Público
Público

La comisión de Igualdad ratifica el pacto de Estado de mínimos contra la violencia machista

La sesión parlamentaria admite varios votos particulares del grupo socialista, entre ellos introducir el término “diversidad funcional” junto al de “discapacidad” tal como pedía el CERMI

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Comisión de Igualdad del Senado.- EP

La comisión de Igualdad el Congreso de los Diputados ha aprobado a primeras horas de esta tarde sin ningún voto en contra el dictamen para crear un pacto de Estado en materia de violencia de género o machista, como prefieren llamarlo varios de los grupos parlamentarios. El grupo de Unidos Podemos se ha abstenido mientras que el resto ha votado a favor.

El dictamen ha sido elaborado por una subcomisión que ha trabajado durante varios meses y ante la que han comparecido más de 60 comparecientes, especialistas en numerosas materias. El trabajo, según han coincidido prácticamente todos los grupos, ha sido calificado como “histórico”, aunque de forma paralela se considera como un acuerdo de “mínimos” para combatir “una trágica lacra” que existe en la sociedad española.

El pacto de Estado aprobado queda reflejado en un conjunto de 213 medidas que abarcan numerosas materias. Entre elles se encuentran el compromiso de destinar 1.000 millones de euros durante los próximos cinco años para aplicar las medidas acordadas. De esa cantidad 500 millones se destinarán a las comunidades autónomas —responsables de prestar la mayoría de los servicios sociales—, otros 100 millones a los ayuntamientos y los 400 millones restantes al Estado.

Este acuerdo deberá pasar ahora al pleno de la Cámara baja para su aprobación definitiva. El pacto no tiene rango de ley por lo que tan solo cabe considerarlo como un compromiso de los grupos que componen el Congreso de los Diputados. El Gobierno, que a través del grupo popular ha mostrado su conformidad, sin embargo no está obligado legalmente a cumplirlo.

Este ha sido uno de los aspectos más criticados por los grupos parlamentarios de izquierdas, sobre todo porque no implica modificaciones legales. Tampoco existe una obligación para cumplir el compromiso alcanzado de dotar en los presupuestos la cantidad de 1.000 millones en cinco años, así como el control para certificar que se destinan al propósito inicial.

Marta Sorlí: "Es un pacto descafeinado, aunque también es café"

Sin embargo, el pacto acuerda constituir una comisión parlamentaria permanente no legislativa en la Cámara baja dedicada exclusivamente al seguimiento del cumplimiento de los puntos incluidos en el pacto de Estado. Una vez se constituya será la primera comisión parlamentaria dedicada a un asunto tan específico en el Congreso de los Diputados.

Pese a la unanimidad lograda y el calificativo de “histórico”, el pacto de Estado se ha considerado como un acuerdo “de mínimos” en aras del consenso y por ser todo un precedente para sentar las bases con el objetivo de erradicar la violencia machista, cosa que ocurre por primera evz en la democracia española. Tal vez la definición de la diputada Marta Sorlí, de Compromís, sirva como ejemplo:”Es un pacto descafeinado, aunque también es café”.

Teresa Jordá, de ERC, ha asegurado que es “un pacto histórico para convertir en pesadilla del pasado esta lacra”. Para Marta Martín, de Ciudadanos, “lo que hacemos hoy es un hito en el parlamentarismo español”, mientras que para Ángela Rodríguez, de Unidos Podemos, de esta manera es posible hacer políticas feministas al tener consenso. Nuestra enmienda a la totalidad no es por no estar de acuerdo en sus contenidos, es por su falta de concreción”.

Ángeles Álvarez se ha mostrado satisfecha porque la comisión ha incluido ene l dictamen algunos de sus votos particulares, como la inclusión del término diversidad funcional” como pedía el CERMI, así como otros relacionados con la asistencia y prestaciones a las víctimas de la violencia machista.

“Los socialistas y las socialistas hemos estado en las protestas y en las propuestas. Ajora reclamamos eficiencia y grado de compromiso por parte del Gobierno y de las administraciones porque con el criterio de la asistencia no se erradica el machismo. Este cambio que comporta el pacto de Estado reclama cambios en la legislación civil, penal y social”, ha insistido.

Carmen Dueñas, portavoz del grupo popular, ha resaltado el compromiso de su grupo y del Gobierno con los contenidos del pacto. “No puede ser que para solo el 3% de la población española. Según el último barómetro del CIS, la violencia de género sea un problema. Hoy se demuestra el activismo de la cámara a favor de las mujeres, aunque quedan muchas cosas pendientes”.