Publicado: 16.09.2015 16:00 |Actualizado: 16.09.2015 16:21

Colau modifica el presupuesto para destinar 96 millones a políticas sociales "que son una inversión, no un gasto"

El equipo de gobierno en Barcelona ha impulsado este cambio en las prioridades presupuestarias para cubrir necesidades básicas de la ciudadanía en un contexto de crisis. El objetivo es gastar en "lo necesario, como alternativa a la austeridad".

Publicidad
Media: 5
Votos: 5
Comentarios:
La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. - EFE

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. - EFE

BARCELONA.- El equipo de gobierno de Ada Colau en Barcelona ha impulsado una modificación del presupuesto de 2015 para revertir el "superávit excesivo" previsto y destinar 96 millones a políticas sociales y de mejora de equipamientos y de espacio público, sin aumentar el gasto ni generar deuda.

En rueda de prensa, el primer teniente de alcalde de Barcelona, Gerardo Pisarello, ha explicado que la comisión de gobierno municipal ha dado este miércoles el primer paso para tramitar esta modificación al presupuesto municipal de 2015, que permitiría disponer de 96 millones para dar un "giro social" a las cuentas municipales.

"Es una cuestión de sentido común que no podemos dejar este dinero en la caja cuando hay necesidades sociales", ha indicado Pisarello, que ha advertido que "los recortes y las limitaciones de derechos sociales no son una necesidad inevitable", ya que "hay alternativas".



Para el Gobierno municipal las ideas clave de esta transformación supone cambiar las prioridades presupuestarias para permitir cubrir las necesidades básicas de la ciudadanía en un contexto de crisis. Consideran así que "gastar en medidas sociales es una inversión, no un gasto" y que este planteamiento no supone necesariamente no gastar, si no gastar en lo necesario, como alternativa a la austeridad con el objetivo de "rescatar a la ciudadanía".

Ante la previsión de cerrar el año con un "superávit excesivo", el equipo de gobierno de Colau se plantea destinar la capacidad económica del ayuntamiento al servicio de las nuevas prioridades ciudadanas, con un fuerte acento hacia las políticas sociales, como la respuesta a la emergencia en vivienda, la lucha contra la crisis y la mejora del espacio público.

En concreto, la modificación que se tramitará en los presupuestos prevé invertir 40,9 millones en mejoras urbanísticas y del espacio público, 29,4 millones en medidas sociales y de atención a la infancia, 12,7 millones en mejorar el acceso a la vivienda, 5,8 millones en la renovación de equipamientos, 4,3 millones en servicios generales y 3 millones en ocupación e impulso de la economía cooperativa.

Con la decisión adoptada por la comisión de gobierno, se inicia el trámite de la modificación del presupuesto, que será sometido posteriormente a la comisión de plenario de hacienda y economía del mes de septiembre y al consejo plenario municipal de octubre.