Publicado: 28.09.2015 00:39 |Actualizado: 28.09.2015 07:43

Ciutadans asciende a segunda
fuerza de Catalunya

Los resultados de las autonómicas catalanas de este domingo han colocado a la formación de Albert Rivera al frente de la oposición al bloque soberanista formado por Junts Pel Sí y CUP, con 25 escaños, muy por encima del PP, que se quedó solo con 11

Publicidad
Media: 3.25
Votos: 4
Comentarios:
La candidata a la presidencia de la Generalitat por Ciutadans, Inés Arrimadas y el líder del partido, Albert Rivera durante la rueda de prensa ofrecida hoy para valorar los resultados de la formación en las elecciones catalanas. EFE/Marta Pérez

La candidata a la presidencia de la Generalitat por Ciutadans, Inés Arrimadas y el líder del partido, Albert Rivera durante la rueda de prensa ofrecida hoy para valorar los resultados de la formación en las elecciones catalanas. EFE/Marta Pérez

BARCELONA.- Se vendieron como la única alternativa capaz de frenar el independentismo y el mensaje caló. Ciudadanos ha dado en estas elecciones autonómicas el gran salto y se ha convertido en la segunda fuerza más votada, por detrás de la coalición de Esquerra Republicana y Convergència. La formación naranja se ha hecho con 25 escaños- el 18 % de los votos- liderando el bloque unionista dentro del nuevo Parlamento catalán y desplazando así a quienes hasta ahora ocupaban cómodamente esa posición, los del Partido Popular (11 escaños).

Los gritos eufóricos de ¡Presidenta! han recibido a las 11 y media de la noche a Inés Arrimadas, la candidata a la presidencia de la Generalitat por C's, cuando ya los resultados se daban por definitivos, al haberse alcanzado el 97,4 % del escrutinio. Lo primero que ha hecho la dirigente ha sido agradecer la altísima participación en las elecciones de hoy, un incremento que tuvo mucho que ver con su victoria, dado que el tradicional abstencionismo en las autonómicas catalanas se solía atribuir a sectores contrarios a la independencia que, sin embargo, este domingo han decidido expresarse en las urnas. “Esta participación histórica es una buena noticia para la democracia. Gracias por haber salido en masa a votar, como se los hemos pedido”, arrancó Arrimadas.



“Artur Mas convocó estas elecciones porque decía que la mayoría de los catalanes estaban con él pero, realmente, la mayoría le hemos dado la espalda y hemos optado por regenerar la política”, declaró la candidata. “Con los resultados de hoy Artur Mas solo puede hacer una cosa, ¡dimitir e irse a su casa!”, proclamó Arrimadas y la sala del hotel Barceló Sants, en Barcelona ha explotado. “¡Dimisión!”, gritaban los cerca de trescientos simpatizantes de Ciudadanos que llenaron el recinto durante la noche electoral.

“Solo hay una opción, hacer unas nuevas elecciones en las que nos presentemos con nuestros partidos, unas elecciones autonómicas de verdad para decidir el futuro de los 7,5 millones de catalanes”, profirió la dirigente. El auditorio aclamaba: “¡Libertad!”
Ciudadanos ha triplicado los resultados de las últimas elecciones y, de los tres diputados con los que comenzaron hace tres años, han pasado a los 25 que han obtenido hoy, con 700 mil votos. Estas cifras les ha insuflado a los naranjas la convicción de que pueden llegar, incluso, a hacerse con el gobierno en las generales de diciembre, de la mano de Albert Rivera. “Estamos muy orgullosos de tener como líder del partido al político mejor valorado de España, es el único líder nacional que está hoy aquí celebrando con nosotros la victoria”, expresó Arrimadas, antes de dejarle el escenario a su compañero. “Paso la palabra al futuro presidente del gobierno de España”, aclamó y la sala estalló al grito de “¡Viva España y viva Catalunya!”.

El líder de Ciutadans, Albert Rivera, recibe las felicitaciones de sus segidores al llegar a la rueda de prensa para valorar los resultados de la formación en las elecciones catalanas. EFE/Marta Pérez

El líder de Ciutadans, Albert Rivera, recibe las felicitaciones de sus segidores al llegar a la rueda de prensa para valorar los resultados de la formación en las elecciones catalanas. EFE/Marta Pérez

Albert Rivera entró con aire triunfal, mientras los asistentes le coreaban “¡presidente!”, y empezó su discurso, lleno de satisfacción. “Los catalanes han querido que una fuerza política que hace tan solo 3 años tenía tres diputados, pase ahora a tener 25. Son más los catalanes que han votado unión que los que han votado separación. Quieren un cambio sensato, sin populismos”, lanzó el líder de Ciudadanos. “Ahora vamos a encabezar un cambio político en toda España. Hoy también la vieja política ha muerto en las urnas”, prosiguió. “Es Ciudadanos quien ha evitado la ruptura de este país”.

Nuevamente, Rivera ha hecho hincapié en la proyección que los resultados de las autonómicas tendrán en las elecciones generales y ha animado a sus votantes a repetir el éxito en diciembre. “A los millones de españoles que nos están viendo con esperanza les digo que igual que en Catalunya una marea naranja inundó las urnas, también tiene que inundarlas en toda España”, afirmó.

El número uno de Ciudadanos pidió una y otra vez el voto para las presidenciales, articulando toda clase de argumentos: “para que se demuestre que los catalanes queremos seguir siendo también españoles”, “para recuperar el camino de la Transición que nunca deberíamos haber perdido” o “para vencer el bipartidismo”, han sido algunos de ellos.

A lo largo de la noche electoral, la temperatura del hotel Barceló Sants ha ido en aumento. Con cada nuevo escaño que los simpatizantes de C's divisaban por las pantallas, la sala temblaba. Gritos eufóricos, saltos y banderines naranja por todas partes. Con cada imagen de los festejos de Junts pel sí en el Borne, silbidos y abucheos. Y si subía Catalunya sí que es pot en detrimento de la lista de Mas, júbilo nuevamente.

Así desde que se conocieron los primeros sondeos a pie de urna a las 8 de la tarde. Un vaivén de emociones protagonizado por las cerca de trescientas personas que han llenado la sala del hotel, la mayor parte venidas de fuera de Catalunya especialmente para el recuento.

“Son los únicos que me convencen para frenar el independentismo, por eso los voté”, explicaba Déborah, una chica de 25 años. “El PP y el PSOE ya nos han robado bastante”, añadía indignada. Javier, un hombre de 50 años, también seguía nervioso el escrutinio. “Ciudadanos es el único partido que defiende la Ilustración, algo muy antiguo pero a la vez muy moderno y necesario”, afirmaba. “De mis problemas, mi primo de Albacete no tiene ninguna culpa”, intervenía Josep, vecino de Barcelona, y Jaime lo secundaba: “Quiero mantener la fraternidad con mis compatriotas y, además, evitar que los de Mas se vayan de rositas con la corrupción”.

Diversas sensibilidades que la formación de Rivera logró aglutinar aprovechando el descontento hacia los partidos tradicionales y la oposición de una parte de los catalanes a la separación de España.