Público
Público

El Congreso avanza en la derogación de la 'ley mordaza' tras un debate esperpéntico

La cámara tramita las propuestas de PSOE y PNV que serán debatidas a partir de ahora en la Comisión de Interior. El debate deja claro que el consenso entre los partidos de cara a una nueva ley "más garantista" será muy complicado. 

Publicidad
Media: 4.50
Votos: 6

La ley mordaza establece multas de hasta 30.000 euros para quienes perturben de forma grave la seguridad. / EP

El Congreso ha dado este jueves un paso más en el largo camino hasta la derogación de la 'ley mordaza' y la articulación de la reforma de la Ley de Seguridad Ciudadana. La cámara ha tramitado las propuestas de PSOE, que pide retornar como punto de partida para el debate a la legislación de 1992, conocida como ley Corcuera o ley de la 'patada en la puerta'; y del PNV, que ha planteado más de 40 enmiendas a la actual legislación. La propuesta alternativa presentada por EH Bildu ha sido rechazada ya que ha contado con el único respaldo de ERC.  

El debate que se ha mantenido en la cámara, no obstante, ha dejado negro sobre blanco el difícil entendimiento entre los partidos políticos para llegar a consensos de cara a una nueva ley. De hecho, la discusión en el Parlamento no ha podido ser más esperpéntica. Se ha hablado muy poco de los derechos fundamentales de los ciudadanos, que esta ley debería buscar proteger, y mucho de temas que poco aportan a este debate en concreto: Venezuela, ETA y el referéndum del 1 de octubre. 

Así, Ciudadanos ha utilizado su turno para desacreditar la propuesta de EH Bildu con la acusación de que son "los hijos de los que defendían sus ideas con pistolas". El portavoz naranja, Saul Ramírez, ha limitado su intervención a un beligerante ataque contra los independentistas vascos y los ha atacado de permitir que "sus cachorros" sigan atacando. Por su parte, la portavoz de ERC, Ester Capella, ha aprovechado la ocasión para pedir a todos los catalanes que acudan masivamente a votar en el referéndum del próximo 1 de octubre, mientras que el Partido Popular ha preferido atacar a Bildu y a Podemos y ha señalado que si el partido morado llegara al poder se acabaría la libertad de expresión y, probablemente, todo acabaría como en Venezuela, donde según ha afirmado, la policía dispara a bocajarro contra los manifestantes. 

En medio de este ruido, EH Bildu ha defendido su propuesta, no sin antes declarar su apoyo al procés catalán, y ha argumentado que su texto es el que "más garantiza los derechos fundamentales de los ciudadanos". El PSOE, por su parte, ha defendido el retorno a la ley de 1992 como punto de partida para el debate, mientras que el PNV ha señalado que no es necesario derogar la conocida como ley mordaza ya que es posible cambiar el espíritu de la misma mediante la supresión o modificación de 44 artículos mediante enmiendas. 

Por último, Unidos Podemos ha advertido a los socialistas de que no apoyarán un retorno sin más a la legislación de 1992 y ha anunciado que trabajará por una Ley que se salga del marco "represivo" que marcan las dos legislaciones, tanto la 'mordaza' como la 'Corcuera'. "Ustedes quieren la paz del cementerio en las calles y llaman desórdenes públicos a todo lo que contradiga sus ideas", ha espetado el diputado Eduardo Santos.

A la comisión de Interior

La reforma queda pendiente ahora de que el presidente de la comisión de Interior, Rafael Merino (PP), cite a los partidos políticos para crear la ponencia de los trabajos de reforma sobre los textos de PSOE y PNV. Previsiblemente, según apuestan fuentes parlamentarias, y aunque se trata de dos iniciativas legislativas diferentes, la comisión optará por una sola ponencia y por que los grupos se pongan de acuerdo en enmendar sobre la base de una de las dos.

En definitiva, el Congreso ha dado un nuevo paso para la derogación de la 'ley mordaza', pero ha quedado negro soble blanco que será muy difícil articular una ley de consenso que sustituya a la polémica legislación y que suponga un avance en derechos respecto a la legislación de 1992.