Publicado: 23.09.2015 14:14 |Actualizado: 23.09.2015 16:24

La concejala de Madrid criticada por su riña con la Policía: “Un ciudadano fue lesionado por su intervención”

Montserrat Galcerán, responsable del distrito Moncloa-Aravaca, critica la "desproporcionada" dimensión que algunos medios de comunicación han dado a los hechos ocurridos en las recientes fiestas de Aravaca.

Publicidad
Media: 2.80
Votos: 5
Comentarios:
Montserrat Galcerán, en una imagen de archivo. AHORA MADRID

Montserrat Galcerán, en una imagen de archivo. AHORA MADRID

MADRID.- Le han dado una repercusión "desproporcionada": es lo que aprecia la concejala del distrito Moncloa-Aravaca, Montserrat Galcerán, en la reconstrucción de algunos medios de comunicación sobre su reprimenda a la Policía Municipal durante la madrugada del pasado domingo 5 de septiembre, en la primera jornada de fiestas de Aravaca. De hecho, y según la edil, estos mismos medios obviaron en su relato que "un ciudadano había resultado lesionado por la intervención policial" en una de las casetas del ferial.

En un escrito remitido por su equipo, Galcerán reconoce haber mantenido una conversación "en modo tranquilo aunque firme" con agentes del cuerpo municipal, después de que estos requisaran los equipos de sonido de la caseta Colectivo 1984 en las fiestas, durante la noche del sábado al domingo, pasadas las dos de la madrugada, cuando ya habían rebasado en dos horas el límite horario permitido para poner música, y ante las quejas de los vecinos, como apostillan estos medios. 



Sin embargo, la concejala de Ahora Madrid y catedrática de Filosofía de la Universidad Complutense recuerda que la limitación horaria fue impuesta por el Ayuntamiento de Botella, y que existe un informe de Medio Ambiente, posterior a la imposición de esta limitación, que autorizaba a reproducir música hasta el horario de cierre de todo el recinto. 

En el escrito, Galcerán explica que su actuación "tuvo por objeto el cumplimiento de la norma", y que perseguía que hechos similares no se repitiesen durante el resto de días de celebración. "Las fiestas no debían convertirse en un litigo permanente", apunta, recordando que un agente de policía también sufrió una lesión leve, y que no le consta que esta lesión deriven de "ninguna agresión".

Carlos Bahón, presidente de la Asociación de Policía Municipal Unificada (APMU), declaraba recientemente al diario El Mundo que "con este desconocimiento de las normas, las leyes y el trabajo realizado por la Policía Municipal en las fiestas del distrito, [la concejala] puso en peligro a los agentes y los ciudadanos que disfrutaban de las mismas". Sin embargo, Galcerán afirma que no advirtió "animadversión por parte de los agentes", ni a la inversa, y critica que se hayan presentado los hechos como una "muestra de la incompetencia de la concejala" y de "su disposición de parte".

Estos hechos, que han causado la apertura de un expediente informativo, y que han sido criticados por PP y PSOE en el Ayuntamiento, representan para la edil la magnificación de un asunto que deberían contemplarse "en los términos de una normal relación entre poder político y policía".

La concejala critica también que la actuación del Consistorio, "no siempre cuenta con el beneplácito de algunos policías" -a juzgar por los hechos en cuestión- y aclara que "simplemente trataba de hacer efectivo" su compromiso de "poner la defensa de las personas" en el "foco" de su política. Cierra su misiva afirmando que el poder policial "debe estar subordinado al político y no a la inversa", y lamentando que en este caso "ha habido un cuestionamiento público completamente desproporcionado".