Público
Público

ExclusivaLas cloacas de Interior

Las cloacas de Interior La vida del comisario Villarejo en prisión: del médico a reuniones con sus cuatro abogados

Fuentes penitenciarias relatan a  'Público' cómo es la vida del comisario jubilado José Manuel Villarejo en la prisión de Estremera, después de haber sido imputado y detenido por los delitos de organización criminal, cohecho y blanqueo de capitales en la Operación Tándem junto a su compañero, Carlos Salamanca, quien fuera comisario de Barajas. 

Publicidad
Media: 4.50
Votos: 2
Comentarios:

Los comisarios Villarejo y Salamanca, con sus respectivas esposas, cuando el ministro Fernández Díaz les impuso la medalla roja, en 2012

La prisión no es fácil, ni siquiera cuando has sido un comisario que alardea de tener las mejores fuentes en los bajos fondos de la delincuencia española. "Dos meses en prisión dejan huella y a Villarejo se le nota perfectamente en su físico y también en su equilibrio psicológico", explican a Público fuentes de instituciones penitenciarias conocedoras del día a día del comisario jubilado José Manuel Villarejo Pérez, a quien el ministro Jorge Fernández Díaz reconocía grandes servicios a España y que desde principios de noviembre ocupa una celda acusado de cohecho, blanqueo de capitales y organización criminal. 

En la madrileña prisión de Estremera, donde también residieron algunos de sus amigos y clientes como el exlíder del PP madrileño Francisco Granados, sólo se relaciona con su compañero, el comisario Carlos Salamanca, detenido también en el marco de la Operación Tándem que instruye la Audiencia Nacional y a quien se le acusa además de un delito contra los trabajadores extranjeros. "El resto del tiempo no sale a penas de la celda y se dedica a estudiar su causa, está obsesionado con ella. Salamanca sí tiene más relación con otros reclusos y está mucho mejor físicamente", relatan estas mismas fuentes.

Operaciones de estética y coches caros para aparentar

El pasado 3 de noviembre, cuando fue detenido en su casa de Boadilla del Monte (Madrid) y se registró tanto esa vivienda como sus propiedades en Estepona (Málaga), Villarejo alegó problemas de salud para no tener que pasar la noche en un calabozo hasta ser puesto a disposición judicial. Según él mismo manifestó, relatan a Público diferentes fuentes cercanas al caso, "acababa de hacerse una operación de estética en una de sus clínicas de Estepona y estaba en fase de recuperación". 

El comisario Villarejo durante la entrevista en 'Salvados'.

Para reforzar el habitual halo de misterio que Villarejo intenta imprimir a su vida y que algunos medios han embellecido, ya se había difundido que se hacía intervenciones quirúrgicas de cambio de imagen para sus supuestas "misiones" como "agente encubierto". Sin embargo, tanto las operaciones recientes como la que ya se hizo nada más jubilarse y antes de dar una entrevista al programa Salvados de Jordi Évole, hacen sospechar que ese argumento es falso: "Se operaba por vanidad de la misma manera que Salamanca se paseaba con mejor coche que sus jefes, porque querían dejar claro que el poder lo tenía ellos", explica uno de sus antiguos compañeros. 

Repasa su causa una y otra vez con cuatro abogados

Así que las dolencias que tiene en la actualidad, debido en teoría a ese postoperatorio que no pudo llevar a cabo, "le hacen estar unas cuatro veces a la semana yendo a la consulta del médico. Está claro que no son sólo las afecciones físicas, está absolutamente deprimido y obsesionado con salir de prisión", aseguran fuentes penitenciarias. 

Fuentes judiciales y organizaciones interesadas en la causa de la Operación Tándem explican que ésta es también una estrategia típica para pedir la salida de prisión: "Las visitas al médico generan partes e informes que luego puedes presentar al juzgado para argumentar que debes salir de prisión y que no existe riesgo de fuga, al tener que seguir un tratamiento". 

Y sin duda tiene una legión de abogados para realizar esos escritos. Cada semana se reúne conjuntamente en prisión con cuatro de sus abogados, "Ernesto Díaz Bastién, Sergio Berenguer, David Macías y Javier Iglesias, que fue abogado del tesorero del PP Álvaro Lapuerta y lleva a más imputados en Tándem", dicen dichas fuentes a Público

Su abogado habitual, socio y testaferro –según algunas investigaciones policiales–, Rafael Redondo, no puede asistirle debido a que fue detenido y enviado a prisión junto a Villarejo y Salamanca, también acusado de blanqueo y de organización criminal. Asimismo, están investigados en la causa su mujer, Gema Alcalá, su hijo, José Manuel Villarejo Gil, y el hijo del comisario Salamanca. 

DISPLAY CONNECTORS, SL.