Publicado: 10.12.2015 13:14 |Actualizado: 10.12.2015 13:42

Colau desembarca este domingo en Madrid para respaldar a Iglesias en su mitin central de campaña

La alcaldesa de Barcelona, el líder de Podemos y otros dirigentes del partido han escogido celebrar el evento en la Caja Mágica, símbolo del derroche del Partido Popular. La fecha coincide con el ecuador de la campaña, y con la entrada en la recta final para el 20-D

Publicidad
Media: 3.50
Votos: 4
Comentarios:
4. Monica Oltra, Ada Colau y Pablo Iglesias, en la manifestación contra la violencia machista en Madrid. PÚBLICO

4. Monica Oltra, Ada Colau y Pablo Iglesias, en la manifestación contra la violencia machista en Madrid. PÚBLICO

MADRID.- Ganar debates ayuda, pero por sí solo no basta para darle la vuelta a todas las encuestas, y Pablo Iglesias lo sabe. Por eso apela al elemento emocional en esta fase de la campaña, a los vínculos con el 15-M, y por eso intenta rodearse de dirigentes de la talla de Ada Colau, para dar un empujón que podría resultar decisivo para su candidatura. La alcaldesa de Barcelona desembarcará este domingo en Madrid para apoyar al secretario general de Podemos en el mitin central de campaña, y para atraer aún más focos sobre el partido morado cuando encara la recta final de su sprint al 20-D. 

Los resultados del CIS de la semana pasada auguran que en torno a la mitad de los escaños que obtendrá Podemos en las próximas generales -hasta 46, según la macroencuesta- vienen de sus alianzas en Galicia, Catalunya y Comunidad Valenciana, y más de una quinta parte -entre 10 y 11 escaños- corresponden a la candidatura En Comú Podem/ Podem en Comú, en la que participan Podemos y la formación de la alcaldesa, Barcelona en Comú. 

La dirección de Podemos, consciente del tirón de líderes como Mónica Oltra o Ada Colau, ha trabajado desde el inicio de campaña para contar con la vicepresidenta valenciana y la alcaldesa de Barcelona en el mayor número de ocasiones posible, para evidenciar su respaldo a su candidato y atraer a un mayor número de votantes.

La concepción de España como Estado plurinacional es otro de los ejes del discurso del partido, y, si bien la defensa del referéndum de autodeterminación catalán les pasó factura el 27-S, hoy está entre las principales bazas de la formación para pescar en el caladero de los indecisos. Tal y como explicó a Público el número dos del partido, Íñigo Errejón, en el arranque de campaña, es uno de los tres pilares sobre los que construyen su "remontada".



A partir de las 12.00 de este domingo, Colau defenderá esta "remontada" junto al candidato a La Moncloa y otros dirigentes del partido, y pretenden reunir a entre 8.000 y 10.000 personas en el recinto madrileño. Inicialmente estaba previsto que el mitin tuviera lugar en la Cubierta de Leganés, pero lo apretado de los tiempos para montar y desmontar en esa plaza entre un uso y el anterior ha llevado a Podemos a tirar de la Caja Mágica, todo un símbolo del despilfarro del Gobierno autonómico del PP que lideró Esperanza Aguirre y que heredó Ignacio González.

La Caja Mágica ha dilapidado más de 205 millones de euros de dinero público, y se estima que los sobrecostes en su construcción rondan el 110%. Hoy tiene un uso prácticamente residual, por lo que, quizás sin quererlo, el partido de Pablo Iglesias ha dado con un símbolo más que apropiado de lo que ha sido la gestión pública que quieren desterrar al pasado. 

La dirección del partido ha dado instrucciones para correr la voz del cambio de escenario, para asegurarse de que vuelvan a colgar el cartel de "aforo completo" que han utilizado en prácticamente todos los actos de campaña a los que ha acudido Pablo Iglesias. La convocatoria que a última hora de la mañana del jueves remitían por Whatsapp y redes sociales distintos dirigentes del partido emulaba la intervención del secretario general en el minuto de oro del debate de este lunes, en el que Iglesias puso la guinda de la emoción al final de un evento que siguieron por televisión más de 9 millones de personas: "Vamos a recordales que no olvidamos la Púnica, las tarjetas Black, los recortes ni las reformas laborales". "Vamos a sonreír al futuro que viene".