Publicado: 24.03.2014 18:45 |Actualizado: 24.03.2014 18:45

Cola kilómetrica para visitar la capilla de Adolfo Suárez

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La cola que miles de ciudadanos guardan para visitar la capilla ardiente del expresidente Adolfo Suárez en el Congreso se prolongaba unos dos cuatro kilómetros a última hora de esta tarde, y el tiempo medio de espera es de tres horas. Por indicación de la Policía, la fila está siguiendo un recorrido serpenteante desde la entrada al Congreso por la Puerta de los Leones en la Carrera de San Jerónimo, siguiendo por Los Madrazo, Cedaceros y calle de Alcalá hasta la plaza de Cibeles, desde donde vuelve a subir por Alcalá, ha indicado a Efe un policía local.

Entre las personas que esperan para rendir el último homenaje a Suárez, Julio Fernández, que fue técnico de mantenimiento en la casa del expresidente desde 1981 a 1992 y que ha dicho a Efe que guarda un "recuerdo fantástico de una familia maravillosa", y ha destacado que el trato con las personas de servicios era "de compañeros, de muy buena amistad".

A pocos metros, Isabel, que ha venido desde Málaga, ha recordado a Suárez con mucha añoranza, como "un hombre integral", mientras que Pedro, acompañado de su hijo de tres años, ha opinado que Suárez era un "patriota" y que "tenía un concepto de España que muchos quisieran tener". "Quiero que mi hijo aprenda de él porque luchó por todos los españoles. Es triste que se le reconozca ahora que ha muerto", ha explicado. A lo largo del recorrido, varios grupos de vendedores ambulantes ofrecen a los asistentes claveles y otras flores para que las depositen en la capilla ardiente.

En total, han sido casi 10.000 las personas que han acudido a la capilla ardiente en las seis primeras horas desde la apertura al público del Palacio de la Carrera de San Jerónimo. Según los cálculos del Congreso, en torno a 1.500 personas están desfilando por la Cámara Baja cada hora (alrededor de 25 por minuto), por lo que asciende a casi 10.000 el número de ciudadanos que se han acercado a la sede de la soberanía nacional a dar su último adiós al primer presidente de la democracia.