Público
Público

El Congreso decide este martes si ordena al PP sacar a Franco del Valle de los Caídos

La cámara debate una Proposición No de Ley presentada por el PSOE que insta al Gobierno a exhumar los restos del dictador y a mover los restos de José Antonio Primo de Rivera de un lugar preeminente en la basílica. 

Publicidad
Media: 4.50
Votos: 8
Comentarios:

Situado a casi cincuenta kilómetros al norte de Madrid, el Valle de los Caídos es un conjunto monumental edificado en los años 40 y 50 por orden de Franco, quien eligió el emplazamiento y siguió la construcción.

El pleno del Congreso decide este martes si ordena al Gobierno del PP sacar a Franco del Valle de los Caídos. La cámara debate una Proposición No de Ley del PSOE que insta al Ejecutivo de Rajoy a aplicar la Ley de Memoria Histórica con cerca de una veintena de medidas, entre ellas, afrontar de manera "urgente" la exhumación de los restos de Franco y su traslado fuera del Valle de los Caídos.

Se trata de la primera ocasión en la que este debate llega al Congreso con oportunidades reales de acabar en una orden de exhumación para el Ejecutivo. El pasado marzo, la Comisión Constitucional llevó a debate el mismo texto y fue aprobado, por lo que podría quedar nuevamente aprobado en el Pleno del Congreso. Los votos del Partido Popular no pueden frenar la iniciativa. 

Los socialistas también piden la exhumación también de los restos de José Antonio Primo de Rivera, aunque en el caso del fundador de Falange Española consideran suficiente trasladarlos a un lugar "no preeminente del edificio", en cumplimiento del informe que entregó en 2011 un grupo de expertos sobre el futuro del Valle de los Caídos al entonces ministro de la Presidencia, Ramón Jaúregui.

El PSOE pide excluir de todo tipo de subvención o ayuda pública a organizaciones o entidades que ensalcen o defiendan la dictadura

Este informe recomienda "resignificar su función para que deje de ser un lugar de memoria franquista y nacional-católica" y convertirlo en un "espacio para la cultura de la reconciliación, la memoria colectiva democrática y la dignificación y reconocimiento de las víctimas de la Guerra Civil y la dictadura".

Otras de las medidas que votará el Congreso este martes en la elaboración de un censo completo de las infraestructuras y obras realizadas con trabajos forzados de represaliados del franquismo para colocar placas o plafones en su memoria, así como estudiar la creación de bancos de ADN para la identificación de desaparecidos.

También, el PSOE pide excluir de todo tipo de subvención o ayuda pública a organizaciones o entidades que ensalcen o defiendan la dictadura o la figura del dictador Franco, el nazismo, la xenofobia o cualquier otra expresión de carácter discriminatorio o vejatorio para las víctimas.

Asimismo, los socialistas proponen estudiar la nulidad de las condenas dictadas por los tribunales penales franquistas contra quienes defendieron la legalidad republicana.

En su proposición no de ley, el PSOE aboga por establecer el 11 de noviembre como Día Europeo de las Víctimas del Fascismo y por promover la creación de una Comisión de la Verdad, en la línea de las recomendaciones de Naciones Unidas.

En una entrevista con EFE, el portavoz del PSOE en el Congreso, Antonio Hernando, aseguró que esta iniciativa forma parte de la "identidad" ideológica del PSOE, ya que la Ley de Memoria Histórica fue impulsada durante los gobiernos de José Luis Rodríguez Zapatero y ahora requiere de reformas y "concreciones".