Público
Público

ExclusivaLas cloacas de Interior

Las cloacas de Interior La dirección de la Policía sigue ocultando a los Mossos informaciones sobre terrorismo

El CITCO da a cuentagotas a la policía catalana los datos sobre la lucha antiterrorista. Envió sin encabezados el último informe sobre el atentado de Barcelona del espionaje de EEUU, que desmiente que su aviso genérico sobre la amenaza a Las Ramblas tuviera algo que ver con el 17-A. La DAO tampoco comparte con los Mossos todas las alertas terroristas.

Publicidad
Media: 3.88
Votos: 16
Comentarios:

El mayor de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluís Trapero, consulta su móvil durante una rueda de prensa. EFE/Alejandro

Todo debería haber cambiado tras los atentados en Las Ramblas y Cambrils, y muy especialmente la deficiente cooperación antiterrorista entre la Policía Nacional y los Mossos d'Esquadra. Pero los últimos intercambios de información entre esos cuerpos policiales sobre nuevas amenazas yihadistas en España dejan bastante que desear, según los documentos obtenidos en exclusiva por Público.

Antes de los atentados de Catalunya, la Generalitat ya había protestado reiteradamente ante el Ministerio del Interior porque a los Mossos se les mantenía desconectados de las redes internacionales de intercambio de información policial –como Europol– e incluso se les negaba el acceso a las bases de datos del Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO), que dirige el comisario José Luis Olivera, ex jefe de la UDEF.

Que esa descoordinación entre cuerpos de seguridad tenía raíces políticas quedó claro en junio, cuando el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, dio el visto bueno –sólo 15 días después de que el PNV apoyara en el Congreso los Presupuestos del Gobierno– para incorporar a la Ertzaintza vasca a los foros policiales estatales, incluido el CITCO, internacionales y de acceso a las bases de datos de Europol, al tiempo que mantenía excluidos a los Mossos de esas herramientas de investigación.

La falta de información del imán y la filtración de la CIA

Después de la matanza de Barcelona, el Gobierno –tras unas actuaciones iniciales del gabinete de crisis de Rajoy que siguieron excluyendo a los Mossos– anunció que garantizaba la "colaboración total" entre la Policía Nacional, la Guardia Civil y la policía autonómica catalana. Pero la polémica se envenenó al descubrirse que Interior no había avisado a los Mossos de los antecedentes delictivos y pro-yihadistas del imán de Ripoll que organizó el comando asesino.

La respuesta a esa denuncia fue la filtración de una sospechosa "nota" supuestamente enviada directamente a los Mossos por la inteligencia de EEUU (en un principio se habló de la propia CIA) advirtiendo de que existía "información no corroborada de veracidad desconocida" sobre presuntos planes del Estado Islámico –conocido como Daesh o ISIS– para atentar en zonas turísticas transitadas de Barcelona, y específicamente Las Ramblas.

Esa misma filtración dejaba en evidencia al CITCO, al que se citaba como el organismo que había solicitado a EEUU que confirmase que los Mossos habían sido avisados de la amenaza a Las Ramblas. Además, la redacción en mal inglés (spanglish) y otros detalles del comunicado lo hacían harto sospechoso.

'Público' ha tenido acceso a un extenso informe de la inteligencia de EEUU sobre el comando yihadista que atentó en Catalunya

Pues bien, Público ha tenido acceso al contenido de otro informe enviado por la inteligencia norteamericana, esta vez muy extenso y escrito en perfecto inglés, en el que se abordan los atentados de Catalunya y se incluyen datos exhaustivos de todos los miembros del comando terrorista, incluidos numerosos números de teléfono y muchas otras identificaciones. El largo mensaje –cuyo contenido íntegro no revelamos para no perjudicar las investigaciones– fue enviado a los Mossos por el CITCO el pasado 15 de septiembre y comienza con tres párrafos notables:

Primeros párrafos del informe de la inteligencia de EEUU sobre los atentados de Barcelona.

"Nuestro servicio ofrece nuestras sinceras condolencias y apoyo tras los atentados en Catalunya del 17 y 18 de agosto" –reza el comienzo del informe–. "Ofrecemos la siguiente información para ayudarles en sus evaluaciones":

"1. Anteriormente, nuestro servicio pasó información con respecto a información no corroborada de veracidad desconocida correspondiente a finales de mayo de 2017, indicando que el Estado Islámico de Irak y ash-Sham (ISIS) estaba presuntamente planeando cometer atentados no especificados durante el verano contra lugares turísticos concurridos en Barcelona, España, específicamente Las Ramblas. Una revisión adicional de nuestro servicio identificó a un tal Abu Khadijah al-Karbaluti como potencialmente responsable de estos ataques sin especificar que el ISIS planeaba".

"A. Nuestro servicio no cuenta con ninguna estimación de que esta versión estuviera relacionada con los recientes atentados del 17 de agosto de 2017 contra Las Ramblas ni ha descubierto información ninguna que vincule a Abu Khadijah al-Karbaluti con dicho ataque".

Parece que al espionaje de EEUU le ha molestado que se emplease su aviso genérico de amenaza a Las Ramblas para desprestigiar a los Mossos d'Esquadra

En resumen, la inteligencia de EEUU se toma la molestia de comenzar su informe –muy técnico y de más de 1.300 palabras– desmintiendo que el atentado de Las Ramblas pudiera estar de alguna forma relacionado con la alerta genérica sobre amenaza terrorista a lugares turísticos que se transmitió a finales de mayo. Parece, pues, que hasta al espionaje estadounidense le ha molestado que se tratase de emplear ese aviso para desprestigiar a los Mossos, que por cierto siguen afirmando que tuvieron noticia de esa alerta genérica por una vía no oficial, pero no, en absoluto, mediante una comunicación directa a ellos por parte de la inteligencia de EEUU... algo que sin duda sería insólito y llamativo.

Ahora bien, lo que llama incluso más la atención del documento enviado por el CITCO a los Mossos es que ha sido borrado todo el encabezamiento superior (la mitad del primer folio) para que la policía catalana no viese información relevante como el "servicio" de inteligencia concreta que lo envía, en qué fecha, a través de qué vía, etc. Algo que demuestra que el CITCO sigue dosificando cuidadosamente la información sobre lucha antiterrorista que comparte con los Mossos.

Fuentes de los Mossos han asegurado a Público que, en el caso de la alerta genérica previa de la inteligencia de EEUU sobre Las Ramblas, no sólo no les fue revelada en la Junta de Seguridad a la que asistieron en Madrid aquel mismo 25 de mayo, sino que tampoco les dijeron nada sobre ella en la reunión del 8 de junio (el 1 de junio hubo otra junta a la que no fueron invitados).

La alerta de la DAO sobre un sospechoso de planear un atentado en Bélgica o España que no llegó a los Mossos

Alerta de la DAO sobre los planes terroristas de un sospechoso.

Pero este documento no es el único al que ha tenido acceso Público que muestra la desinformación que siguen padeciendo los Mossos por parte de las máximas autoridades policiales de la lucha antiterrorista. El "formulario de comunicación" que reproducimos aquí en el margen izquierdo fue transmitido el pasado 1 de septiembre desde la Dirección Adjunta Operativa (DAO) de la Policía Nacional y advertía de que un presunto terrorista de nacionalidad israelí (Abuhamisa Fares) "planificaría ataque terrorista en Europa, al parecer en Bélgica o en España". Pues bien, dicho aviso de amenaza terrorista enviado por el Centro Nacional de Comunicación de la DAO nunca llegó a los Mossos, quienes lo conocieron gracias a sus contactos policiales en Euskadi, donde la Unidad Territorial de Seguridad Privada del Cuerpo Nacional de Policía se encargó de distribuir la alerta –incluida la foto del sospechoso y su filiación (es oriundo de la Franja de Gaza)– a los "distintos servicios" de seguridad que podrían toparse con el individuo, quien "figura en nuestra base de personas buscadas", según la DAO.

Ésta es, pues, otra muestra de la ausencia de cooperación plena entre la cúpula policial de la lucha antiterrorista y los Mossos d'Esquadra, en un momento de graves tensiones políticas entre el Gobierno central y el Govern de la Generalitat, pero también de serias amenazas yihadistas contra España.