Público
Público

Condenado el 'comisario' Marhuenda por difamar a un policía

La Audiencia Provincial de Barcelona ha ratificado la condena que el Juzgado de Primera Instancia número 38 de esa ciudad impuso al director de 'La Razón', al que el Ministerio del Interior ha decidido nombrar comisario honorífico

Publicidad
Media: 3.83
Votos: 12
Comentarios:

El director del diario 'La Razón', Francisco Marhuenda, ha sido nombrado comisario honorario de la Policía. / PACO CAMPOS (EFE)

ZARAGOZA.- El comisario honorífico Francisco Marhuenda recibirá su placa y su carnet honorarios unos días después de que la Audiencia de Barcelona haya ratificado la condena contra él, la editora del diario que dirige -La Razón- y uno de sus periodistas por haber “realizado una intromisión ilegítima en el honor y la dignidad” del exjefe superior de Policía de Catalunya Narciso Ortega, a quien deberán indemnizar con 30.000 euros más los intereses desde febrero de 2013.

La sentencia, recurrible ante el Supremo, les obliga a pagar las costas del recurso por el “daño moral” que causaron en su “prestigio profesional” con una noticia “falsa”, la cual deben retirar de la edición digital del periódico o “que se haga constar de forma indubitada y expresa que la información recogida es falsa y ha sido objeto de rectificación” y se acompañe de link a través del cual se pueda acceder a la rectificación efectuada”.

La información, publicada el 20 de febrero de 2013, señalaba que “un alto cargo de Rubalcaba se reunió con el jefe de Método 3”, empresa de seguridad catalana que aparece vinculada a asuntos como el ático del expresidente madrileño Ignacio González y las grabaciones a la exnovia de Jordi Pujol Ferrusola en el restaurante barcelonés La Camarga, y que, a raíz de ese encuentro, se produjo “el subsiguiente archivo de una investigación sobre esa agencia que estaría desarrollando la Policía”.

“Esa conexión es radicalmente falsa”

La noticia, con llamada en la portada de papel, dibujaba según el tribunal, “un comportamiento abiertamente prevaricador” del mando policial, a quien “se le atribuye personalmente el archivo de una investigación interna a Método 3 ‘a pesar de las graves deficiencias’ en que habría incurrido ésta” y sólo unos “meses después” de la reunión, que el diario situaba en La Camarga, local al que la sentencia se refiere como “el epítome del espionaje”.

Sin embargo, añade la resolución, “esa conexión es radicalmente falsa”, ya que la comida tuvo lugar en febrero de 2009 y el expediente sancionador fue incoado por la Delegación del Gobierno en Catalunya en mayo de 2011 y archivado por el secretario de Estado de Seguridad a finales de octubre de ese año “sin que en la tramitación del expediente conste la menor intervención del comisario”.

La sentencia, que ratifica otra anterior del Juzgado de Primera Instancia número 38 de Barcelona y que rechaza reducir la indemnización pese a que La Razón publicó una rectificación, hace referencia a “la carga infamante de los subtitulares de la portada” e indica que “no consta la menor actuación” para “la comprobación de los hechos” a pesar de “resultar evidente la gravedad de la actuación cuando menos irregular que se le atribuía, sin que por lo demás las circunstancias del caso denoten una especial dificultad para esa actividad de comprobación o contraste”.

La Audiencia de Barcelona considera “personajes públicos” a los mandos policiales e incluye entre sus “actuaciones de interés” la relación que puedan mantener con las agencias de investigación privada, aunque “no hasta el punto de que carezcan de toda protección legal frente a informaciones abiertamente inveraces relativas a su ámbito de actuación profesional”.

Las polémicas condecoraciones de Fernández Díaz

El ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, ha decidido galardonar a Marhuenda con el nombramiento como comisario honorario de la Policía, una condecoración que conlleva la entrega de una placa y un carnet como los que acreditan a sus miembros. El anuncio ha causado estupor en los sindicatos policiales, que, en el caso del SUP (Sindicato Unificado de Policía, mayoritario) han calificado la medida de acto de “nepotismo” y de “desvergüenza”.

Se desconocen los méritos de Marhuenda para acceder a esa condecoración, que se une a la lista de decisiones polémicas de Fernández Díaz en el ámbito protocolario. Entre estas se encuentran la imposición de una medalla al mérito policial a una figura de la virgen de una cofradía malagueña o el reciente reparto de galardones a restauradores, a actores como Antonio Banderas y a periodistas como Ana Rosa Quintana.