Público
Público

ExclusivaLas grabaciones secretas de Interior

Comisión de investigación Las diez mentiras del exministro del Interior y De Alfonso ante la comisión del Congreso

Jorge Fernández Díaz y su interlocutor en las conversaciones cuyas grabaciones reveló 'Público' en exclusiva dejan bien claro en los audios que están conspirando contra políticos y partidos catalanes, pero ambos lo han negado rotundamente en sus comparecencias ante la comisión de investigación sobre el escándalo. Pillarles en falsedades es, pues, bien sencillo.

Publicidad
Media: 4.63
Votos: 32
Comentarios:

El diputado del PP Francisco Molinero Hoyos y el exministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, en la comisión de investigación del Congreso de los Diputados. EFE/Mariscal

La primera mentira del exministro del Interior Jorge Fernández Díaz la reconoció él mismo ante la comisión de investigación del Congreso de los Diputados: según su propia versión de los hechos, cuando afirmó "el presidente lo sabe" –tal como se escucha perfectamente en las grabaciones reveladas por Público en exclusiva– se refería a Mariano Rajoy pero ¡estaba mintiendo! Vamos, eso es lo que él mismo ha dicho.

Claro que en este caso se supone que al que mentía era a su interlocutor, el entonces director de la Oficina Antifraude de Catalunya, Daniel de Alfonso: "Fue una licencia que yo me permití para ganarme su confianza", ha aseverado el ministro sin pestañear, en vista de que es innegable que dijo esas palabras. Bueno, pues si mintió así a un fiel colaborador –cuya confianza no necesitaba ganarse, puesto que en la conversación anterior había proclamado una y otra vez que estaba a sus órdenes y su disposición–, ¿por qué no puede mentir en otros casos?

Examinando sus afirmaciones ante una comisión parlamentaria a la que acudió como compareciente –y, por tanto, con obligación de decir la verdad–, es sencillo descubrir otras mentiras fácilmente demostrables si se escuchan las grabaciones íntegras y se conoce la larga cadena de actividades inconfesables de la brigada política de Interior bajo su mandato. Y no sólo las suyas, sino las mentiras que dijo antes De Alfonso, también ante los diputados y también cuando estaba obligado a decir la verdad.

"Yo no dije 'la Fiscalía te lo afina', sino 'en fin... ah..."

El caballo de batalla del exministro durante su declaración ha sido negar repetida y desafiantemente que hubiera dicho: "Esto la Fiscalía te lo afina, hacemos una gestión". Y, para ello se ha refugiado en el informe interno que ordenó hace nueve meses: "¿Usted ha leído el informe de la Policía Judicial? ¿Usted cree que está hablando aquí con un aprendiz de estas cosas? ¡Estoy dispuesto a someterme a un informe pericial sobre ese fragmento!"

¿Sólo sobre ese fragmento o sobre la totalidad de las grabaciones?

Esta mentira ya la hemos rebatido, en cuanto comprobamos que el informe de la Policía Judicial negaba lo que se escucha perfectamente en la grabación –y han reproducido decenas de medios de comunicación y escuchado miles de personas sin que a nadie le cupiese duda de lo que decía el ministro–, pero además hay que recalcar que no es sólo esa frase la que revela que piensa manipular el trabajo de la Fiscalía, sino muchas más que vienen a continuación:

JFD: Esto, esto... si se publica a ti te perjudica, ¿no?

DA: A mí me mata, porque esto se puede publicar si quieres, ministro... si quieres que se publique, yo me comprometo a que se publique, pero déjame que antes cierre el expediente, le dé el coscorrón, le mande la propuesta de informe diciendo que eso se tiene que anular, etc, etc. Y tres, dos meses después, un periodista lo averigua. Pero ahora… es que ahora no lo tengo cerrado ni asignado...

JFD: Esto la Fiscalía te lo afina, hacemos una gestión.

DA: Si la Fiscalía me dice: "oye, lo he leído", yo entonces cierro los informes y…

JFD: ¿Y en cuánto tiempo puedes cerrar esto?

DA: En tres semanas.

JFD: Lo digo porque una vez lo tenga la Fiscalía ya puede salir.

DA: Claro, si va a la Fiscalía puede salir todo lo que sea… Yo... Como ha salido un año y medio después lo de Jordi Pujol junior. Nosotros llamamos a la Fiscalía en abril de 2013.

JFD: O sea, tú esto en dos, tres semanas, ¿lo podrías tener?

DA: Sí, ya lo tengo cerrado. Lo único que tengo que decidir es si va a la Fiscalía, que ya tengo un borrador, o si lo mando a la Dirección General de Asuntos no sé qué de Presidencia del Gobierno de allí, para que…

JFD: ¿Qué es lo que me puedo quedar yo? ¿Qué es lo que me puedo quedar yo?

DA: Esas son las dos resoluciones.

JFD: Esta es la mía, ¿no?

DA: Y esta sería… Sí, estas son los dos, las dos… y esto sería de los documentos originales que tenemos. Y esto sería el informe, la propuesta que yo le hago a la Fiscalía, está en borrador…

JFD: ¿Eso me lo puedes dejar?

DA: Sí, pero este piensa que aquí.

"Puestos a conspirar, conspiras con tiempo, no 15 días"

Pero esa larga conversación, que continúa hablando de la Fiscalía más adelante, como veremos a continuación, también revela otra mentira: "Puestos a conspirar, conspiras con tiempo, no con 15 días", replica despectivo Fernández Díaz cuando le interrogan sobre la oportunidad de las revelaciones filtradas a la prensa, justo antes del 9-N y de unas elecciones autonómicas.

Pues resulta que eso mismo es lo que hace: conspirar con tanta prisa –"O sea, tú esto en dos, tres semanas, ¿lo podrías tener?– que al final agobia al propio De Alfonso, alguien que no suele arredrarse sino que actúa muy "gallito", como le recriminó una y otra vez el diputado de ERC Gabriel Rufián.

DA: A mí... a mí... Yo vengo por eso, ministro. Yo soy español por encima de todo, pero a mí me hunde, tengo familia.

JFD: No, no. Es que el tema aquí es para hablar con el fiscal general y decirle: “Oye, mira, hay esto, ¿no?" Me explico…

DA: Sí, sí, sí.

JFD: Esto, sin esto, ¿es lo mismo o no? [revisando papeles]

DA: Bueno, es el informe. Es el informe que yo tengo redactado.

JFD: ¿Lo conoce esto Fiscalía o no?

DA: No, no he hablado con ellos.

JFD: No, para que él pueda tener un criterio y… me explico lo que quiero decirte, ¿no?

DA: Sí, sí. Él no lo conoce. Ni la Fiscalía ni nadie. Esto lo tengo yo para que vaya rápido. Tengo el de Fiscalía, tengo el que iría a la Dirección General de Asuntos Jurídicos de la Generalitat...

JFD: Yo puedo hacer la gestión con el fiscal general. Decirle: “Mira, hay esto. Y mira a ver oye si esto tal… ¿no?” Pero, claro, me va a pedir documentos.

DA: Podemos hacer una cosa. Yo tengo la semana que viene una reunión con Pedro... con Fernando Bermejo, fiscal Anticorrupción. Reunión-comida con él. Se lo enseño, que se lo lea delante de mí, que se lo aprenda y que él llame a Fiscalía o lo que sea. O que a través de Sabina que llame: “Oye, fiscal general, tengo esto y lo he leído y me parece que tiene…"

JFD: Y, si queréis, nosotros le decimos… ¿Yo le puedo contar a Eduardo [Torres Dulce, el fiscal general del Estado] que nos hemos visto, que he hablado contigo, que tengo conocimiento de esto?

DA: Sí, sí

¿Alguien puede dudar, tras escuchar este largo intercambio, que se trata de influir en los fiscales y hacerlo lo más rápido que se pueda?

"¿Filtraron informaciones a los medios?" ─ "¡No!"

Aunque todavía es más desvergonzado el rotundo "¡NO!" con el que el exministro responde a la pregunta: "¿Filtraron a medios de comunicación informaciones proporcionadas por De Alfonso?"

No solamente intercambian largamente (como demuestran las grabaciones reveladas por Público) comentarios sobre cómo filtrar y publicar informaciones comprometedoras para políticos soberanistas, sino que tratan en concreto de cada uno de los medios, citando con nombres y apellidos a los periodistas con los que colaboran en esos menesteres --salvo el de Francisco Marhuenda, porque, dice el exministro: "...aparte del [director] de La Razón que es amigo personal mío--. E incluso Fernández Díaz pregunta directamente a De Alfonso cómo ve que se publique una acusación procedente de un rumor sin confirmar: ni más ni menos que la de la falsa cuenta del alcalde de Barcelona, Xavier Trias, en Andorra:

JFD: Y si eso saliera, ¿tú qué opinas de eso?

DA: Yo, ministro, soy partidario de asestar el golpe cuando el golpe va a acabar con el animal. En fin… darle los rejonazos y clavarle las picas, no le mato. Yo un golpe así es un golpe mortal. Yo, me aseguraría de que estuviera bien asestado, para que si es mortal sea mortal, no sea… porque, claro, ya luego no le voy a poder sacar nada… más gordo. ¿Qué tengo? Tener 12 millones sin declarar en el extranjero, o 13, más gordo que eso… sólo es descubrir un homicidio…

Pues bien, resulta que sólo 11 días después de esa conversación, El Mundo publicaba: Investigan una cuenta de 12,9 millones de Xavier Trias en Andorra, información firmada por Eduardo Inda, Esteban Urreiztieta y Fernando Lázaro. Trias se querelló contra el periódico y demostró que eso era totalmente falso. Hasta la Fiscalía Anticorrupción negó la veracidad de esa información, publicada a dos semanas de la consulta popular soberanista del 9-N.

¿Nos toman por tontos para que creamos que no tuvo nada que ver una cosa con otra?

"Bajo ningún concepto hubo voluntad política de investigar a Podemos ni a ningún otro partido"

Interrogado sobre el más que falso Informe PISA (Pablo Iglesias Sociedad Anónima) en el que se acusaba torticeramente al líder de Podemos de recibir dinero de Venezuela y de Irán, el exministro replicó a la portavoz de la formación morada, Irene Montero, que "bajo ningún concepto hubo ninguna directriz, ninguna voluntad política, de investigar a Podemos ni a ningún otro partido. Y si ha habido algún error, yo lo lamento".

También reconoció que ese tal PISA --arma letal contra Iglesias que fue paseada por todos los platós de TV precisamente durante la campaña electoral-- no era más que una colección de recortes de prensa sin verificar, pese a que se presentó desde el principio como el resultado de una exhaustiva investigación de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) sin que Interior (ministerio encargado de velar por la normalidad electoral) lo desmintiese en ningún momento.

Vale. Bueno, no es que valga en términos democráticos, pero al menos parece que el exministro no miente, sólo "ha habido algún error". Pero ¿no hubo voluntad política de investigar a ningún otro partido? Por Dios --como diría él--, ¡pero si en esas cuatro horas de grabaciones habla una y otra vez, repetida y contumazmente, de investigar a los partidos soberanistas catalanes!

Esto no es una mentira, es un montón de ellas.

"Yo fui a la reunión con el ministro sin ningún papel..."

En cuanto a De Alfonso, incluso él mismo se dio cuenta de que estaba mintiendo demasiado descaradamente en alguna ocasión, como cuando aseveró que había ido a la reunión con el ministro "sin ningún papel". Casi enseguida empezó a corregir el tiro y matizó: "Al menos en la primera... creo... en la segunda llevaba documentos porque fui directamente desde otra reunión...."

¡Vaya, hombre! Pero si se dedican largo rato a hablar de los documentos que el magistrado ha llevado consigo, se escucha cómo se los entrega al ministro, cómo éste le pregunta cuáles son para él y se los puede quedar --tal como prueba la transcripción anterior-- y hasta cómo De Alfonso le dice obsequiosamente a Fernández Díaz que precisamente ha llevado allí esa documentación para entregársela.

¿Se puede mentir más desvergonzadamente? Pues lo hizo ante una comisión de investigación parlamentaria después de que se le hubiera advertido que era compareciente, y no invitado --como trató de escudarse--, por lo que tenía obligación de decir la verdad.

"No llevaba el grabador ni me tomé un café..."

"Juro por la salud de mis hijos que yo no grabé", reiteró una vez más De Alfonso ante la comisión, como ya había hecho en numerosas declaraciones públicas. Aunque después matizó que al menos no lo grabó voluntariamente, ya que podría ser que se le hubiera instalado un programa espía en su teléfono móvil y estuviese acarreando un smartphone "zombie". Es decir, no sabe si llevaba el grabador... aunque no fuera consciente de ello.

Pero cuando se le confronta con el hecho de que la segunda grabación comienza mucho antes de que llegue el ministro, en el largo rato en que él está esperando en la antesala del despacho, empieza a atrabancarse y acaba negando que se hubiera tomado un café mientras esperaba... a pesar de que está grabado (y Público reprodujo ese corte de audio hace ya nueve meses) el sonido de la máquina de café situada en esa salita de espera.

Y vuelve a negar que se tomara café alguno ¡cuando él mismo le dice al ministro con su propia voz que sí lo ha hecho!

Casi ha pasado un cuarto de hora desde que se puso en marcha la grabadora cuando la puerta del despacho se abre. Es el ministro, Jorge Fernández Díaz que llega cansado.

DA: Ministro, buenas tardes. [Continúa hablando con Javier] Con esta oposición es inevitable.

JFD: ¿Qué tal?

DA: Muy buenas tardes.

JFD: Encantado de verte.

DA: Yo también.

J: ¿Queréis tomar algo?

DA: Yo tomé… [no se oye]

J: ¿Tú quieres algo, ministro?

JFD: Siéntate aquí… Yo, yo, yo él… por favor… yo, yo, yo tomo un… ¿Tú qué acabas de tomar has dicho?

DA: Yo me acababa de tomar un cafetito y ahora…

J: ¿Agua?

DA: Pues sí…

JDF: Si quieres te puedes tomar otra cosa, ¿eh?

DA: No, no, no, no… jajajajaja.

O sea, ¿que no se había tomado "un cafetito"?

"Yo dejé mi móvil en la entrada y me pareció normal"

Como ya ha empezado a mentir, De Alfonso se enreda con su falsa versión y empeora la cosa a medida que da explicaciones falsas a los diputados: explica que cuando accedió al Ministerio del Interior le hicieron dejar su móvil en una habitación especial habilitada para ello y que le pareció "normal... podría llevar una bomba o algo así..."

Es difícil minituarizar tanto una bomba como para llevarla dentro de un móvil, pero lo que demuestra que miente es este fragmento de su conversación con el ayudante del ministro llamado Javier que acaba de hacerle entrar en el despacho para que no siga esperando en la antesala:

Marca el reloj de la grabación 09.32 cuando se oye nítidamente un pitido de mensaje de móvil. Se escucha mucho mejor que las voces de ambos hombres y entonces Daniel de Alfonso se acerca a la grabadora y el micro recoge a la perfección cómo se abren unas cremalleras y cómo el director de la Oficina Antifraude dice unas palabras en voz baja y Javier se acerca a preguntar.

DA: … [De Alfonso refunfuña y el interlocutor le pregunta algo sobre un micro] No, no, no son mensajes de estos de… ¿cómo se apaga esto?

J: …y no sería el primero que… Oye, que no te preocupes por mí [dándole entender que atienda al móvil si es urgente] ...yo soy el primero que en cualquier momento...

DA: Que no, que no... Huy, esto... esto es muy delicado.

J: No sería el primero que incurre o incumple… en un delito…

DA: Es muy delicado, no, no, no. Lo estaba precisamente hablando con José Antonio [se oye cómo guarda el móvil y cierra la cremallera] ...porque tener un móvil encendido en una reunión... y eso es delicado, es muy delicado.

J: Sí, aparte de peligroso, es pesado.

DA: No, y peligroso, por eso digo…

J: No, y peligroso, seguro.

Tres minutos después llega el ministro.

¿Así que le habían quitado el móvil a la entrada?

"Jamás hablé de lo que se hablaba en los despachos"

Una de las más enfáticas aseveraciones de De Alfonso fue: "Jamás hablé de lo que se hablaba en los despachos fuera de los despachos".

Pues resulta que los que llevamos más de dos años investigando esta trama sabemos que eso también es mentira, puesto que era más que conocido que el director de la Oficina Antifrau no sólo comentaba después lo que hablaba en su despacho con destacados políticos catalanes, sino que incluso lo grababa todo y más tarde alardeaba de ello, haciendo que otros interlocutores escuchasen esas grabaciones.

Hasta ahora no hemos aportado pruebas de este hecho, pero si insiste en desafiarnos sobre que los que mentimos somos nosotros, podemos difundir grabaciones y testimonios que nos avalan: incluso el comisario Villarejo asegura que "sabíamos que De Alfonso lo grababa todo". Así que el juego de las mentiras puede salirle por la culata si mostramos todas las cartas.

"Se ha ocultado la frase anterior a la de nos hemos cargado el sistema público de salud catalán, sobre que se había dado en los morros al caso Bagó de corrupción"

Y la décima mentira la compartieron graciosamente los dos comparecientes. Empezó por plantearla De Alfonso al final de su larguísima exposición inicial --en la que empleó más del doble del tiempo que le habían concedido--, al afirmar:

"Se ha ocultado [en los audios difundidos originalmente por Público] la frase anterior a la de 'nos hemos cargado el sistema público de salud catalán', en la que se dijo que se le había dado en los morros al caso Bagó de corrupción", en referencia a Ramon Bagó, alto cargo de la Sanidad de Catalunya que acaparó, a través del Grupo Sehrs de alimentación para colectividades, contratos de forma irregular en Badalona por más de 12 millones de euros desde 2003.

Pero fue el exministro quien realmente hizo sangre con esa décima mentira: una y otra vez interrumpió a los diputados que le interrogaban para, sin venir a cuento, lanzar dardos contra la campaña de carteles, panfletos y manifestaciones en la que se denunció por toda Catalunya esa frase, literalmente: "...les hemos destrozado el sistema sanitario..." Según Fernández Díaz, eso se refería a acabar con la corrupción en la Sanidad catalana, pero Público --y citó nuestro diario expresamente-- provocó el malentendido al ocultar la frase anterior sobre el caso Bagó:

"Me parece especialmente grave, por no decir deleznable la explotación que han hecho de este tema", repitió una y otra vez el exministro, mostrando imágenes de diversos actos de protesta por esa frase, insistiendo con creciente indignación, y a veces casi a gritos, en que nosotros habíamos manipulado la transcripción al omitir lo de Bagó.

¡Caramba! Pero si sólo hay que remitirse a la información original colgada en la red, y publicada a las 17.09 (última revisión tres horas después) del 22 de junio de 2016, para comprobar que de ninguna manera se cortó esa frase. Está incluida tanto en la transcripción que se ofrece como en el corte de audio que se incluye:

DA: Puede ser. Podría ser un arma que tuviera para si el presidente decidiera hacer esa llamada para poner a las cosas en su sitio; puede ser un arma también: “Oye, que sepáis que tenemos cosas que nos estamos callando”. Yo sólo te pido, ministro, que comprendas mi situación en Catalunya. No soy de la Generalitat, la oficina no pertenece a la Generalitat, somos independientes. Les hemos dado en todos los morros con Ramón Bagó, les hemos destrozado el sistema sanitario, les hemos acusado, estamos jorobándoles el CTT [Centre de Telecomunicacions i Tecnologies de la Informació]. En fin, yo soy español, lo tengo claro, pero estoy en una situación que tengo que bailar allí.

JFD: Está claro, está claro. Esto…

Vaya, que no se puede mentir ni más alto ni más claro... ni más mal. Además, ¿lo de "estamos jorobándoles el CTT" es también lucha contra la corrupción? ¿Por qué se burlan de los señores diputados?

"Menuda manera de ganarse la vida: mintiendo"

No obstante, después de tantas mentiras --y tan evidentes--, De Alfonso arremete contra los autores de estas exclusivas periodísticas y nos acusa de ser nosotros los mentirosos:

"Menuda manera de ganarse la vida: mintiendo"

Igual que Fernández Díaz repite varias veces un órdago que plantea a los diputados que le interrogan: "¿Acepta pedirme luego perdón si el dictamen pericial acredita que yo no estoy mintiendo y usted sí?"

Pues vale. Aceptamos el órdago. Llevamos diez mentiras (sin contar esta última táctica clásica del mentiroso: acusar de serlo a los que le descubren), pero si se hace la pericial pueden salir varias más.

Ahora bien, ¿por qué no se ha hecho esa pericial en nueve meses, pese a haber amenazado con ello repetidamente, y ahora de pronto el exministro lo reclama perentoriamente? ¿O sólo quiere la pericial de diez segundos de las cuatro horas de grabación?