Público
Público

La clase política como problema bate su registro histórico más alto

El 22,1% de los españoles la menciona en el último barómetro del CIS, tras el paro y la crisis

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El desafecto de los ciudadanos hacia la clase política batió su marca histórica el pasado mes de mayo. Políticos y partidos son mencionados como un problema por el 22,1% de los españoles. Constituyen así el tercer elemento de preocupación en España, tras el paro y la situación económica, desde hace más de un año.

Según el último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) realizado entre el 3 y el 11 de mayo y publicado ayer, el desempleo sigue en cabeza de los problemas del país, citado por el 84,1% de los encuestados el dato más alto desde hace 15 años seguido por los problemas de carácter económico, que menciona el 46,6% de los españoles.

Políticos y partidos son percibidos como problema desde hace 15 meses

Hay que remontarse a septiembre de 1995, en el clima de crispación que agitó la derecha como antesala de la primera victoria electoral de José María Aznar, para encontrar la marca de preocupación por la clase política que ahora bate su récord. Entonces, la política era el problema señalado por el 21,5% de los encuestados. Este indicador bajó progresivamente a lo largo de los años situándose por debajo del 10% y se disparó de nuevo en abril de 2010, cuando volvió a rozar el 20%, superado ahora con holgura.

Esta percepción es mayor entre hombres (26,1%) que entre mujeres (18,3%). Por edades, la franja entre los 55 y los 64 años es la que más señala con preocupación a la clase política (25,4%) y la mayor de 65, la que menos (16,9%). Según su orientación política entre las tres principales fuerzas de ámbito estatal, los votantes del PSOE son los que menos apuntan a los políticos como problema (19,8%) y los de IU-ICV, los que más (30,7%). En medio quedan los seguidores del PP, con un 25,6%.

La preocupación por el paro se eleva a indicadores que se remontan a 1997

Entre las diez primeras preocupaciones del país figuran, además, otros elementos directamente relacionados con este indicador. El Gobierno es un problema que menciona el 5,4% de los ciudadanos y la corrupción y el fraude, un elemento que apunta el 5%.

El paro percibido como un problema también alcanza cotas que invitan a remontarse muy atrás. El récord se sitúa en mayo de 1985, cuando era mencionado por el 94,4%. El último valor similar al de mayo, sólo ligeramente más alto, corresponde a octubre de 1997, cuando el desempleo fue citado como el primer problema por un 85,3%.

Se mantiene el pesimismo sobre la situación política y su evolución

El 78,6% de los españoles considera muy o bastante probable quedarse en el paro ellos o un familiar directo, frente al 20% que estima poco o nada probable esta posibilidad. Quedarse sin dinero necesario para atender necesidades básicas es lo que más miedo produce al 35,5% de los encuestados, por encima de perder el empleo (32,2%).

La situación política general tampoco abandona en mayo el terreno del desánimo. Un 66,8% la considera mala o muy mala. Es regular para uno de cada cuatro españoles (25,5%) y calificada como buena o muy buena sólo por el 4,8%.

¿Y dentro de un año? La tendencia sigue lastrada por un ánimo a caballo entre el pesimismo y el escepticismo. La situación política será igual, según señala el 52,7% o empeorará, como indica el 20,8% de los ciudadanos. Sólo el 12% considera que será mejor.

'Entiendo y comparto'

'Entiendo y comparto esa preocupación' prioritaria por el empleo, admitió el ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, al valorar estos datos. El barómetro 'acierta', a su juicio, al colocar el paro como primer problema del país.

La traducción política del PP es diametralmente opuesta. 'El efecto Rubalcaba es nulo y el Gobierno está agotado', sentenció la vicesecretaria de Organización del PP, Ana Mato. 'Tan sólo un cambio puede devolver a la sociedad la confianza y certidumbre de que España puede salir de la crisis', señaló la dirigente conservadora.