Publicado: 02.07.2014 18:20 |Actualizado: 02.07.2014 18:20

Clamor general contra la ocurrencia de Rajoy para no perder ayuntamientos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Numerosos dirigentes del PP han salido este miércoles en defensa de la propuesta del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, de reformar la ley electoral para permitir la elección directa de alcaldes, un cambio que el PSOE ve inoportuno abordar a pocos meses de las elecciones municipales.

El lunes, en el Comité Ejecutivo Nacional, Rajoy propuso una reforma para hacer posible que salga elegido alcalde el candidato de la lista más votada. Este marte, desde Panamá, el presidente defendió su propuesta con el argumento de que se quiere dar la alcaldía a quien "vota el pueblo" y gana las municipales, no a una coalición formada "por cinco que han perdido las elecciones", y  explicó que ha pedido al PP una reflexión sobre cómo hacerlo para llevar una propuesta en septiembre al Congreso. Los resultados de las las pasadas elecciones europeas del 25 de mayo mostraban que, extrapolando los datos a unas municipales, el PP podría perder algunas de sus alcaldía; por ejemplo, en una docena de grandes ciudades, la suma de IU y Podemos podía llegar a hacerse con el gobierno municipal.

A la vista de la propuesta de Rajoy, algunos responsables del PP, además, han dado ideas sobre la fórmula que podría utilizarse, como la de celebrar una segunda vuelta, mientras que desde la oposición no se ve con buenos ojos esta reforma con la que, opinan muchos partidos, el PP busca asegurarse el mayor número de alcaldías por miedo a los pactos de la izquierda.

Importantes cargos del PP como el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, y el presidente del Congreso, Jesús Posada, han sugerido la posibilidad de la segunda vuelta, que en opinión de este último sería el sistema más acertado. Feijóo, por su parte, ha señalado incluso que se podría ir "más allá" de los alcaldes, aunque "por algo hay que empezar", y ha considerado un "contrasentido" que "un alcalde a falta de un concejal se convierta en líder de la oposición y un candidato que ha perdido claramente las elecciones se convierta en alcalde".

Desde la dirección del PP, el vicesecretario de Política Autonómica y Local, Javier Arenas, ha dejado clara la posición favorable del partido porque considera que "aumentaría la confianza de los ciudadanos en el sistema democrático", si bien ha apostado por abrir un "debate sereno" al respecto. Según Arenas, es pronto para aventurar cómo se concretaría la reforma y hay que esperar al retorno de las vacaciones para empezar a negociar un cambio que en cualquier caso el PP quiere consensuar con el resto de fuerzas políticas.

Sin embargo, el todavía líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, ya ha advertido de que "no se pueden cambiar las reglas del juego" sin consenso y a pocos meses de las elecciones locales, previstas para de mayo de 2015 y una reforma de estas características, ha subrayado, "exige un amplísimo acuerdo de las fuerzas políticas". Junto con Rubalcaba, han sido muchas las voces de la oposición reacias a esta propuesta de reforma, que la presidenta andaluza, Susana Díaz, y el candidato a la Secretaría General del PSOE Eduardo Madina han atribuido la propuesta al miedo de los populares a perder alcaldías.

En esta línea, el líder de IU, Cayo Lara, ha acusado a los populares de pretender dar un "golpe de mano" a la "democracia representativa" y de tratar de "blindarse" antes de perder poder en los gobiernos locales.

Mientras, el presidente de la Generalitat, Artur Mas, amplía al PSOE el miedo a perder alcaldías y considera que los dos grandes partidos están hablando de esta posible reforma debido a ese temor, aunque no ha cerrado la puerta a discutir la propuesta. Y un exmiembro del PP, el presidente de Foro, Francisco Álvarez-Cascos, se ha mostrado hoy "perplejo" de que su antiguo partido pida elegir directamente a los alcaldes cuando no elige directamente a sus candidatos. Como una propuesta de "barra de bar" la ha calificado la presidenta de la Asociación de Municipios Vascos, Ibone Bengoetxea, mientras que el BNG ha acusado a Rajoy de querer "hacer trampa" para "salvar la derrota segura del PP" en las municipales.

Frente a las críticas de la oposición, han sido muchos los dirigentes locales y autonómicos del PP que se han sumado a la idea. A la cabeza el presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias, Íñigo de la Serna, quien defiende que "represente democráticamente a los ciudadanos quien haya recabado un apoyo más mayoritario" en las urnas. Los alcaldes de Valencia, Rita Barberá, y Valladolid, Francisco Javier León de la Riva, o el presidente del PP andaluz, Juanma Moreno, han celebrado la idea, como también lo ha hecho la presidenta de los populares madrileños, Esperanza Aguirre. "Las coaliciones de perdedores no pueden desplazar al partido ganador", ha sentenciado Aguirre.


http://www.quoners.es/debate/a-tu-juicio-cuales-son-los-principales-cambios-que-se-deberian-abordar-en-la-reforma-de-la-ley-electoral