra la corrupción y por la regeneración" de los de Rivera. Además, hay quien entre sus rivales le recuerdan al líder nacional de Ciudadanos que él ya va a cumplir nueve años como diputado en el Parlament de Catalunya.

Otras cuestiones difíciles de entender sobre Ciudadanos tienen que ver, por ejemplo, con sus mensajes sobre no querer decirle a los demás partidos cómo tienen que organizarse internamente, aunque luego les pidan primarias y listas abiertas. O con querer ser "el cambio sensato" que regenere la democracia y obligue a todos a ser más transparentes, aunque luego Rivera se reúna por primera vez con Mariano Rajoy y Pedro Sánchez y el encuentro se resuma en un triste comunicado de tres párrafos en los que no se cuenta nada relevante

Por último, el sector crítico de C's también ha arremetido en Twitter contra el partido, precisamente, con su propio lema. Y es que si se confirma el pacto con el PP en Madrid, después de haber pactado con el PSOE en Andalucía, ambas comunidades se quedarían con el color que ya tenían. Ciudadanos  mantendría su imagen de "centro del tablero" de cara a las generales, pero... ¿y la del "cambio"?.