Publicado: 23.09.2015 10:23 |Actualizado: 23.09.2015 15:49

¿En clave de qué se vota en Catalunya? ('En clau de què votem?')

Un coloquio sobre el carácter de las elecciones del próximo domingo, alejado del fragor de la batalla y la reiteración de mensajes de campaña, sirvió para reflexionar sobre las características e incertidumbres del actual ciclo político.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:
Un momento del debate organizado por la Editorial Icaria. - PÚBLICO TV

Un momento del debate organizado por la Editorial Icaria. - PÚBLICO TV

BARCELONA.- "En esta campaña electoral hay muy poca política y muchos principios sacrosantos". Así lo constató el historiador Xavier Domènech, que lamentaba de esta manera el bajo nivel de preparación que muestran las diferentes fuerzas políticas a la hora de formular sus propuestas para el futuro de Catalunya.

Lo explicó de esta manera en un debate, organizado por la Editorial Icaria y protagonizado por intelectuales catalanes, obviamente politizados pero alejados, unos más que otros, de las formaciones que presentan candidatos a las elecciones del próximo 27 de septiembre. Junto a Domènech se encontraban, el profesor de Derecho Pere Vilanova, la doctora en Sociología Marta Rovira y el periodista Guillem Martínez.



"¿En clave de qué votamos?" era la cuestión central del debate. ¿Hay que votar en clave plebiscitaria o no?, preguntó el moderador, el periodista Sergi Picazo. La cuestión tiene su miga, claro está, porque el convocante de las elecciones, el presidente de la Generalitat, asegura desde el principio, en todo momento y con él mucha otra gente, que así hay que entenderlas. Entienden que es la única manera de trasladar a la población la pregunta que no han permitido someter a referéndum, pero otros se empeñaron en decir que se trata de unas elecciones autonómicas más.

A estas alturas del partido ya está claro que no son como otras, pero aún así el debate en torno al tema estuvo lleno de matices. Público TV lo transmitió en directo por streaming. Aquí puede verse:

Pere Vilanova introdujo el debate con el enunciado de algunas constantes significativas de la calidad de los procesos electorales en España y de su vida política, como que los partidos, según él, son "menos democráticos" en su funcionamiento que "las instituciones en las que están representados", la imposición y alarmante aceptación, "como si fuera lo más natural del mundo", de los tiempos para cada partido en los llamados "bloques informativos", la regulación de fecha límite para publicación de encuestas... Pero también destacó una serie de cambios destacables que se han producido, según el profesor, con estos comicios: "La incertidumbre ha vuelto a la política. Sin cambiar la ley electoral, ha cambiado el sistema de partidos. Todos los cabezas de lista son nuevos". Las referencias políticas son diferentes, por lo que cabe suponer que "una fracción del electorado estará desconcertada" a la hora de elegir.

Xavier Domènech puso en cuestión la impresión que se ha transmitido de que se trata "de las elecciones de nuestra vida". "Inmediatamente después del 27 de septiembre se entrará en otra dinámica, la de las elecciones generales". Nos encontramos "en un ciclo político largo", explicó. Y en esta idea abundó también Guillem Martínez, que calificó la dimensión del ciclo de "descomunal". Estimó que podía tener una duración de 10 años o más. Asistimos, según él, "a la primera crisis del régimen".

En cuanto al carácter plebiscitario o no de las elecciones del 27S, todo dependerá de los resultados, dijeron tanto Marta Rovira como Xavier Domènech. Si los independentistas obtienen mayoría de votos serán consideradas como plebiscitarias y en caso contrario, no, pero resultarán determinantes para abrir un proceso "que ya está anunciado".

La socióloga puso el acento en el cambio que ha supuesto el crecimiento del independentismo, recordó el tiempo en el que era extraparlamentario, destacó la significativa y actual adhesión masiva al símbolo de la bandera "estelada" y explicó la lógica según la cual, una parte de la población, cuando ve que la banca, la iglesia y representantes del poder del Estado se abalanzan en contra del proceso soberanista, se siente inclinada a ir "hacia el otro lado".

La figura de Artur Mas y su futuro político, la fiabilidad de las encuestas, la calidad democrática del actual régimen y su solidez, el contexto de crisis en Europa fueron otros elementos de un coloquio atípico, rico en argumentos, reflexiones y matices, y por ello muy distante del fragor de la batalla y de la reiteración de mensajes administrados en los actos de campaña electoral.