Publicado: 16.03.2016 12:49 |Actualizado: 16.03.2016 12:49

Colau: "Con los refugiados hay que cumplir las reglas de los Derechos Humanos"

La alcaldesa de Barcelona lamenta la gestión de la crisis de refugiados por parte de la UE y del Gobierno central, y ha advertido de que "las políticas europeas son irreales y pretenden cerrar los ojos a la evidencia".

Publicidad
Media: 3
Votos: 2
Comentarios:
Insiste en la colaboración entre ciudades y critica la gestión de la UE y del Gobierno central.- EUROPA PRESS

Insiste en la colaboración entre ciudades y critica la gestión de la UE y del Gobierno central.- EUROPA PRESS

BARCELONA.- La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha señalado este miércoles que los refugiados que pueda acoger la capital catalana deberán cumplir como nuevos vecinos "unas reglas muy claras para todo el mundo, que son los Derechos Humanos".

Lo ha dicho en una mesa redonda de la Barcelona Resilience Week junto a los alcaldes de Atenas, Giorgios Kaminis, y de Tiassalé (Costa de Marfil), Sylla Soualiho; al secretario general de Ciudades y Gobiernos Locales Unidos (Cglu), Josep Roig, y al jefe de la Unidad de Reducción de Riesgo Urbano de UN-Habitat, Dan Lewis.



Colau ha apostado por abordar los rumores entorno a la llegada de refugiados para evitar que se generen monstruos, en sus palabras, y ha insistido en que los Derechos Humanos deben aplicarse siempre, tras lo que ha dicho que existen rumores sobre violencia sexual que criminalizan a los refugiados, y ha añadido: "Como si no tuviéramos violencia sexual en Europa".

Ha defendido que los refugiados necesitan para integrarse un lugar de residencia y trabajo -razón por la que ha dicho que quieren desplazarse al norte de Europa-, algo ante lo que ha dicho que el sector privado debe trabajar, tras lo que ha criticado que la Ley de Extranjería provoca que "se impida trabajar a miles de personas que quieren hacerlo en la ciudad".

Colau, que ha abierto su intervención expresando su "apoyo y condolencias" por la muerte de 16 personas en Costa de Marfil en un atentado de Al Qaeda, ha defendido que la resiliencia tiene que ver no sólo con la capacidad de respuesta ante imprevistos, sino también con anticipar grandes cambios y ver cómo mejorar con estas situaciones, entre la que ha destacado el cambio climático, además de la llegada de refugiados.

Políticas irreales

Tras lamentar la gestión de la crisis de refugiados por parte de la UE y del Gobierno central, ha advertido de que "las políticas europeas son irreales y pretenden cerrar los ojos a la evidencia", algo que considera que, además de inmoral, no es pragmático y podría generar más conflictos si los recursos se destinan a evitar la llegada de refugiados en lugar de a acogerlos de la mejor forma posible.

"Vamos a ser cómplices de las mafias que hoy se están lucrando en la costa de Turquía para traficar con personas, y también vamos a ser víctimas de las propias políticas de la UE, porque van a complicar más la situación", ha alertado la alcaldesa, que ha recalcado que los refugiados arriesgan su vida porque no tienen otra salida y no por capricho.

Ha defendido que Barcelona debe aprovechar la acogida de refugiados: "No sólo vemos una obligación moral y jurídica, sino una enorme oportunidad. Siendo ciudad refugio, expresamos al mundo quienes queremos ser en las próximas décadas. Una ciudad abierta, de acogida, de las personas y de la vida".

"Las ciudades son el lugar de respuesta inmediata, donde se concretan las decisiones. Lo que no tiene sentido es tomar grandes decisiones sin contar con las ciudades", ha remarcado Colau, que ha reiterado que la Comisión Europea ha creado un grupo de trabajo sobre integración en el que está incluido Barcelona, y también Madrid, Ámsterdam, Helsinki y Atenas.

Ha criticado que ciudades como Barcelona "están con ganas de colaborar pero se lo impide la burocracia", algo que ha ejemplificado lamentando que la capital catalana quiere colaborar con Atenas en la reubicación de refugiados pero la burocracia lo dificulta.

"No es una cuestión de protagonismo o de competencias, es cuestión de hacerlo bien. Tenemos que trabajar en red, todos somos valiosos y refugiados. No discutamos tanto de competencias sino sobre todo pongámonos a trabajar conjuntamente ya, porque no podemos esperar", ha aseverado.

Colaboración entre ciudades

El alcalde de Atenas, Giorgios Kaminis, ha recordado que cerca de 30.000 personas han quedado atrapadas en Grecia por el cierre de la frontera con Macedonia, y ha defendido que la única manera de afrontar la situación es desde la colaboración y la coordinación, tras lo que ha aseverado: "Cuando vemos que los países europeos no pueden por el momento colaborar, algo que es patético, la solución que queda es la colaboración entre ciudades".

El alcalde de Tiassalé, Sylla Soualiho, ha narrado la experiencia de la ciudad en el ámbito de acogida, y ha explicado que centenares de personas se desplazaron de otros países del entorno para trabajar en Tiassalé, cuyos ciudadanos empezaron más tarde a rechazar a los extranjeros tras desarrollar una sensación de invasión, pero muchos de los ciudadanos se vieron obligados luego a desplazarse para refugiarse tras revueltas.

El secretario general de Ciudades y Gobiernos Locales Unidos (Cglu), Josep Roig, ha resaltado que desde la entidad trabajan para hacer llegar la voz de estos gobiernos a los ejecutivos estatales e internacionales, y ha avisado de que las ciudades deben prepararse para acoger no sólo a los refugiados sino también a personas que se desplazarán en futuros movimientos migratorios, que ha destacado que no son exclusivos de Europa.

El jefe de la Unidad de Reducción de Riesgo Urbano de UN-Habitat, Dan Lewis, ha conducido el acto y ha defendido que las ciudades que acogen refugiados y también las que acogen a desplazados del propio país "deben entender que la probabilidad de que se queden y se establezcan es muy elevada".

Etiquetas