Publicado: 21.12.2015 00:54 |Actualizado: 21.12.2015 11:50

Ciudadanos, víctima de sus errores, no logra ser llave de Gobierno

Los naranjas no han conseguido ninguno de sus objetivos: ni tienen 100 escaños en la Cámara baja (se han quedado en 40) ni han vencido a Mas en Catalunya. El resultado no les da ni para poder ser la muleta del PP. Aun así, Rivera celebra "la vuelta del centro" al Congreso.

Publicidad
Media: 2.57
Votos: 7
Comentarios:
El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, valora los resultados en las elecciones generales esta noche en Madrid. EFE

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, valora los resultados en las elecciones generales esta noche en Madrid. EFE

MADRID.- La ilusión no venció al miedo. El mensaje vendido durante meses por Albert Rivera no caló entre el electorado, que dejó a Ciudadanos -con el 99,5% escrutado- con tan sólo 40 escaños de los 100 con los que soñaban al principio de la campaña y sin posibilidad de ser siquiera la llave del Gobierno. El partido ha pagado caro todos sus errores de campaña -reconocidos incluso por miembros de la cúpula- y, pese a todo, su líder se negó a darse por vencido y vendió el escaso resultado como la victoria del "centro".

"Hoy España empieza una etapa de esperanza e ilusión, una nueva era política", valoró Rivera mostrando, junto a buena parte de su Ejecutiva, una sonrisa. Se podría decir que estaba "jodido, pero contento", como definían la situación algunos miembros de su partido antes de que él saliera a escena. "Desde la Transición no se consolidaba el centro político en España y hoy le hemos dicho a Europa entera que el centro existe y que se llama Ciudadanos", mitineó, consiguiendo arrancar el ánimo de quienes le coreaban, a pesar de todo, "presidente, presidente".

El ambiente que se respiraba las horas previas a su comparecencia en el hotel Eurobuilding de Madrid -sitio elegido porque era el mismo en el que Adolfo Suárez celebraba las noches electorales- era de funeral. Incluso algunos se daban el pésame antes de saber el resultado final. A diferencia del pasado 3 de diciembre, ya no había colas para entrar a la sala y los pocos cientos de personas que allí se reunieron -esperaban 900, pero apenas alcanzaron la mitad- tenían cara de pocos amigos. Con los cubatas a 12 euros, muchos ni siquiera quisieron beber para olvidar.

Y es que C's no consiguió ninguno de sus objetivos: ni ser segunda fuerza, como daba por hecho cuando las encuestas le eran favorables, ni ganar a Artur Mas en Catalunya. Los naranjas obtuvieron en esa comunidad sólo 5 escaños frente a los 8 que alcanzó Democràcia y Llibertat (DL). Rivera, que ya no tiene opciones de ser el 'primer presidente catalán de la democracia', tampoco venció al nacionalismo en su tierra. Era su "motivación extra", pero también en eso se estrelló.

Si Rivera empezó la campaña arremetiendo contra el PP ("el único coche" que le quedaba por "adelantar"), también terminó cambiando de estrategia a última hora. Si alguien dudaba entre votar a Rajoy o votarle a él pero quería cambio, Ciudadanos era su mejor opción. ¿Por qué? Porque el viernes, último día de campaña, los naranjas se definieron al fin y admitieron que se abstendrían para dejar gobernar al PP "O al PSOE", se afanaban en apostillar, aun siendo partidarios de que sea la lista más votada -todo apuntaba a que sería la de los conservadores- la que debe intentar formar gobierno.

Todos dieron entonces por hecho que Rivera sería la 'muleta' de Rajoy. Pero ni a eso aspira. Sus 40 escaños no son suficientes para que, unidos a los 123 de los populares, obtengan la mayoría absoluta fijada en 176 asientos del Congreso. Pese a ello, el líder de C's volvió a presentarse como "decisivo para formar mayorías". "A partir de mañana vamos a poder cambiar la injusta ley electoral que hace que los votos no valgan igual", aventuró. Y aprovechó para culpar al sistema de su pinchazo. "Esta noche hemos visto que los votos de C's valen la mitad, que cuestan el doble que el PP o el PSOE y, por supuesto que el de los nacionalistas", se hizo la víctima.

Antes de eso también cerró la puerta a cualquier posible tripartito "de perdedores". Y hasta puso veto a Podemos por proponer un referéndum para Catalunya. Pero fue a Pablo Iglesias a quien intentó arañarle los votos indecisos a última hora. Tampoco lo logró. El "enfado" de Podemos -como lo llama Rivera siempre despectivamente- venció a su "esperanza" y el morado se impuso al naranja con 42- diputados -sin contar sus coaliciones con otras formaciones frente a sus 40 asientos en el Congreso.



La campaña más larga de Rivera

Rivera siempre presumía de que se le hacían cortas las campañas, "no como a otros". Pero en esta ocasión sudó la camiseta y pinchó. No le gustan los mitines -prefiere el parlamentarismo, admite siempre- y se le notó. Hasta sus admiradores salían fríos de los actos de campaña. Con candidatos provinciales sin experiencia en política que no ayudaban a calentar el ambiente y el líder cortando a los espontáneos que le gritaban "presidente", ni los militantes más fieles resultaban satisfechos.

Los debates, en los que Rivera estuvo especialmente nervioso y no mostró sus dotes de orador, los cambios de agenda motivados por la reunión exprés con la exministra de Zapatero Cristina Garmendia y el asesinato de dos policías españoles en Kabul y, y los escándalos que surgieron durante las dos últimas semanas tampoco ayudaron. Su polémica propuesta de equiparar las penas de violencia de género a las de violencia doméstica, los controvertidos tuits de Marta Rivera de la Cruz, y los nuevos garbanzos negros que salieron a flote en los últimos días cerraron el agujero negro en el que se había metido la formación naranja.

Ahora, aunque siguen con su mensaje positivo de vender el resultado como una victoria (Rivera ya se ponía la tirita antes de la herida al resaltar en los últimos mítines que pasar de 0 a algo ya era un éxito), es probable que ni siquiera puedan sufragar el crédito de 4 millones de euros que pidieron para la campaña. Según sus cálculos, obtener 60 escaños les permitiría recibir de las arcas públicas 6 millones de euros. Se han quedado en sólo 40.