Publicado: 20.05.2015 21:32 |Actualizado: 21.05.2015 12:54

Colau: “Quiero demostrar con nuestro ejemplo que, efectivamente, sí se podía”

Aprovecha la fiesta de fin de campaña de BeC para hacer un llamamiento a la “Barcelona que no se resigna” y pedir una movilización de las clases populares en las elecciones del domingo para convertirse en la alcaldesa de la capital catalana

Publicidad
Media: 4.36
Votos: 11
Comentarios:
Ada Colau, durante el acto de Barcelona en Comú. EFE/Andreu Dalmau

Ada Colau, durante el acto de Barcelona en Comú. EFE/Andreu Dalmau

BARCELONA.- Ante unas 4.000 personas que han llenado el centro de la Plaza Catalunya, Barcelona en Comú (BeC) ha celebrado este miércoles su fiesta final de campaña para las elecciones municipales de domingo con un llamamiento claro a la movilización ciudadana de las clases populares para hacer posible que Ada Colau se convierta en la alcaldesa de la capital catalana. “Nuestro enemigo no es ninguna sigla, es la desilusión y la abstención. En las pasadas elecciones [de 2011] la abstención fue del 50% y ahora cada punto de subida es fundamental y nos beneficia. Porque esta vez el resultado no es previsible y el futuro no está escrito”, ha manifestado Colau. El acto ha contado con la participación de varios de los miembros destacados de la candidatura y con algunos artistas, como Lídia Pujol, Ramon Faura, Nacho Vegas, Marinah o Santiago Auserón, que no han actuado en directo al solidarizarse con el día sin música en protesta por el IVA cultural.

El escenario elegido para la fiesta de BeC no era casual, ya que la Plaza Catalunya concentró las mayores movilizaciones en la ciudad durante el 15-M. Gala Pin, número siete de la lista de Barcelona en Comú y presentadora del acto, lo ha dejado claro: “Decidimos volver a plaza porque nunca nos habíamos marchado”. Pin ha recordado algunos de los momentos más significativos de las movilizaciones de hace cuatros años, como el intento de desalojo por parte de los Mossos d'Esquadra del 27 de mayo, y ha terminado diciendo que “la democracia debe volver a donde le pertenece: a las plazas, a las calles y a las redes”.



Ada Colau, por su parte, ha querido subrayar en su intervención que BeC representa la “Barcelona que no se resigna” y también ha hecho memoria de muchas de las movilizaciones que a lo largo de los últimos años han tenido la plaza Catalunya como escenario: para reclamar el derecho a una vivienda digna, en defensa del derecho a la sanidad, para exigir una educación pública y de calidad, para clamar no a la guerra de Irak, para defender el derecho a decidir de Catalunya en su relación con el Estado español...“Esta es la Barcelona que no se resigna, que es nuestro ejemplo y que queremos como referente y que tampoco se resigne el 24 de mayo”, ha proclamado Colau, recibida entre aplausos y gritos de “¡sí se puede!, ¡sí se puede!”.

La candidata a la alcaldía ha insistido en la idea de no resignarse “al paro, a la precariedad, a que haya niños sin beca comedor, como tampoco lo haremos a la muerte de Patricia Heras [encarcelada a raíz del caso 4-M, que retrató el documental Ciutat Morta, y que se acabó suicidando], a que la ciudad se convierta en un aparador y un parque temático al servicio del turismo, o a que existan políticas racistas y que haya un agujero como el Centro de Internamiento de Extranjeros”. Colau también ha mencionado implícitamente sus rivales políticos proclamando que “no nos resignaremos a que se utilicen las instituciones como si fueran el cortijo de nadie ni a que se confundan los intereses de todos con los intereses privados de alguien, como no nos resignaremos a la corrupción estructural”.

Con las encuestas pronosticando un resultado muy ajustado entre CiU y BeC, lo que a la práctica reduce la lucha por la alcaldía a una batalla entre Xavier Trias y Ada Colau, esta última ha querido recordar también los ataques que están sufriendo en campaña, resaltando que “no nos van a distraer de nuestro objetivo, que es recuperar la ciudad para su gente”. “Ante su campaña crispada y del miedo, la nuestra es la campaña de la ilusión, como la que llevamos meses respirando en las plazas de los barrios y con un cambio que hoy en Barcelona es posible, mal que les pese”, ha añadido.

Colau ha hecho un guiño a los antiguos votantes socialistas, recordando que su familia los votó toda la vida, pero que acabó “decepcionada” y que ahora el cambio pasa por votar BeC. “Quiero ser la próxima alcaldesa de Barcelona. No por afán de poder, si no por estar a la altura de este proceso colectivo maravilloso, que es Barcelona en Comú, y quiero mandar obedeciendo. Y demostrar con nuestro ejemplo que, efectivamente, sí que se podía”.

Inicio de una revolución democrática

Los números dos, tres y cuatro de la candidatura, Gerardo Pisarello, Laia Ortiz y Jaume Asens, respectivamente, también han intervenido esta tarde en el centro de Barcelona. Asens ha recordado que se trata de una ciudad “que ha sufrido muchas derrotas, pero también donde ha habido más revoluciones. Estamos en el lugar adecuado para empezar una revolución democrática que se debe ir expandiendo. Cuando la gente se levanta para defender sus derechos, el cambio es posible”. Laia Ortiz, por su parte, ha querido proclamar que la democracia es “incompatible con el incremento de las desigualdades y con las instituciones que se arrodillan ante los poderes económicos”.

Finalmente, Gerardo Pisarello ha proclamado que “somos la Barcelona que le ganará la huelga en Movistar”, en referencia al apoyo mostrado por BeC -y otras fuerzas de izquierda como la CUP- a la movilización de los trabajadores de las subcontratas de la multinacional española de telecomunicaciones. Pisarello también ha declarado que “somos la Barcelona republicana, la que nunca ha querido ni reyes ni súbditos, sino ciudadanos libres, amos de su sentido y comprometidos con el bien común”, para concluir afirmando que quieren “que nunca nadie más nos niegue el derecho a nuestra voz”. El acto ha finalizado con una nueva intervención de Ada Colau que se ha dirigido a las “mujeres valientes que han levantado esta ciudad” y con la subida al escenario de los integrantes de la candidatura de Barcelona en Comú.