Publicado: 30.05.2014 07:00 |Actualizado: 30.05.2014 07:00

Las colas en la frontera con Gibraltar no perdonan a los niños a su salida del colegio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Ejecutivo gibraltareño ha vuelto a dar un toque de atención al Gobierno de Rajoy ante Bruselas por las colas generadas por sus "controles arbitrarios", después de que este miércoles entre treinta y cuarenta escolares se vieran atrapados en estas colas hasta una hora y media.

Tal y como aseguran a Público desde el Servicio de Información del Gobierno de Gibraltar, los controles de este miércoles pasadas las 14:45 horas han marcado un antes y un después, ya que las acciones del Gobierno español en la verja nunca antes habían causado una cola peatonal de este calibre a la hora de salida de los colegios, afectando a varios menores.

"Está claro que los controles son arbitrarios, y que España tensa esta cuerda lo más que puede", denuncian las citadas fuentes, a las que les cuesta creer "que España tenga como objetivo a niños de primaria".

El Peñón asegura haber interpuesto una queja ante la Comisión Europea este mismo jueves por lo que consideran nuevos excesos del Ejecutivo de Mariano Rajoy, apenas un día después de que transcendieran los avances de ambos Gobiernos a la hora de cumplir con las exigencias de Bruselas sobre la frontera, que ambos debían ejecutar en un plazo de seis meses, que expiró el pasado 15 de mayo.

Mientras el Ejecutivo gibraltareño asegura que las actuaciones sugeridas por la Comisión Europea concluirán a principios de junio -y de paso saca pecho por las reformas ya aplicadas-, fuentes del Ministerio de Hacienda español aseguran que existen avances importantes en una de las tres exigencias básicas y recuerdan que destinarán 5.300.000 euros a efectuar las obras que pide Bruselas, aunque estas no concluirán hasta finales de 2015, como pronto.

 

Cola en Gibraltar. Core Photography

Sobre la "injustificable intensidad" de los controles que esgrimía la Comisión, el Gobierno español sigue en sus trece, insistiendo en que estos controles son proporcionales y adecuados a la legalidad vigente. "¿Antes de agosto de 2013 no se estaba cumpliendo la legalidad? El tráfico era relativamente normal y fluido, y no ha habido ningún cambio de normativa", aseguran desde Gibraltar.

"Se ponen a la hora que quieran, incluso en hora punta, para impedir al máximo el flujo de tráfico, tanto en España como en la salida. El único flujo que no se han atrevido a tocar ha sido el de la entrada al trabajo por la mañana; a las nueve de la mañana nunca ha habido una cola. Calculan que se arriesgan a una especie de expresión de sentimiento popular contrario a las colas. Pero las colas se están poniendo para impedir la salida del trabajador por la tarde, para darle un extra de una hora u hora y media más para llegar a casa, para impedir la entrada de proveedores españoles a la economía de Gibraltar... muchos negocios han fracasado por esto", defienden los citados medios.

El Ministerio de Exteriores no ha dado respuesta a la petición de información sobre los hechos denunciados por el Peñón remitida a última hora del jueves por este diario. Preguntadas por si han notificado estos hechos a España, las fuentes anteriormente citadas contestan que el Gobierno de Gibraltar y el de Reino Unido notifican este tipo de actuaciones a Bruselas, y recuerdan que en sus declaraciones públicas España siempre niega que los controles sean arbitrarios e insiste en que cumplen con la legalidad.

En una nota de prensa remitida este mismo jueves, y acompañada de varias imágenes de los hechos, el Gobierno de Fabián Picardo criticaba que numerosos niños y sus hermanos pequeños se vieran afectados por los controles de este miércoles.