Público
Público

Comienzan las primarias en el PP de Castilla y León: Antonio Silván y Alfonso Fernández Mañueco se baten por suceder a Herrera

Los alcaldes de Salamanca y León logran los avales necesarios para presentarse. El 11 de marzo se proclamarán los candidatos y se pondrá en marcha una campaña electoral del 13 al 16 de marzo.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Antonio Silván presenta sus avales para optar a presidir el PP de Castilla y León.

Antonio Silván presenta sus avales para optar a presidir el PP de Castilla y León.

A pesar de que nadie las quería, habrá primarias para suceder a Juan Vicente Herrera en la presidencia del PP de Castilla y León. El propio Alfonso Fernández Mañueco, hoy candidato se atrevía aventurar hace un mes que solo había una candidatura. Sin embargo, el choque de trenes se ha ido haciendo cada vez mayor hasta hacerse inevitable la votación de los afiliados. Antonio Silván, alcalde de León y Alfonso Fernández Mañueco, alcalde de Salamanca lucharán por suceder a Juan Vicente Herrera tras presentar los 90 avales necesarios para ello.

El 11 de marzo se proclamarán los candidatos y se pondrá en marcha una campaña electoral del 13 al 16 de marzo. El 17 de marzo se votaría por un lado al presidente autonómico y por el otro los compromisarios presentes en el XIII Congreso Autonómico del 1 de abril, dónde saldría el nuevo presidente autonómico del Partido Popular. León está en cabeza de las circunscripciones con 218, Valladolid 143, Salamanca 130, Zamora 113, Ávila y Palencia 91, Burgos 85, Segovia 81 y Soria 47. Además estarán 219 que no serán elegidos, los 213 de la Junta Directiva y los seis del Comité Organizador.

Oficialmente Silván parte con ventaja. El alcalde de León hoy dio una rueda de prensa para hacer oficial su candidatura y fue arropado por los cargos de su ciudad como el presidente del partido en León, Eduardo Fernández y el de la Diputación, Juan Martínez Majo. En la rueda de prensa ha sido muy cauto, centrándose en dar mensajes de carácter orgánico, vendiéndose como una persona cercana en el trato al valorar sus opciones en la sucesión diciendo que su aval es que había estado “en el último rincón del último pueblo de esta comunidad trabajando codo con codo con el alcalde e turno para atender sus necesidades y resolver sus problemas". Silván además no ha querido pronunciarse sobre un posible pacto entre los dos candidatos para que el perdedor fuera el secretario general del otro alegando que eran “conversaciones privadas”.

Antonio Silván es el candidato de Juan Vicente Herrera por lo que las personas más cercanas al presidente se alinearán con el alcalde de León. Además De León, contaría con los apoyos mayoritarios en Valladolid, Palencia y Burgos. El presidente del PP de Valladolid, Ramiro Ruiz Medrano, presidente del PP de Valladolid declaro ayer su lealtad a Juan Vicente Herrera en un posicionamiento claro de apoyo a su sucesor preferido, Silván. El secretario provincial del PP de Palencia, Carlos Fernández Carriedo, aunque ayer quiso hablar bien de las dos candidaturas está dentro del equipo e ideas de Juan Vicente Herrera. Además Burgos caería de manos de Silván por la influencia de ser la provincia de origen de Juan Vicente Herrera.

Sin embargo la influencia nacional de Martínez Maíllo, coordinador general del PP y enfrentado a Juan Vicente Herrera, podría decantar la balanza para Alfonso Fernández Mañueco, el alcalde de Salamanca que hoy ha tenido su primer acto público presidiendo un pleno de la ciudad. Mañueco contaría en un principio con el apoyo de su ciudad, Salamanca. Además gracias a la influencia de Maíllo, que es además presidente del PP en Salamanca, este feudo caería de manos del alcalde de Salamanca con las excepciones del clan de la procuradora Rosa Valdeón, antigua vicepresidenta de Juan Vicente Herrera que se posicionaría con Silván. El presidente del PP de Segovia, Francisco Vázquez, se posiciono claramente con el alcalde de Salamanca afirmando que “apoyarán a Alfonso Fernández Mañueco”. En Soria y Ávila no ha habido un posicionamiento claro. Silvia Clemente, la presidenta de las Cortes dio la sorpresa en el día al abrir la puerta a presentar su candidatura a la Presidencia del PP al asegurar por la mañana que el plazo estaba abierto “hasta las 20 horas”, al ser preguntada por su posible candidatura, pero al final no se concretó nada.

Juan Vicente Herrera ha protagonizado un acto hoy como presidente de la Junta en el marco de la política social. Ante los medios quiso evitar las preguntas sobre su sucesión en un principio pidiendo que fueran “relacionadas con los magníficos acuerdos del diálogo social”. Aún así los periodistas le preguntaron por este tema, dónde el presidente reacciono con evasivas y un cierto tono molesto que quiso ocultar con ironías. Afirmo no tener opinión sobre su decisión, que lo ha “consultado con el espejo y está de acuerdo”, en referencia a la famosa frase antes de las elecciones que dijo si Rajoy se debía “mirar al espejo” para valorar “si era el mejor candidato”. Aunque dijo estar en un “espléndido estado de ánimo” dejó varias referencias de molestia exclamando que hoy habían “leído alguna cosa que demuestra que no hay cabeza” ante las preguntas sobre la bicefalia entre el líder del partido y el líder del gobierno.

En referencia a los candidatos, los alcaldes de Salamanca y León, ha querido mantenerse neutral afirmando que votaría en blanco, sin ninguna preferencia, porque los dos se habían “criado a mis pechos”. Por la tarde los dos precandidatos hicieron acto de presencia en la sede del PP de Castilla y León. Ante una expectación máxima el primero que llegó fue el alcalde de León. En declaraciones posteriores al acto de entrega de los avales Antonio Silván desveló que habían pactado que ambos presentarían 150 avales para “no transmitir mayor preocupación a los afiliados”. Aunque ambos querían transmitir una imagen de tranquilidad el ambiente se notaba crispado al negarse a hablar de la candidatura del otro.

Fuentes consultadas del entorno explicaron que podría haber un pacto para que el que perdiera sería el secretario general del otro, ambos candidatos no quisieron posicionarse respecto a ello, pero ambos realizaron llamadas a la unidad. Alfonso Fernández Mañueco llegaría minutos más tarde de que se fuera Antonio Silván, por lo que ambos no se encontraron. En sus declaraciones a los periodistas quiso destacar en un principio que había hablado en los últimos días tanto con Juan Vicente Herrera como Mariano Rajoy. Ambos quisieron destacar su historia y hechos más destacados para llamar a la participación. Ante el debate sobre la acumulación de cargos ambos candidatos ante las preguntas de los periodistas quisieron quitarle importancia. Fuentes consultadas han explicado que la campaña será “principalmente por los medios de comunicación”, debido a la imposibilidad de visitar en cuatro días nueve ciudades. Estas fuentes quisieron destacar el malestar ante este nuevo formato porque tenían que pedir que “se inscribiera la gente, que votara y que fuera al congreso”.

Reacciones de la oposición

Un suceso como este, la renovación en la dirección de la Presidencia del PP después de 15 años, ha provocado reacciones en todos los partidos. El secretario general de Podemos en Castilla y León, Pablo Fernández, ha sido el que ha utilizado un tono más combativo criticando que Mañueco y Silván son “muñecos de guiñol dirigidos por Maíllo, en el caso de Mañueco, y Silván es la apuesta de Herrera” y que “adolecen de discurso político”. En referencia a Juan Vicente Herrera Fernández ha criticado que no hubiera preparado “posibles sucesores o sucesoras para ser alternativa a su hiperliderazgo”.

Por su parte, Luis Tudanca, secretario autonómico del PSOE ha acusado a Herrera de pasar “muy poquitas horas” fuera de su despacho y ha reclamado a Herrera que se dedique “por fin y de una vez” a trabajar por Castilla y León. Ante las preguntas sobre su posible preferencia entre los sucesores, Tudanca ha afirmado que las políticas del PP serán siempre de derechas “las haga quien las haga”. Pablo Yánez, miembro del Comité Ejecutivo nacional de Ciudadanos, ha sido el que ha reaccionado con un tono más cauto reclamando “que sus crisis y peleas internas no prevalezcan a los intereses de los castellanos y leoneses” y criticando el “perfil conservador” porque “no se ven caras nuevas”.