Público
Público

Ciudadanos presenta más de cincuenta denuncias por ataques contra sus sedes

Desde la formación naranja achacan estos ataques al “proceso separatista y la crispación creada por los populistas en los últimos años”

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Pintadas contra C's en el negocio de los padres de Albert Rivera./Twitter

La dirección de Ciudadanos ha presentado en lo que va de año más de cincuenta denuncias por ataques contra sus sedes o contra actos organizados por la formación. El partido, además, ha informado que la mayoría de los casos han acontecido en Catalunya. Concretamente en las sedes de Hospitalet de Llobregat y Barcelona.

Desde la formación naranja achacan estos ataques al “proceso separatista y la crispación creada por los populistas en los últimos años”, según ha informado la Cadena Ser

Para los de Rivera, el aumento de los ataques contra locales y actos de la organización tienen mucho que ver al clima de "confrontación y división" que el proceso soberanista ha generado. Pero van más allá en su análisis y advierten de que algunos políticos "separatistas" incrementan ese odio cuando en localidades catalanas deciden nombrar a políticos de Ciudadanos "personas non gratas".

Las pintadas y el deterioro de los espacios físicos que ciudadanos poseé no son, para los de Rivera, el peor de los males. Tanto es así que señalan la importancia del contenido de muchas de las pintadas con las que han amanecido las fachadas de algunas de sus sedes locales.

Se trata de pintadas con amenazas de muerte a cargos del partido como a Inés Arrimadas o grafitis donde se acusa al partido de tener ideologías fascistas y nazis. Así mismo, desde Ciudadanos ponen como ejemplo el caso del negocio de los padres de Albert Rivera, el cual ha aparecido con pintadas en varias ocasiones, tal y como el propio político catalán ha denunciado en las redes sociales.

También hay que mencionar otros ataques que pasan a la frontera de la violencia física como el que sufrió Miguel Ángel Basternier, un concejal de Sietges al que arrojaron piedras a las ventanas de su propia vivienda particular.

No obstante, desde la formación naranja consideran también como ataques violentos algunos de los escarches que la PAH (Plataforma de Afectados por la Hipoteca) ha realizado en algunas de sus sedes de Madrid, Logroño o Málaga, como señal de protesta a la Ley de Desahucios Exprés propuesta por el partido de Rivera.