Público
Público

Colau insta al Gobierno a permitir la consulta del 1-O y a hacer propuestas en positivo para el día después

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Saénz de Santamaría, garantiza que se impedirá que el 1-O haya urnas en Catalunya

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. EUROPA PRESS

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, considera que la mejor respuesta que puede ofrecer el Gobierno central al referéndum sobre la independencia de Catalunya anunciado para el 1 de octubre es permitir su celebración y hacer una propuesta concreta en positivo el día 2: "No puede ser que el Gobierno tenga una crisis de Estado y no haga ni una propuesta".

Lo ha dicho en una entrevista en la Ser, en la que ha asegurado que el mejor argumento que tienen JxSí y la CUP es el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, por estar "crispando y enquistando el conflicto" entre Catalunya y el resto de España.

Sobre si está dispuesta a ceder locales municipales para la celebración del referéndum, ha sostenido que está "perfectamente dispuesta a que se pongan urnas sin poner en peligro a ningún funcionario municipal o a la institución", aunque ha supeditado esta decisión a la convocatoria formal del referéndum y a un requerimiento al ayuntamiento para la cesión de los espacios.

"Cuando la única propuesta política que sale del Estado es la derrota, planteada en términos casi belicistas, y al adversario se le dice que tiene que rendirse, políticamente se está generando un gran problema", ha dicho Colau, y ha argumentado que asumir que el 1-O se producirá un choque de trenes es un fracaso de la política.

Preguntada por si el Ayuntamiento de Barcelona está estudiando medidas para evitar ataques terroristas como el del 17 de agosto, Colau ha trasladado el debate a los expertos en materia de seguridad y ha apuntado que "hay muchos puntos calientes en la ciudad" en los que se puede intervenir.

La respuesta del Gobierno: "No habrá referéndum"

En la cadena Ser, poco minutos después de intervenir Colau, habló también la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Saénz de Santamaría. La vicepresidenta se expresó en términos opuestos a Colau: aseguró que si la Generalitat tuviera urnas para el 1 de octubre "ya se encargarían las autoridades correspondientes de impedir que se pusieran", pero evita concretar cómo se actuará, porque "un Gobierno no anuncia, un Gobierno actúa".

Al pedirle que detallara a qué fuerza recurrirá el Gobierno para impedir la colocación de las urnas, ha explicado que "a la fuerza que da el Estado de Derecho", ya que precisó que son muchas las medidas que se irán aplicando paso a paso.

"Pero no le voy a contar a Puigdemont lo que voy a hacer para retirarle las urnas. Es mejor que la estrategia quede a buen recaudo", subrayó antes de insistir en que todos los escenarios están "previstos y diseñados" y se actuará "con proporcionalidad pero con firmeza" ante la "chapuza" que pretende llevar adelante la Generalitat.

Sáenz de Santamaría pidió a Puigdemont que "si está dispuesto a tirarse por el precipicio, no arrastre ni a funcionarios ni a nadie que no tenga por qué participar en esta ilegalidad".

Ante el anuncio de diversos dirigentes independentistas de que los catalanes se echarán a la calle si se impide el referéndum, la vicepresidenta considera que esa ya es una asunción de que la consulta no se va a celebrar y los independentistas están pensando en cómo "vender mejor" su "fracaso".

La vicepresidenta ratificó la intención del Gobierno de seguir manteniendo una comunicación constante con el PSOE y Ciudadanos ante los pasos que vaya a dar frente a la actitud de los independentistas.